jueves, 28 de febrero de 2019

Algo en que creer. Segunda temporada.

No empieza esta vez Algo en que creer en su segunda temporada con citas del Éxodo, sino que vamos a San Mateo. Pero entre el Éxodo y las palabras del segundo, hay demasiados matices. Muchos. Innumerables. Algo en que creer está lleno de matices: de tortura, de dolor, de olvido, de garra, de fuego, de sangre, de lágrimas y, sobre todo, de pérdidas. Muchas pérdidas. La acción nos lleva año y medio después del final de la primera temporada, pero los demonios interiores y de la vida cotidiana siguen ahí: el rencor, la capacidad de odiar, la inventiva, los celos, la distancia, la venta y bajada de pantalones ante el Islam. De todo un poco, como en terapia. Como en la maldita terapia, como tomar la tensión arterial todos los putos días. Casi nada. Y el Apocalipsis, y Jalogüín, y una Medium para terminar de cerrar el puto círculo. El maldito círculo. Incienso y cambios en la vida. ¿Qué está demostrado en la vida? ¿En qué nos ayudan los libros que leemos? ¿Mantenemos lo que pensaba como Lutero ante sus adversarios? ¿Somos solo presa de la vanidad? ¿Podemos aceptar la derrota? ¿Qué fue del riesgo por la fe? ¿Qué fue del riesgo por la legitimidad? ¿Se puede dar esperanza mientras se cierran iglesias? ¿Esperar? ¿Qué esperar? ¿Y qué hacer cuando Dios deja de querer(nos)? ¿Qué se puede hacer? ¿Se puede (re)visitar el Sermón de la Montaña? ¿Se puede amar a los enemigos? ¿Se puede rezar por los que te odian? ¿Se puede rezar por los que te persiguen y hablan mal de tí y desean tu muerte en todos los sentidos? ¿Y si se mueren los clientes? ¿Y si todo es una base de barro cocido que soporta mal el calor? ¿Hay muertes deseadas? ¿Hasta dónde llega nuestra responsabilidad en la muerte de los demás? ¿Tenemos demasiado Dios en nuestras vidas? ¿Hay oscuridad en la pantalla de un ordenador? ¿Hay luz en esa oscuridad bajo el teclado? ¿Hay amor en nuestras vidas? ¿Hay luz en nuestras vidas? ¿Sigue vivo el niño Jesús en nosotros? ¿Somos transmisión? ¿Cómo afrontamos la fragilidad? ¿Quién es el camino, la verdad y la vida? ¿Debemos creer esa frase sanjuanera 14:6? Nada como las campanillas de invierno para los moribundos. ¿Cuál es la premisa de la tragedia? ¿Queremos ira o tragedia? Será por debates, será por poner mierda sobre mierda. ¿La confrontación precede a la purificación? La contaminación como enriquecimiento. ¿Qué hacemos con los falsos vínculos? ¿Cómo nos desquitamos de ellos? ¿Podemos ir de farol constantemente? Las mentiras que nunca se acaban. ¿Lo especial debe ser eterno? ¿Qué fue de la responsabilidad? Huir para no hacer frente a las responsabilidades. ¿Seguro que fue fiel San Mateo a Jesús al recordar aquellas palabras evangélicas ("Y estaré siempre con vosotros, todos los días, hasta el fin de los tiempos" (18:29)? Vaya usted a saber, vaya usted a recoger ovejas perdidas porque esa la función del pastor. Velas para todos, para la escoria del mundo, para aquellos que no tienen nada, para aquellos que no juegan porque saben que no van a ganar. Los problemas para terminar las cosas. Dejarlo todo antes de acabar. ¿Motivo? ¿Por qué terminar algo que no quieres? ¿Por qué todo es tan complicado? Hay que hablar porque es necesario, porque todo tiene explicación aunque nos neguemos a ello. ¿Son los feligreses la clientela de la Iglesia? ¿Vemos agravios en vez de problemas? ¿Cuál es la amenaza para un rebaño sin orden ni concierto (en do menor)? ¿Por qué fiarnos de algo que es "pura ciencia" en vez de superstición? ¿Hasta le damos credibilidad a alguien que habla con los muertos? La lucha madre/hija por las tradiciones (modas envejecidas) del Islam. ¿Es posible poner orden en nuestro pasado? ¿Nuestro desván sigue lleno de la mierda del pasado? Y volver al origen de todo, a la Iglesia del Santo Sepulcro. Buena pregunta la que se hace AEQC: "¿Es la vida eterna un conjunto de lo que recordamos los unos de los otros?". Vaya usted a saber con la llegada a los orígenes, con la ceniza cambiada, con el paseíto por la Vía Dolorosa por la ciudad vieja. Viva Jerusalén. ¿De qué vale controlarse en esta vida? Viva la exaltación y las buenas y malas preguntas. Y todo, ¿para qué? También siguen otro tipo de preguntas: "¿El hombre moderno no cree en Dios?". ¿Desde que perspectiva podemos predicar o intentar predicar sin fe? ¿La renuncia es una opción? No somos perfectos, pero renunciar, es una mierda. ¿Por qué tenemos que renunciar en cualquier ámbito de nuestra vida? Viva Kierkegaard. ¿Qué es lo que nos pierde? ¿Qué nos lleva al desastre? ¿Por qué darle hilo a la cometa si no encontramos el viento? La sociedad existencial. El relevo generacional. Culpa y perdón, alegría y decepción. Pero siempre hay un rayito de sol, algo de esperanza, un rayito verde chinarrístico. Y, otra vez, la culpa y el perdón, y caminar y no llevar rumbo fijo. Nunca. No hay brújulas con la religión. Nunca. Hasta nos citan a Churchill en AEQC: "Sí estás atravesando el Infierno, sigue caminando". Toma ya. Siempre hay que pensar. Mucho. Y puestos a pensar, y recordando a los fallecidos, debemos preguntarnos si cumplimos los deseos de los muertos. Vivan los milagros, viva el día a día. Hasta los más pesimistas tenemos días buenos. Sea ese Muro, o sea el muro de todos los días, la cúpula de todos los días. Coda: Y todos tenemos obligaciones, matinales y el resto del día. Coda 2: ¿Por qué tenemos que aceptar la autoridad? ¿Qué imagen creemos que tienen los demás de nuestras miserias? ¿Es lícito actuar orgullosamente? ¿Cuál es el límite de la fidelidad a una idea? Coda 3: ¿El Evangelio de Santo Tomás es un evangelio de hippies? ¿Existen los dioses lloricas?

Himno para el último jueves de febrero de 2019

¿Lengua minorizada?

miércoles, 27 de febrero de 2019

True Detective. Tercera temporada.

"Escribir es sufrir". Sufrir.Eso dice el prota. Sufrir, sufrir, escribir, escribir. ¿Eso es malo? Empieza demasiado lenta la tercera temporada de True Detective. Hay que esperar mucho para empezar a cruzar asuntos. Hasta el séptimo episodio de esta tercera temporada de True Detective no hay enlaces con la primera temporada. ¿Hay dudas? ¿Hay miedo? ¿Hay rencor? ¿Nos hacemos viejos? Dice el prota que está cansado "de recorrer el cementerio". El puto cementerio. El puto pasado. El hombre tuerto. Niños, desapariciones, triple K, cosas que nos pasan sin querer. Hay cosas que no pueden concluir porque, de momento, no tienen final. Puto final. Es mejor no acordar(ses), es mejor olvidar, es mejor escapar de la rutina, es mejor volver a esa jungla de la que nunca debiste salir. Hay veces que la verdad, bajo sus máscaras, es dura. Daños colaterales, dinero que va y viene, habitaciones rosas y monjas con las que redimir(se). El Infierno no está para bromas en la tercera temporada de True Detective. Dolor a raudales, en la trama, en el día a día, en la muerte que nunca llega y en la mentira institucionalizada.

Recordando himnos (encadenados)

martes, 26 de febrero de 2019

Todos al suelo con Carolina Durante

¿Yonkides?

¿Lo hemos leído bien? ¿Yonkides?

Hijo de una murciana (medio español)

No sé el modo de calificar a los cuixarts de la vida. Mejor escuchar, reflexionar, pensar. Sobre todo, pensar. Vivan las hemerotecas. Vivan.

El penúltimo monólogo de Alsina

domingo, 24 de febrero de 2019

A SANGRE Y FUEGO. HÉROES, BESTIAS Y MÁRTIRES DE ESPAÑA.

Escribe Trapiello en el prólogo de A SANGRE Y FUEGO. HÉROES, BESTIAS Y MÁRTIRES DE ESPAÑA, sobre la Historia de un infortunio respecto a Manuel Chaves Nogales. Un puto infortunio. Si comparamos la Guerra Civil Española con las Guerras Carlistas del XIX, vemos que no fueron tan distintas, pero muy diferentes en algunos aspectos. La primera hizo más sangre de la necesaria entre familias, entre presuntos amigos (esos amigos solo se descubren en la cárcel, en el hospital y en el cementerio), entre vecinos de escalera. Fue una antesala de la locura del 39 al 45 que asoló al mundo. Empieza Trapiello recordando esas palabras de Chaves Nogales, definiéndose como "pequeño liberal burgués". Tres palabras que significan tanto y que no se materializaron en aquella "república democrática y parlamentaria" que fue insuficiente y mal engendrada, con prisas y con una ciudadanía incapaz de asumir cambiar, con deseos de revancha inmediata y humillación al contrario, con un fanatismo indecente y con unos personajes que en su mayoría (políticamente hablando) no estuvieron a la altura. En la España de los mítines y del comunismo, de asesinatos en las calles y decenas de partidos republicanos que se multiplicaban, todo se fue al carajo. A la mayor de las mierdas. Aquello fue un meteorito que llegó a las entrañas y las vacío de sangre y vísceras, de fuego heroico, de misticismo bestial, de martirios innecesarios. Mierda sobre mierda. Se puede discutir el estilo de Chaves Nogales (para gustos, las banderas en España) pero no la finalidad. No. Había que contar aquella locura, de una u otra forma. Pone en negro sobre blanco Trapiello, refiriéndose a los hechos y las palabras sobre la GCE, el libro de Baroja titulado Ayer y hoy, fechado en 1939. Recuerdo que en septiembre, cuando llegue al instituto donde este año trabajo, Manuel Gálvez, jefe de departamento amante del trabajo y el esfuerzo, puso en la lista de trabajos para los alumnos de Historia de España de Segundo de Bachillerato, A SANGRE Y FUEGO. Le comenté que no lo había leído, que Pérez-Reverte se refiere mucho a él, y que solo había escuchado uno de los relatos en la adaptación que hizo Carlos Alsina en Onda Cero para empezar con bien pie el año 2018. Escribo que no es normal que un jefe de departamento ni llegue a plantearse un libro como A SANGRE Y FUEGO. Muchos ni llegan a eso, básicamente porque no están ahí por méritos, sino por el Principio de Peter [no sé que hace Manuel en un IES, debería tener un cargo de responsabilidad muy importante en cargos regionales o estatales en temas de educación]. Ni he leído Las armas y las letras de Trapiello ni el barojiano Ayer y hoy (para que se vea el nivel del profesorado de Historia) y así me va. Pone énfasis Trapiello, recordando LAYLL, en la repercusión de sus palabras y el modo de olvidar a aquellos escritores que habían ganado la guerra "hubieran perdido los manuales de literatura". Y viceversa. ¿Por qué los derrotados fueron exaltados por los "cítricos" (que no críticos)? ¿Por la amargura? ¿Por qué no se lee a Manuel Machado y si a su hermanísimo en cantidades industriales? Esos mismos "cítricos", con su acidez taciturna elevan a los altares (quemados) a los que en otro tiempo no hubieran pasado de simples felpudos. O lo que sea. ¿Quién recuerda a Hannah Arendt? Yo, no. Recuerda también Trapiello el libro de Clara Campoamor titulado La Revolución española vista por una republicana (habrá que recomendárselo a IM) y los de otros que solo salieron tras sus muertes que crearon José Castillejo, Miguel de Unamuno, Elena Fortún o Carlos Morla Lynch. Reflexiona Trapiello también sobre las pruebas (del crimen) y su valor, o sobre el valor que tuvieron como fuente primaria y directa para Chaves Nogales, ese tipo que se recorrió Europa en avión para ver, de primera retina, los acontecimientos que cambiaron el continente que estaba en estado crítico (aunque los "cítricos" no quisieran reconocerlo). Ilustra con palabras también AT al hablar de esa situación de los años 30's (como le gusta decir a Don Alejandro García) de la "poetización de la Historia" para "justificar" lo injustificable (masacres por doquier en cualquier latitud y longitud simplemente para vender bien la burra). Recalca AT esa primera persona masculino singular que utilizaba MCN para escribir, para que el personal que lo leyera viese que era, también, algo personal (y hoy no estamos hablando de baloncesto, lástima, aunque también podríamos teorizar sobre los supuestos Kukocs y Radjas y Divacs que no se terminaron de materializar debido a la Guerra de los Balcanes al final del siglo XX). En la página 11 escribe AT sobre MCN: "El trabajo de un periodista sin libertad es sólo una trágica parodia". Un chiste ambulante que no hace gracia a nadie (o "naide", cítricamente escribiendo). Y así se perdió, por muchos años, a MCN de las páginas de los manuales. Porque peor que ser de un bando (en ese momento se rigidizan [o como se escriba y se diga] los índices y te señalan con que eres de los "otros", pero aún, es no ser de ningún bando. Procuro recordar en clase, cuando las tres neuronas menguantes se ponen a trabajar, la frase de George Harrison: "Prefiero ser un exbeatle a ser un exnazi, aunque preferiría ser ser un exnada". Los ejércitos y esa "escoria del mundo" que también nos recuerda Trapiello poniendo un extracto de La defensa de Madrid, también de MCN. La barbarie, como Dios en LDDL, "está aquí y es ahora". Viva la barbarie entonces. Y MCN, en el prólogo, marcando distancia, desde el principio: lo que era, para quien trabajaba, y para los que trabajaba determinando su origen. España en vena. España, y Europa, y la vuelta de Rusia y contar esa "dictadura que se hacen la ilusión de ejercer". Leo esto dos días después del errejomenazo, el acuerdo entre Errejón y Carmena, la nueva dictadura de las gafas de diseño y la pata rota. E Italia, la fascista y la de ahora. ¿Ha cambiado tanto Europa? ¿Cometemos los mismos errores? También el capitalismo le cerró la boca y tenía que hacerlo (contar sus historias, sus verdades, sus opiniones) a la sombra del gintonic en la cafetería. Cada uno hace lo que puede. Habla MCN de lo pernicioso que eran tanto el reaccionario como el revolucionario. Ahora que tanto se ve, tanto se escribe de Vox y Podemos, de los cordones sanitarios y la batasunización de la izquierda, está bien leer ASYF. Escribe MCN sobre el "odio insuperable a la estupidez y a la crueldad". Está de actualidad. En esta hora, en este minuto, en este segundo. Y pone como mayor pecado el que va contar la inteligencia (difícil encontrarla en ámbitos de responsabilidad, viva Peter y su principio). Y el origen de ese mal, el mal del que MCN escribe en 1937, mal pestilente para él, tiene tres focos, tenía tres focos: Berlín, Roma, Moscú. No sé si era ese exactamente el orden, aunque Jim Morrison no sé si le daría importancia (nazis, fascistas, comunistas, que arrasan con todo y no crece la hierba por donde pisan). Y todo esa mierda, llegó a España, con distintas camisas y distintos colores, con distintas banderas pero igual estupidez y crueldad según MCN. Escribe MCN de idiotas y asesinos en los dos bandos de la GCE (como en los cinco partidos que ahora quieren el pastel electoral en mayo de 2019). También reconoce MCN que en ambos bandos tenía enemigos y que en ambos bandos había personal que deseaba su muerte (e incluso habían preparado la misma). Describe MCN con palabras como los revolucionarios prosoviéticos se hicieron con el control de su periódico, oponiéndose (con su palabra) a esa dictadura de los obreros en su diario, aunque posicionándose ante los militares que llevaron a cabo el pronunciamiento. Ilustra con palabras como él era el "camarada director" y desde esa posición (y en ese bando) vio la conversión a la que se llevaba en su territorio (chaquetismo puro y duro). Y se largó asqueado con todos, con el cielo del que llovían bombas de los sublevados como del Terror Rojo que acababa con los madrileños. Y resalta su no colaboración con los asesinos. Ninguna, del bando que fuese. Locura sobre locura, mierda sobre mierda. ¿Cuánto? ¿Qué le costó? Le pone boli rojo debajo de esa palabra: Patria. La Patria, no únicamente la de Aramburu y la de sus pescados. Peces para todos. Exilio, huida, escapada, necesidad, opción. Otros no la tuvieron. ¿El momento de decir adiós? En el de la misma longitud y latitud de las agujas del reloj del gobierno republicando marchando a Valencia (uvas, uves y valentía). Y, en esa misma situación, había una única salida: otra dictadura (color variable, pero dictadura). Me gusta esa imagen que se refleja en las letras de MCN, definiendo al dictador como dictador, independiente si fuera comunista o falangista, carlista o republicano. Indiferencia para MCN. Y enfatiza que ese dictador que saldrá (esas palabras son del sexto mes del 37) será dictador, y, a la vez, traidor. Muy traidor. Mucho. Y, sin broma (ni zepam), le da a la tinta de la pluma para adelantar lo que llegó: veinte años de penurias y plato de vacío, de hambruna y desesperación, de jodiendas con vistas a una cuchara que no tiene nada que llenar. Medio millón de muertos, adelantó en ese junio MCN. No me gustan las cifras, ni creo en ellas aunque las recite de memoria, pero no se pueden contar piernas o fémures y dividir entre dos a estas alturas de la película en la que sigue Franco en el Valle. De "Y A LO LEJOS, UNA LUCECITA", que quedo con esa sensación de sueño infinita. Ganar para dormir. Y el papel de la monja adscrita al hospital rojo, con su carnet al cuello (para que no se lo corten). Colaboradores, los nuestros y los otros, la mierda y las linternas, la locura y las jodiendas con vistas a Navacerrada. En "LA GESTA DE LOS CABALLISTAS" con una escena de misa, entre genuflexión y genuflexión (¿se dice así?), señoritos y sirvientes de los señoritos escuchando el latín del cura. Nos indica MCN que la mayoría femenina de la familia noble (viva el marquesado) había abandonado el lugar andaluz, donde el señor, el cura y sus secuaces salen a la caza de los rojos. Pone MCN en boca del marqués que "el pueblo siempre es cobarde y cruel". Siempre lo ha sido, aquí y en Venezuela, antes de HC y con NM. Sevilla, Huelva, Queipo de Llano y todo lo demás. Y esa expresión (no solo andaluza) de los "guapos de taberna", de los que hablan mucho en el bar pero luego se cagan encima en el campo de batalla. Y el maestro y las máquinas, y el mono azul como enemigo (como si fuera un alumno para algunos profesores en el siglo XXI, tradición contra modernidad). Vitorear en superioridad siempre es fácil, pero a cada cerdo le toca su (os resentido) San Martin. Villatoro desierta, como España en mitad del llanto. Fuego eclesiástico en el pueblo, en el país, en el continente. Marchas sin rumbo, obligaciones varias que nos cuenta MCN. Y ahora que tanto se habla de casta, de Galapagar y el villatinajismo, aparece el Maestro de Escuela y la casta en el diálogo de MCN. ¿Los señoritos tienen derecho a rendir(se)? Y en mitad del caos, el valor de la palabra dada, el valor de un tiempo de espera, de un mirar para otro lado, de un si pero no. Escribe en mitad de la batalla MCN sobre el "vértigo". "Impulso biológico". Y mete al final de la historia el "razziando" moro que viene de la zona meridional, saltando el charco y cambiando el signo de una guerra. La tercera píldora de esta edición es LA COLUMNA DE HIERRO, que empieza con ebriedad y valentía, con espectadores condescendientes e inglés (como el buen tequila) reposado. Y la Columna de Hierro campando a sus anchas. El terror levantino. Con una premisa falsa, pillando lo que encontraban y dejando aquello hecho un solar. Un puto solar. El recuerdo de Durruti y su caudillismo más férreo y sus palabras de plomo: "Para el traidor a la causa siempre hay una bala perdida". La llegada de la férrica columna a Valencia y campar a sus anchas por la capital levantina. Music hall en tiempos de guerra (da para una serie de La1 para la hora de la siesta). La llegada a Benacil y el desastre a estrenar (otra vez). Las ideas que entran en diálogo: marxistas, socialistas, revolucionarios, anarquistas. Quistes que no hay bisturí que acabe con ellos. Verdades como puños, letras anticipando el futuro. Escribe MCN: "Seis meses más de guerra y verías la inmensa mayoría de los revolucionarios de hoy convertirse en reaccionarios". Y ante la locura, fe democrática; ante la barbarie de la Columna de Hierro, resistencia. Todos contra todos. El aliado, antes o después, se convierte en enemigo. ¿Todo el que lucha en nombre de la revolución es igual? En la vida hay muchos matices, casi todos equivocados. 150 hombres locos y sedientos de venganza y de botín, de lujuria y sangre. Y la voz de Pepita, atea de democracia y de las virtudes del pueblo, creyente de héroes y líderes que hacen de la rigidez su forma de mandar. La siguiente pastillita para recordar(nos) la GCE es BIGORNIA, herrero y obrero mecánico que conoció muchas de las primeras máquinas llegadas a España. Un obrero con alma (y más cosas) anarquista, creador de engendros mecánicos y de armas para los jóvenes estudiantes de la F.U.E en la segunda mitad de los 20's del XX. Y el recuerdo del Cuartel de la Montaña, una y otra vez en nuestro manual de imágenes de la GCE. Siempre en la retina. Como si fuera ayer. O anteayer. No me he puesto en plan Braudel a contar las veces que escribe MCN en BIGORNIA la palabra ogro. Ogro y revolución social, ogro y martillo de fragua, ogro y sangre a espuertas. Hasta de las murallas de Jericó se acuerda MCN para ilustrar la caída del Cuartel de la Montaña. Casi nada. Fanjul, con el pasado de Marruecos y Cuba, cayó en Madrid. Y después, Bigornia, camino de Extremadura, tanque tras tanque, herramienta en mano, entrando en líneas nacionales. Y la matanza de Badajoz en el horizonte, con sus muertos y desaparecidos y de los que nunca más se supo tras la masacre posterior. También describe MCN la cobardía en Badajoz de los mismos que iban de machitos en el Cuartel de La Montaña. Ya se sabe lo que hace el contexto, el viento de levante, el mouriñismo de la vida. Y la decepción de la utopía libertaria de Bigornia y los palos del sombrajo cayendo con la decepción de los militares y mecánicos rusos llegados a Valencia. Viejos españoles, jóvenes rusos, ideas que se pierden y no van a ningún sitio. A casi ningún sitio. Venir de Rusia para morir en España con el puño cerrado (suena a frase de Frank Zappa hablando sobre el periodismo musical). O puede que no. También hace pensar este relato sobre las "nuevas" relaciones familiares que se establecieron entre las personas durante la GCV (hasta la viudedad, o la doble/triple viudedad). La siguiente dosis de medicina (para no olvidar la GCE) se titula ¡¡MASSACRE!! ¡¡MASSACRE!! y empieza con la caída de bombas y la tragedia que ello conlleva. Las múltiples tragedias. Reflexiona MCN sobre la diferencia a la hora de visualizar el horror ya sea hombre, mujer o niño (casi como la ley de violencia de género, fíjate tú). No. Nunca ha sido lo mismo que maten a un hombre que a una mujer (heteropatriarcado, Matria, que diría Teresita Rodríguez). Si Carlos III trajo la Primitiva de Italia, los bombardeos sobre Madrid traen otra "Lotería Nacional" sobre la capital de la República. Pero los ganadores son otros, no son los afortunados con "15 millones de pesetas", sino lo que no tienen la bomba en casa. O en la tienda. O en la trinchera. Describe MCN, con todo lujo de detalles, los sótanos de esa ciudad que él define como "más insensata y heroica del mundo". Vivan Los Madriles. Nos ilustra MCN esta historia con una Escudadrilla de la Venganza que tiene que hacer frente a una ciudad en la que se acaba la resistencia (por ejemplo, de aviones que luchar contra los Caproni de los sublevados) y solo les queda la resistencia del terror con mayúsculas. Un minúsculo grupo que pedía sangre como represalia, pero exponencialmente a las víctimas propias. ¿Qué se puede esperar después de más de 100 días de guerra? Barbarie, que no fechoría. Todos hubiéramos hecho lo mismo. O casi todos. Escribe MCN: "Es el miedo el que da la medida de la crueldad". Las define MCN como "escuadrillas de retaguardia" dispuestas a buscar el sometimiento de todos los poderes para imponer ese terror. Enfatiza MCN con ese "a capricho el terror" una situación a la que todos, en esas circunstancias, hubiésemos sucumbido (otra vez, o casi todos). Y la Quinta Columna, las muertes que pudieron ahorrarse si nadie hubiese utilizado aquella maldita expresión. La maldita Quinta Columna. Mola o Varela, el que fuese, da igual ya. Lo que único que hicieron fueron enfrentar más al personal, a padres con hijos, a familias enteras. Hilando bien fino, MCN retrata con sus palabras a tipos como Alberti ("divo cantador de tangos"), Bergamín ("pajarraco sucio embalsamado"), Maria Teresa León o Malraux. También escribe sobre los soldados que vinieron derrotados de la Guerra de Cuba y que casi cuarenta años después se veían en otra jarana sin solución. La siguiente dosis de medicina se titula EL TESORO DE BRIESCA, justicia nada poética la artística durante la guerra. Cual cítrico con mucho ácido, en tierras toledanas, había que decidir lo que se salvaba y lo que ardía en ese "auto de fe" artístico. Con un par. Y en este relato salen los instintos, "esos más bajos instintos" que tantas veces repito en este Gintonicdream. Hay que poner(se) en situación del camarada Artal. En mitad de esa locura, en mitad de esa puta locura, poner en buen sitio las obras artísticas, recaudarlas, llevarlas a lugar seguro en mitad de esa mierda. En mitad de esa mierda. Hay que valorar a las personas que pensaron en esa situación. ¿Cuánto hubiera durado la guerra si el ejército republicano hubiese tenido más ayuda? ¿Una guerra de cinco años? ¿Siete al fin? En LOS SOLDADOS MARROQUÍES se da caza a un moro y luego vienen las madres mías, antes y después del diluvio, y vuelve a ilustrarnos MCN con el paso del puño al saludo romano, pantalón campana sí, pantalón campana no. Las modas. Del pistolón al legón, que decía el hombre de la camisa verde. La siguiente píldora dura contra el olvido se llama ¡VIVA LA MUERTE! se inicia en el momento del control ferroviario y nos viene a ilustrar con el enfrentamiento entre señores y servicio de un hotel, el miedo a ir(se) y a quedar(se), el cambio de roles, el infierno hecho vida diaria. No ahorra imágenes MCN al mostrarnos con palabras como tiran desde el campanario al cura del pueblo en un gran ejercicio de futilidad (momento tarantiano, otra vez sangre). Y de Miradores, a Valladolid. Muestra ¡VLM! la cobardía de los que se creen vencedores, pero con un pasado que les puede delatar: "Su fondo nietzscheano de fascista le decía que la duda es una buena almohada". Bilis al poder que quita el sueño. La siguiente dosis de bromuro para poder dormir nos la da MCN en "CONSEJO OBRERO", con un cruce de palabras y pistolas, de frases que duelen y balas que hacen su función. Muestra MCN esa absurda lucha entre comunistas y anarquistas, entre ugetistas y cenetistas con palabras que resumen el asunto rápidamente: "Yo tengo algunos amigos anarquistas. No son mala gente. Mejores desde luego que todos esos jesuitas hipócritas del comunismo". Y el recuerdo de la última guerra carlista en boca de un hombre que ha tenido que enterrar a su nieto y que después de miles de penurias está bajo la órbita de los camaradas proletarios que ahora dominan las empresas y las compañías: "Peleábamos por nuestro Dios, nuestra Patria y nuestro Rey, pero no matábamos por matar ni trajimos a España a extranjeros que asesinaran a los españoles". Falta el orgullo en la frase para terminar de cuadrar el círculo y gritar ¡Montejurra! En fin. Ideas de clase, pretextos injustificables, luchas que ponían de un lado a socialistas y comunistas frente a los cenetistas. El horror dirigiendo el horror. Y torpes explicaciones, sin motivo aparente (solo la supervivencia) de pertenecer a los sindicatos amarillos. Sí. Los amarillos. Y el odio y la condena al inocente. "Por lo mismo que condenaba antes a la burguesía: por miedo. Miedo a la libertad. El miedo odioso del sectario al hombre libre e independiente". La libertad perdida y todo lo demás. La penúltima inyección de lucidez se titula "EL REFUGIO" y no es precisamente el de la Plaza de las Balsas (siempre es bueno un "Súbete al árbol"). Un relato que muestra el terror y los verdaderos protagonistas y sufridores de la guerra. Para acabar esta recopilación, la última prueba de que no hay que dejar palabras sin decir (en voz alta, por escrito, por mensajes, en redes sociales, a gritos en un altar) se titula "HOSPITAL DE SANGRE" y nos recuerda la historia epistolar que ya habíamos leído con anterioridad y muestra el papel de las religiosas en País Vasco durante la guerra colaborando con los republicanos y ese hecho no bien entendido siempre por los que no eran de allí (pone MCN el ejemplo de unos asturianos que odiaban a las religiosas). Y sí, ASYF es el Infierno, pero no está lleno de buenas intenciones.

Y yo sin leerlo

¿Para hacer el bien podemos hacer todo el mal posible? ¿O era al revés? ¿El crimen? ¿No se puede diferenciar el ser y el tener? ¿La propiedad es un hecho moral? ¿Hemos olvidado a la Escuela de Salamanca?

¿Por qué no escuchamos más a Mercromina?

sábado, 23 de febrero de 2019

Viva la vida

Los efectos

¿La democracia va por delante? No tiene sentido, no es admisible. Viva el Derecho.

viernes, 22 de febrero de 2019

Mira lo que has hecho. Segunda temporada.

¿Empezar la segunda temporada de Mira lo que has hecho metiendo metáforas políticas en una reunión de padres? ¿El derecho a decidir? ¿Eliminar de una lista nombres de animales? ¿Se trata simplemente de estirar el chicle con chascarrillos y tópicos? ¿La serie dentro de la serie? ¿Ombliguismo de serie b? A partir del tercer episodio mejora el asunto, riéndose del tema hospitalario y con vueltas al pasado y con chupitos de vodka en comuniones. La familia. La bendita familia y sus problemas cotidianos y las piñatas de barro y los animales que matan a los suyos. A los suyos. Partos, postpartos, puerperio y todo lo demás. Versiones de mí, versiones de todos, enredos. ¿Ficción o demasiado real? ¿Se puede poner lo de la familia en una serie? Hablando de todo, el family man de turno, niños que hacen cosas de niños y, sobre todo, adultos que hacen cosas de niños. Porque siempre hacemos cosas de niños. Y hablando de familia, para acabar, aparece el patrón de la "famiglia". ¿Y los húngaros son los nuevos albanokosovares? Los lunes al sol. Los martes al sol. Todos los días al sol junto a la piscina, con el vermú a cuestas. Mira lo que has hecho reflexiona sobre los problemas que tenemos y los que nos vendrán, sobre lo que ven los niños que hacemos y sobre lo que no queremos que vean. Y Resines, corto y al pie, cual atlético después de una victoria ante los turineses. Y, de golpe, te retratan, y se te caen los palos del sombrajo. Y viendo el nombre de Enric Pardo, habrá que primeratemporear. O no. Porque de comedia, poco. Mira lo que has hecho no es comedia, es drama. Es la reflexión sobre el plan b de la vida, de las decepciones continuas, de la soledad convertida en serie de televisión, de dormir en el sofá, de la mierda a la que te acostumbras porque es lo que toca (no hay Euromillones al alcance). Llanto y rechinar de dientes, y una cartulina y un desatascador (aunque no estemos en Los Serrano, que allí si que Resines amenazaba de verdad con el desatascador). Coda: Vivan las lesbianas guapas, pijo. Coda 2: ¿La última vez que escuché a Kate Bush fue con Trecet y Diálogos 3? ¿Por qué no me acuerdo del último día que escuché a Kate Bush?

Las 2 Rocíos

Lleva unos días José Antonio Abellán saliéndose haciendo La Jungla en La Master después del 2-0 del Atleti a los chicos de Turín. Hoy toca sesión de Las 2 Rocíos. Grande.

miércoles, 20 de febrero de 2019

lunes, 18 de febrero de 2019

La sala. Primera temporada.

Interrogatorios, puticlubs, mafias, policías corruptos, jueza de turno, triángulos varios. La sala, pese a su tema clásico, se puede ver correctamente. No deja indiferente. No. La sala reflexiona sobre el cambio, sobre las conductas que llevamos a cabo y las que deberíamos llevar a cabo, sobre acercarse al precipicio o vivir tranquilamente delante del ordenador. Pero La sala también, como todo en la vida, es una gran mentira. Y ante las grandes mentiras, hay que preguntar(se) si te están utilizando. Utilizándote una y otra vez para infectas operaciones, para salir de la vida real a la que de verdad quieres llevar. Y aparece el concepto de familia como redención, como escape y solución, como lágrima y prevención de males mayores. Siempre hay que rendir cuentas. Quizás, alargando un poco menos el asunto, hubiera quedado con mejor tonalidades el cuadro. La sala es una sucesión de menos al poder y al sistema, al dolor y las cuitas del día. ¿Se ha escrito y grabado suficiente sobre la corrupción en España? ¿Qué ocurre cuando tenemos la corrupción inmersa hasta el tuétano y ya nos acostumbramos a ello? ¿Es fácil escapar? ¿Es fácil no salir mal de un asunto de corrupción antes o después? ¿Podemos recuperarnos de las pérdidas? Demasiados puntos suspensivos, demasiado curioso (que no casual, que las casualidades no existen), demasiado largo quizás. Pero el intento estuvo bien. O intentaron estar bien. O no. Coda: ¿Quién se acuerda de la banda sonora de Vértigo? ¿Quién se acuerda de Kim Novak?

domingo, 17 de febrero de 2019

Otra noche sin dormir

Otra noche sin dormir (justificadamente). A Superman, al Superman de Orlando, de Miami, de Lakers, le ha salido, por un curioso fenómeno de ósmosis baloncestística, un pequeño dron que vuela sobre él.

¿La unidad de España?

De mirar(nos) a los ojos a pensar únicamente en la unidad de España. Da para muchas rupturas, para proclamar repúblicas, para ser encarcelado, para ser juzgado y para adelgazar en la penitenciaria. Bueno, lo de adelgazar, lo dejamos para otra época. Coda: Hace unos años, por tierras donde la mantellina es bebida oficial entre romería y romería, entre enero y diciembre, me preguntó un alumno si un cuponero podía vender "iguales" en la cárcel. Esa idea, ver a cualquier Oriol de la vida, me tiene obsesionado. Muy obsesionado.

sábado, 16 de febrero de 2019

Vota Juan. Primera temporada.

Instalados en el javiergutierrismo, todo vale. Todo. Incluso empezar una serie hablando de la crisis que provocan tres tíos de Murcia con diarrea por comer pimientos de Padrón en mal estado (de esos que son azufre y lo mejor para las almorranas). Vota Juan es otra oda al chascarrillo español, con picos y sótanos, con algunos momentos de dentellada y otros de mirar para otro lado y bajar a los infiernos. No todo es Vergüenza, pero casi. Vergonzosos momentos para un plan b sin Gutiérrez pero como si fuera Gutiérrez. Primarias, candidatos, secuaces ineptos, cabestrillos sin cencerro, Principio de Peter al poder, luchas entre autonomías pero en serie b. Lo mejor, lo políticamente incorrecto: reir(se) de lo que la mayoría no se ríe. ¿Qué es la mayoría? Una especie de Ábalos que le pregunta a su chófer lo que solo le preguntamos a los amigos (y Ábalos era de los pocos que me caía bien del gobierno Sánchez). ¿Guinea Ecuatorial? ¿Piel de los testículos resistente en el tiempo? ¿Los cojones de tres antílopes para hacer un monedero de putísima madre? Y, si hay tele, es por las concesiones. Gilipolleces al poder. Muchas gilipolleces al poder. Y la asistenta del ministro, rumana o de donde sea, diciendo verdades como puños. ¿Manzanas podridas? Y un pijo. La puta frutería entera, dice la asistenta no rumana del ministro. Vaya un pijo. Y el precio de los favores, y las resacas largas, y la ropa (de ayer) y la chistes sobre tumores. Y como Rivera, Juan es una paleto de provincias que traga y traga y vuelve a tragar para no volver a Logroño. La Rioja solo vale para hacer chistes de vino, pijo. El ministro de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y la negociación de la PAC (todavía me acuerdo del ministro Atienza y el fletán y todo lo demás). Viva Juan Carrasco (y Juana Carrasca). Y el chiste de los daños colaterales, los pajaritos del tuit y todo lo demás. Maquiavelo en la cama y un España-Lituania de Champions. Viva Tudela, viva Logroño, vivan los actos preelectorales. Y, siempre los malos, los mismos: los profesores. Turquía, los pelos, el baloncesto y las gafas de sol para llamar la atención. ¿Los libros son como naves espaciales? Y recordar a las hijas de José Luis y compararla con la hija de Juan Carrasco. ¿Islandia? Viva Islandia. Viva Rumanía. Y los llantos, con carrusel de fondo. Aspas al poder. ¿Cómo que no lleva cebolla la paella? Muestra Vota Juan el problema que tiene los secuaces de los políticos cuando todo se acaba, cuando hay que volver a Logroño o a cualquier pueblo de España, cuando se pasa del pesebrismo institucional a un puesto de trabajo de verdad. Y todo en este país depende de la calidad del jamón. ¿Vas a Lugo o para Lugo? ¿Vas de Lugo a Zaragoza? No diga primarias, diga mierda. Y siempre hay un lápiz que lo cambia todo. Y, antes o después, sobran las palabras. Todas las palabras. Vivan las víboras de la política. Y las cobras. Coda: Pensándolo bien, solo nos queda Vota Juan el 28 de abril de 2019.

Catastrophe. Cuarta temporada.

Vuelve Catastrophe en plan collarín y consecuencias alcohólicas. Vuelve Catastrophe para seguir con las mismas cuitas. Y dice la protagonista que no es Atracción fatal. ¿Por qué hay tantos pubs en Publandia? Servicios comunitarios y daños colaterales. ¿Las mujeres que ven solas Juego de tronos son pervertidas? ¿Va el personal a terapia para cagar? Catastrophe en esta cuarta temporada habla sobre el chantaje y las responsabilidades, alcohólicos anóminos y las aplicaciones de móvil que te controlan. Colmo sobre colmo. ¿Quién tiene la culpa de todo? ¿Es mejor mirar para otro lado? ¿Hay llamadas de auxilio de guardería? ¿Folklore familiar? ¿Apoyo moral en tiempos de desastre? ¿Quién se acuerda de la palabra escorbuto? ¿Dar miedo es necesario? ¿Cofia? ¿De verdad que se puede hacer gracias con la palabra cofia después de ver El cuento de la criada? ¿Está bien sentir ira? ¿Está bien enfadarse? ¿Está bien volver al pasado? ¿Está bien hacer de las responsabilidades un embudo para no meter(se) en otros asuntos? Bajo esa apariencia de comedia, Castrophe nos lleva a un sucesión de cuestiones dolorosas, a un torbellino de situaciones cotidianas de las que no vale mirar para otro lado. Y sigue ocurriendo aquello que nos decía Volpini, aquello que repetimos una y otra vez: "El Diablo es un agente doble al servicio de la Providencia". Habrá que seguir probando.

jueves, 14 de febrero de 2019

Russian Doll. Primera temporada.

Como (casi siempre) leemos a Rosa Belmonte y ella informa, y luego sacamos conclusiones, y luego intentamos seguir alguna de sus recomendaciones, y luego intenté (entre PTI y PTI), empezar con Russian Doll. Todo es repetitivo (hasta en la muerte). Siempre hay un coche, una escalera, un agujero en una acera, siempre las dos mismas tipas al salir del lavabo, siempre una conversación con una china sobre el contenido y la procedencia de uno de sus cigarros. Porque esta es una serie con humo. Con mucho humo. Como indica RB, empieza de una forma que no sabes por donde meterla en la retina. O la forma. Y como dice Rosa Belmonte, el cuarto episodio. El cuarto. ¿Ruptura o cumpleaños cuándo llega comida a casa? Grandes preguntas. Grandes jodiendas con vistas al videojuego. Y se cumple la máxima: "Mi opinión es que no tengo opinión". Todo se cruza antes o después, pero nada por casualidad. ¿Es posible corregir nuestra vida? ¿Alguna vez llega el viernes? Al final, todo se complica, pero todo tiene solución. O tal vez, no. Coda 2: ¿De verdad hemos llegado a adorar a Arthur Lee?

Somos (muy) mayores

El repaso de Alsina a Torra (13/02/2019)

Hay repasos. Muchos. El del Real al Atlético en la prórroga de la Champions; el de España a Malta. Será por ejemplos. Desde ayer, tenemos otro. El de Alsina a Torra. Disparatado. ¿Quién asesora a este individuo? ¿Escocia? ¿Encuestas de Ara? ¿Encuestas? ¿21 puntos? ¿Anteponer la democracia a la ley? ¿Cómo?

miércoles, 13 de febrero de 2019

Himno para un miércoles de febrero de 2019

¿Cómo era eso del dolor? ¿Cómo era eso de atenuar el dolor? ¿Cómo era eso de tener que mirar para otro lado? ¿Cómo eran los gustos cambiantes? ¿Cómo eran? ¿Cómo? Coda: Sigo pensando en el fantasma de Bruce Lee, pero sin estar en los sitios importantes, sino en los cotiadianos, llevando ese escenario de lo cotidiano a lo azaroso, a lo peligroso, a la victoria del PSG ante los Diablos Rojos en Manchester. Coda 2: Yo si idealizo los goles, si los shows en casas ajenas, los que toca altarizar (si es que existe esa palabra).

Una de confluencias

¿Con cara de venir de algún lugar inclasificable? ¿Photocall? ¿Se escribía así? ¿No se hablaba de confluencia? Tiene muchas definiciones la palabra confluencia. Demasiadas. Tanto o más que un domingo cualquiera. ¿Cómo llamarías a alguien que llama a tu puerta sin motivo aparente? Pues eso. Viva la transición.

Tocapelotistas

Vivan Los Nikis. Siempre.

martes, 12 de febrero de 2019

Ha Nacido Una Estrella

Está bien (de vez en cuando) reflexionar sobre ascensos y caídas de las estrellas musicales. Quizás, faltando algo de crítica (no solo musical), quizás, sobrando un poco de azúcar al principio. Quizás. O no. Como cuadro, como reflejo de una situación, da que pensar. Y aquí hemos venido a pensar (y meternos en líos). Porque Ha Nacido Una Estrella es un arrebato, una historia que sabes que no puede acabar bien. Hay cinturones que, antes o después, se vuelven a utilizar. ¿Dignidad en las estrellas del rock? ¿Quién habla de dignidad? Retrata bien todo lo que hay alrededor de estas estrellas, agonizantes o primigenias, pero estrellas. Quizás también le sobra media hora, no hace falta alargar las agonías (las lentas, muy malas). Y como dirían los críticos de cine (no sé si recordar a Eduardo de Vicente o a otro), el Infierno está lleno de buenas intenciones. Y todo lo demás, también.

Una de calcetines

lunes, 11 de febrero de 2019

¿Suspense?

Yo, todo la vida (pensando, eso que te mete en líos) que era el suspenso en fin de curso y resulta que no. Que hay personal que piensa que solo hay suspense. Suspense. Viva el optimismo. Viva la la izquierda mediática. Viva el escalofrío. Viva la sangre (la que nunca salta del tapiz). Viva.

Himno para un lunes de febrero de 2019

No me toquéis (el timbre)

domingo, 10 de febrero de 2019

¿Qué verdad?

Hoy será un día de escucharla. A la verdad. ¿Qué verdad? ¿Sueño por las noches? Veremos. Rayos, genes y todo lo demás.

Himno para un domingo de más fuego que sangre

El respeto. Hay que sentir respeto por aquellos que, democráticamente exponen de forma pacífica sus ideas. Es difícil contar al personal de la una manifestación. Escribe Manuel Alcántara que hay contar piernas y dividir entre dos (salvo que vaya Makelele, que entonces no nos salen las cuentas). Sumar, restar y lo demás, política. Recuerdo que fui a la concentración de Colón del 10 de marzo de 2007. Me perdí el FCB Vs Real Madrid. Hay veces que hay que hacer acto de presencia. Recuerdo a Manuel y Virginia cantando ("dónde están, no se ven, Almodóvar y Bardem"). Del famoso no a la guerra, y lo del Prestige, y el personal se olvidó de Ortega Lara. De Ortega Lara. A mí un tipo como Ortega Lara, cuando estaba en el PP, cuando está en Vox (me da igual), me resulta una persona a la que hay que respetar. Hablamos mucho de los campos de concentración nazis, de los que hicieron Stalin y otros dictadores, pero el Infierno está aquí y ahora. No nos vayamos a los libros de Historia. No. Pensemos en ese habitáculo. Pensemos en Los días humillados. Pensemos en las personas y no en los números. Ahora que toca pensar, pensemos. Pensemos una y otra vez aunque nos metamos en líos. Nos gustan los líos. Coda: Como alguna vez he dicho en clase cuando el personal se queja por tonterías, "pensad que estáis en el zulo de Ortega Lara". En ese puto zulo. Coda2: Sí. Me perdí aquel tres a tres, aunque alguno no se lo pueda creer. No se puede estar en misa (ahora voy) y repicando.

sábado, 9 de febrero de 2019

Muertes repetidas

Ahora que estamos en la clase de ruso en la residencia catastral, toca repetir, toca volver al lavabo y que el agua fluya. O no. Será por días repetidos, será por partidos que parecen iguales. Será. O no.

Recordando a Moses Malone

Estaban los de Generación recordando a Moses Malone y ponen el himno de turno. Y recordar que "Malone" era el mote que le poníamos a los que abusaban del dulce de membrillo. Y no solo del dulce de membrillo. Pero no solo como adjetivo, sino como ejemplo para los demás, para coger esos rebotes hacían falta esos kilos si o si. ¿De verdad como mejor reboteador ofensivo?

viernes, 8 de febrero de 2019

¿Únicamente felón?

Felón, felonía y todo lo demás. Ya lo decían en JFK: "La traición no prospera porque si no ya nadie la llama traición. ¿Únicamente 21? Yo hubiera utilizado, quizás, alguno más. 21 puntos de vergüenza.

¿Dónde?

jueves, 7 de febrero de 2019

miércoles, 6 de febrero de 2019

Europa (sin)

"Porque una Europa sin latín y sin griego es la negación de la esfera. Porque la soledad del alma en el siglo XXI hablando la koiné de los aeropuertos y del comercio y mirando la televisión será más perturbadora que el laberinto y más atroz que el desierto y la inmortalidad". José Perona, El Eco de Borges (Sábado, 8 de Enero de 1994)

Policía

Todos (somos) relatores

Contando piernas (dividiendo entre dos)

Vi solo unos minutos. Unos minutos. ¿De qué? De un Barcelona Vs Real Madrid. ¿Cómo un puto enfermo del deporte se perdió semejante show en 2007 con la narración de Andrés Montes en la Sexta? ¿Qué Creep haría semejante humillación? Yo. En primera persona del singular. Para volver a la capital del Segura a las mil. ¿Qué zanahorio cometió ese acontecimiento? ¿Quién? Yo (The Walrus was Paul). Y con motivo. Eran otros tiempos. Hoy, quizás, no sé lo que hubiera hecho. Estoy mayor. Soy un viejo. Un chiste ambulante. Y pensándolo, y (re)leyendo escritos de ese marzo de 2007, creo que fue por Ortega Lara. Por sus cojones. Por no llegar al suicidio. Por aguantar. ¿Hoy hubiera ido? Me han llegado mensajes desde distintos lugares (horizontes) para ir el domingo a Madrid. Esta llamada, llega tarde. Como cuando en Inglaterra se aplaudía a Hitler. No se puede mirar hacia otro lado. No sé. Coda: ¿Somos colaboradores por mirar hacia otro lado cuando un loco hace de su locura una misión? Coda 2: ¿De verdad que seguiremos tragando veneno hasta inmunizarnos?

Honrad (a los muertos)

Decía el hombre de la camisa verde que no escuchábamos lo suficiente a la Velvet. ¿A la Velvet? Sí. A la Velvet Underground. Cuidado con el terciopelo, psicópata, que es adictivo --decía el hombre de la camisa verde--. Las adicciones, los dolores ajenos, los tornillos en las piernas y como cruzar una carretera sin ser (materialmente) sensible. ¿O era al revés? Sí. Como dice la guía de la UPCT para futuros estudiantes, "el futuro ya no es lo que era. Coda: No tenemos "relatores" en nuestra vida cotidiana, en el mañana antes del hoy, en la jodienda con vistas a la bahía. Coda2: Sí. Uno de los tipos que nos atendió en el territorio cartagenero, habló a los alumnos de Venezuela. Dulce nada, pijo.

martes, 5 de febrero de 2019

Dejad (que las ratas) se acerquen a mi

No es tiempo de melones, por lo que los sermones pueden ser largos. O muy largos. Pero hay veces que unas imágenes ilustran a la perfección una situación: la dejadez. La maldita dejadez del Ayuntamiento de Murcia respecto a las pedanías (que porcentualmente suponen un importantísimo aporte a la ciudad). Pero no. Vendrán en elecciones a unas fotos y poco más. Alcalde, para Bandos, no solo el de la huerta (que se muere, y no el ejercicio de cinismo permanente de nuestros políticos). No nos salimos del grupo como la madre de Jimena porque no podemos (vivimos aquí). No podemos. Pero mayo está cerca. ¿Está vez? ¿La fusta de equitación?

La búsqueda de la perfección

"Ya nunca podrán los jóvenes amar, hablar, dolerse, insultarse, sufrir ni morir sin esa cultura de siglos que ahora agoniza. Porque no es sólo la lengua, la historia, la literatura, las que, convertidas en "Marías", van a perderse. Es que, con ellas, serán olvidadas, menospreciadas, ridiculizadas la tradición hipocrática de mirar y curar, la manera política de ser y vivir, los ritos de amar, de beber, de reír, la concepción de la fiesta, del ocio, de la soledad. No se podrán disfrutar con la razón y la vista palacios, ciudades, catedrales, cuadros y esculturas que mejoran la naturaleza y hacen la vida más hermosa. Adiós a la memoria, la educación, el viaje, la amistad, la búsqueda de la perfección, el ansia de eternidad, el silencio". José Perona, Latín o barbarie (Lunes, 20 de febrero de 1995) Coda: Curioso, que no casual, que siempre volvamos a este Latín o barbarie. Antes, ahora y siempre, Latín o barbarie. Siempre. Coda 2: Del mismo artículo, de Latín o barbarie: "Y ¿quién leerá los libros y sus glosas, los hexámetros exactos, la poesía recitada, la cábala infinita o el runruneo de las Suras? Y morirán ante el ordenador los juegos que nos son tan caros. Y las virtudes y vicios, guerreros y del ágora, que nos hicieron fieros, quizá fieramente humanos". Coda 3: ¿Dónde hay instinto no cabe pena?

Kingdom. Primera temporada (seis primeros capítulos)

La velocidad. Cuanto no la tienes, la añoras; cuando llegue, quieres el freno de mano y derrapar y que se pare el mundo. Eso pasa al principio con Kingdom, que mientras te sitúas y te cuentan las cuitas del reino y sus clanes, va todo muy lento. Demasiado lento. Luego, la espada, la sangre, los cuellos, el rechinar bíblico de dientes. Es una serie pantojista (en cuanto a los incisivos frontales), si que se enseñan. Bastante. Y luego, que vivan los leucocitos, blancos o rojos o del color que sean (¿o eran las plaquetas?). Da igual. El espectáculo visual no para. Derrochador. Y el gusto que da ver una serie sin teléfonos ni móviles en todas las escenas. Eso también se añora, tanto o más que la velocidad. ¿Serie tarantiniana sin tacos? Las etiquetas. Debemos olvidarnos de esas etiquetas. Y de casi todas. Hasta en los peores momentos se mantienen las distinciones sociales. ¿Tan difícil es distinguir el bien del mal? ¿Cuál es la verdad? ¿Cómo se puede despreciar a alguien diciendo que "solo sabe leer libros"? Reflexiona Kingdom sobre las ratas, las que adulan al líder y las que salen por patas cuando todo se va a la mierda. A la deriva solo se puede ir a peor salvo que aparezcan héroes, luchadores. Y luego, la imaginación, y el alba como esperanza. Pero todo puede ir a peor. Ilustra Kingdom la (in)oportunidad de ciertos aspectos de la vida: lo que no queremos hacer y lo que estamos obligados a hacer, el respeto al que te trata bien y al piensa por los demás. Y el fútbol como escape, aunque sea con una pelota de esparto. Y la injusticia del pasado como guerra, impuestos y revolución. ¿Qué revoluciones nos han dado beneficios? Se pregunta el personal que nunca ha comido carne el modo de comérsela. Pero después de la tregua, el Infierno (como asunto personal, como colectivo sin remedio). Vómitos para todos. La caza de tigres y todo lo demás. Todos tenemos alguien parecido a nosotros. Muy parecido. Pero siempre hay que posicionar(se). Siempre.

lunes, 4 de febrero de 2019

La (penúltima) deriva del PP

Este es el PP de febrero de 2019. El que aplaude al antisemitismo. Ya no sé que será lo siguiente. Pero Casado y sus secuaces no han dicho nada. ¿Qué fue del PP que luchaba contra el terrorismo?

Europa, los Goya y las hemerotecas

Hace años que no veo los Goya. Muchos. Ni fiesta del cine ni jodiendas con vistas a la bahía. Lo subvencionado no me va. No. Estoy en contra de las subvenciones a equipos deportivos y, sobre todo, al cine. Tampoco estoy a favor de subvenciones a moros y cristianos, a sardineros, a romanos y los cartageneros disfrazados disfrazados de Asdrúbal y Aníbal. La gran mentira subvencionada. Por eso, cuando se juntan titiriteros varios (subvencionados), necesito distancia. ¿Devolver las subvenciones cuando podrían hacerlo? Vaya usted a saber. Luego están los que juzgan por encima del hombro, el tipo de las gafas de sol y la Vieja Europa hecha unos zorros. Todo es mentira.

domingo, 3 de febrero de 2019

Recuerdos brumosos

Si. Recuerdos brumosos (tanto o más que la biografía de Pelayo). Bruma junto al hombre de la camisa verde, un escarabajo blanco de tercera mano y una avícola sin gallinas. Si. Una puta avícola sin gallinas. De ese lugar tengo en la retina a la Dama de la Basura, con un chófer familiar mío y con un hijo siempre unos pasos detrás de ella. Bolsas, bolsas, bolsas. Parece ayer, pero no fue ayer. Fue en los 80's. En esos ochentas que nunca volverán. Esas reinas (con y sin basura, sin Garbage 4k) ya no existen. ¿Por qué pensar mal del diferente? ¿Por qué mirar así a esas personas? Coda: Será por biografías brumosas... Viva la bruma.

Puestos a suponer

sábado, 2 de febrero de 2019

¿Qué ocupa el 1% de tu cerebro?

No todo es música, parece ser. ¿Pero el 1%? No se trata de poner(nos) en plan braudeliano y sumar y sumar. No.

Lo han vuelto a hacer

Novedades Carminha lo han vuelto a hacer. El gamberrismo, los ecos de tantos himnos rebautizados y con sorna de la buena incluida. Vivan las buenas canciones. Coda: ¿Es (in)clasificable esta canción? ¿Cómo eran aquellas disputas radiofónicas en Radio 3 sobre si Primal Scream eran rockistas o electrónicos? Qué mayores somos.

China, Caracas, Oro.

De martes a viernes, leyendo la prensa de 9:20 a 10:00 toca recrear(se) con ciertos artículos, con himnos diversos, con adelantos y viejos pareados que siguen estando de moda.

viernes, 1 de febrero de 2019