miércoles, 22 de enero de 2020

martes, 21 de enero de 2020

Okkupert. Tercera temporada.

Ahora que estamos en tiempo de epopeyizar a los Torra y Puigdemont, y que los fugados están en el poder, vuelve Okkupert. Casi nada. Tercera temporada y empieza con explosiones y con ese triángulo Noruega, Rusia y UE que no hay Dios católico ni protestante ni ortodoxo que lo arregle. No. Gobierno antirruso en Noruega. Viva la democracia y los mentirosos. Viva Okkupert. Viva el jolgorio y el politiqueo. Y las mentiras: en lo que creemos que era y en lo que son las cosas. Preguntas jodidas y embarazosas. Miedo al extranjero, aunque sea blanco. Lo de las razas arias y todo eso no es exclusivo de Merkelandia. ¿Extradiciones masivas en nombre del ecologismo? ¿Evacuaciones masivas en nombre de la paz? ¿Un Pedro Sánchez en Noruega gobernando? ¿Nos sorprendemos? ¿Miente un Primer Ministro en el Parlamento? ¿Puede por eso ser retirado de su cargo? ¿Podemos intentar matar en nombre de la paz? Y el colaborador necesario, aunque sea un ex-enemigo. Un puto ex-enemigo. Todo mentira: nadie lucha (o casi nadie), por su país. Nadie. Nadia. Nadio, que Unidos Podemas. Tribunal Supremo, Código Penal, Artículos, alta Traición (que no sedición) y mierdas varias. Mierda sobre mierda. Deportaciones. Ni los nazis, pijo. 3000 rusos a la calle. Para empezar. ¿Luego era el abascalismo? Y luego el chantaje. Okkupert es una sucesión de chantajes, impuestos desde fuera y autoimpuestos. Un poco de todo. Activismo antirruso en Noruega, ácidos, expulsiones masivas, bloqueo de cuentas corrientes a los colaboracionistas... Y si hay que echeniquizar al asesor, se echeniquiza. Y al final, entre Gretas y grandes compañías, entre países títeres de multinacionales, solo queda la resistencia, el sueño de escapar hacia adelante, la lucha ante los poderosos. La resistencia. Solo nos queda resistir el hachazo y pensar en la gran frase, siempre repetida y siempre acertada: Todo es mentira. Vivan las grandes conspiraciones.

domingo, 19 de enero de 2020

20 años del primer Videodrome de Radio 3

No te das cuenta de lo viejo que eres (con suerte) hasta que recuerdas aquel acontecimiento que viste y lo recuerdas como si fuese ayer: el penalty de Raúl contra Francia, la victoria en Portugal de la generación del 80, la victoria japonesa de 2006 o el primer programa de Videodrome en Radio 3. Todavía tengo algunos capítulos grabados en viejas cintas TDK... Es lo que tiene la edad. Y la memoria. Parece ayer ese programa en 2000, pero recuerdas esos fragmentos de películas, esa narrración, esos domingos escuchando lo grabado. Y en ese primer Videodrome hay una buena reflexión sobre la memoria, sobre el pastiche historicista, sobre Blade Runner y ser esclavo (no somos otra cosa [o con el nuevo lenguaje, coso, o cose con hilo fino o madeja]) y utopías varias: "La memoria es, ante todo, el nombre de algo, es el nombre de lo que ya no es solo una capacidad mental orientada hacia una de las tres modalidades del presente, el presente pasado, el presente presente y el presente futuro. La memoria se presenta hacia el pasado o el futuro y constituye la presencia del presente". Viva la retórica de la memoria y las huellas que no queremos encontrar en el pasillo pero siempre están ahí.

Giri/Haji. Primera temporada.

Giri/Haji . Vaya serie. Desde el primer capítulo te das cuenta de que la historia es buena. Pero hay historias buenas que se pierden por el camino. Con H/G no pasa eso, no. Cada capítulo tiene buenas píldoras: mafia, dinero, poder, distancia, amistad, interés. Otra vez, otra recomendación de Mejino antes de que llegara a España. Giri/Haji, con su dualidad de escenarios entrecruzados, con sus viajes sin destino definitivo, con sus nacimientos y sus muertes, con sus idas y venidas, con su sangre envenenada, con sus pubs con propietarios (mío/nuestro), con sus lluvias definitivas, con sus suicidios impenitentes, con su pasado jodiendo la marrana con la lluvia y su nieve y su viento atemporal. Lo mejor de Giri/Haji es que tienes que posicionarte: con la mafia o contra ella sin término medio, con la corrupción policial en el Atlántico y en el Pacífico, con las normas y las reglas en Oriente y Occidente, con sus huidas hacia adelante al otro lado de ninguna parte, con las ausencias en las muertes familiares. Tienes que estar con alguien, con los malos o con los muy malos, con los que mienten sin razón o con los que te engañan sin motivo, con los asesinos profesionales y con los que matan por convicción, por instinto, por entrañas, por las vísceras que todos llevamos dentro. Se preguntan en Giri/Haji si somos malas personas o personas que hacemos cosas malas. El término medio es difícil de evaluar, de situar en esa balanza de dolor que no acaba nunca. O quizás, siempre estuvo aquí. Vaya joya es Giri/Haji.

Guerra 3. Primera temporada.

Llegué a Guerra 3 por un tuit que ahora no recuerdo. Ahora que vuelvo a mimesacojea de vez en cuando, acabé escuchando la primera temporada de Guerra 3 entre viajes de autobús y caminatas varias entre lugares que no siempre quieres recordar. Guerra 3. Empieza enganchándote con la voz de Adriana Ugarte preguntando sobre los motivos, los hechos y todo aquello que lleva a una guerra. En este caso, a la IIIG.M. Casi nada. Se dice pronto. Hace un par de cursos, con los alumnos de 1º de Bachillerato en el IES Miravete puse, a ratos, la serie 37 días. Los días previos a la Primera Guerra Mundial. Son muchos asuntos los que llevan a la guerra, a las guerras, a los conflictos. Demasiado peón, demasiado rey para un tablero de ajedrez. O no. Tal vez no sobren peones y todos merecemos una Gurtel. O tal vez, no. Vaya usted a saber. Será por intereses. Desde Siria a Corea del Norte y vuelta a los Madriles y retornar a la península coreana. Y paraguas búlgaros, y ácido prúsico, y embajadores con apellido de museo, y juegos para exaltar a un líder cabezón, y muertes innecesarias, y campos de concentración, y resistencia que aguanta carros y carretas por el sueño de días mejores. Pérez Ledo lo ha vuelto a hacer, a vuelto a hacernos pensar. Y dándole a la cocotera, piensas en la repercusión de tus acciones en los demás, en los que te rodean y en los de otros países, en la persecución de los que no siguen la doctrina oficial y de los que están encerrados antes de ser exterminados. A pensar se ha dicho.

sábado, 18 de enero de 2020

No me digas que fue un sueño

Vaya tres píldoras de Videodrome que nos ha dejado Gregorio Parra a cuenta de la RDA, la Stasi, el Muro de Berlín y 1989. Unas escuchas de las que hacen pensar. Una vez, dos veces, mil veces. Larga vida a Videodrome de Radio 3.