miércoles, 14 de febrero de 2018

La casa de las miniaturas. Primera temporada

¿La sangre no significa nada? ¿El azúcar es una perversión? ¿Un laúd para salvar el alma y la despensa de los hermanos? No es oro todo lo que reluce. La escasez como entretenimiento. Austeridad. ¿La valentía es el producto más auténtico en el XVII holandés? Una casa llena de mentira. La casa de las miniaturas nos muestra lo mejor y lo peor del ser humano bajo una luz poderosa. El mundo en una colección de platas. ¿Nada es nunca inmutable? Lecturas bíblicas entre seres piadosos y jodiendas con vistas al tablero de ajedrez del suelo. Bondad y maldad, malos tiempos para los diques y los perros callejeros. ¿De qué sirve la devoción? ¿Qué debemos hacer con los regalos ajenos? ¿Por qué no tumbar las puertas cuando los trajes son de tallas diferentes a las propias? ¿Rollos de pan de jengibre prohibidos por ser papistas? ¿Toda mujer es dueña de su propio destino? ¿No se puede poseer la riqueza? La mucho que pensar esta temporada. Es una temporada de juzgar a los demás, de olvidar a amigos, de olvidar a gente con la que pasabas ratos, de huir, de escapar, de criar y pagar, de volver a escapar. Pero todo tiene un precio, aquí y ahora, en la Holanda del XVII y en siglo 33. O tal vez, no.

1 comentario:

Eme (Nada que ver con eme dj)) dijo...

Los trajes se arreglan sólo si son grandes.