martes, 31 de diciembre de 2013

La famosa cuerda (la de la mediocridad)

¿Para cuándo alguien que dimita?

lunes, 30 de diciembre de 2013

Cloacas de paz

El himno del día nos llega directamente de Medievo. Himno no solo del día.

La sala del día

Producción, producción

Producción, producción.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Pedro Fernández, uno de los 20 murcianos del año

Ahí lo tenéis, con flor o sin ella, luchando por la huerta. Don Importante es uno de los 20 murcianos del año por su labor en Huermur, aunque más de uno lo vaya amenazando por ahí en lugares públicos y privados. Pues nada, a seguir con la lucha. Coda: hay que recuperar el programa de radio. Ya.

¿Cómo lleváis la dieta?

Seguid, seguid, que yo me comeré las tortas de Pascua por vosotros, y los bocatas de riñones de cordero con jamón, también. Seguid, seguid, que mientras yo seguiré con Radiohead. Y todo lo demás.

Distintos tipos de pirañas

Las pirañas, las buenas, antes o después de Bayona son las buenas. Las demás, peligrosas.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Será por kilómetros

Los que no estoy haciendo este año. Por los trenes que no cojo y los kilómetros que no cuentan este curso. Y todo lo demás.

Discursos reales

Nadie dijo nada al respecto. Todos permanecieron en silencio. Todo era mentira.

martes, 24 de diciembre de 2013

Himno largo del día

A falta de buenas intenciones, de esas de las que está lleno el infierno, siempre nos queda siestas escuchando a BRMC. Y todo lo demás.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Violines y Spurs

Como cada lunes, tito Paul no falta a la cita y hoy nos recuerda el bendito aburrimiento de los Spurs, ese equipo que el otro día se lo explico a quien yo me sé sin Duncan, Ginobili y Parker. ¿También lo multarán ahora?

Todos bajo palio

nuevo amanecer from Antonina Obrador Ramis on Vimeo.

Ahora que andamos metidos entre tortas y Pascuas, nada como amanecer antes de romper la báscula del ganado. Y todo lo demás.

Peladillas para todos

¿Cordiales de Beniel?

Degüello

Hoy toca cortar. Gargantas. O desear cortar gargantas de esos politicuchos mediocres. Hoy toca algún cambio cualitativo, algún fallecimiento colectivo en la sede de algún partido de la oposición o del gobierno. O algo químico que les pase a esos profesionales de la visita al Belén en el Estado de las autonomías y de la subvención. Quiero escuchar ataúdes, quiero escuchar voces de ventorrillos abiertos desde 1870. La voluntad y todo lo demás. Una ronda demente, una ronda en el cementerio a la salud de los gusanos que van a acabar con estos pajilleros de la voluntad (ajena) y que despilfarran lo que nos roban en los impuestos. A esta mugre animal solo les toca una: un instrumento afilado, preferiblemente albaceteño, que toque a degüello. Guillotina, guillotina, en plan TAB. Estos sinvergüenzas, que han pagado putas y trompas con nuestro dinero, denigrantes hijos de puta, se merecen una muerte a la altura del principio peteriano. Esta extorsión colectiva se merece la ruina total. Y punto.

El tango de verdad

Ajedrez, coreografía y todo lo demás.

domingo, 22 de diciembre de 2013

El precio de la lealtad

Entrevista de la gran Pepa Fernández de RNE a Arturo Pérez-Reverte, un clásico de los sábados que antes me recordaba Maribel desde Alhama pero ya no lo hace.

sábado, 21 de diciembre de 2013

La gran ilusión

Hay aspectos que no son agradables en la lectura de La gran ilusión. El final de la amistad, la decepción asumida y los años que no pasan de vacío. Y no todo es cine en la vida. No todo es quedar con los amigos en el café o ante la pantalla. Y cuando todo se acaba piensas en lo que fue o en lo que parecía. En las mentiras de la amistad. Los amigos no existen siempre digo yo en primera persona del singular. Tenemos personal, tenemos gente con la que pasamos ratos. Miguel Sánchez-Ostiz la barniza entre mentiras, realidades y medias verdades. ¿Nos podemos creer lo que un desconocido nos puede contar de una tercera persona? ¿Son esas terceras personas tan lejanas? ¿No tendremos todos relaciones de sangre? Hay días en que no hay ganas de saber la verdad pero la responsabilidad epistemólogica está por encima de todo. Y, como en Las pirañas, también hay aquí un amigo, "nuestro hombre", que se pierde por el camino de al lado, o por el de más allá. La gran ilusión, premiada hace casi veinte años, también es investigación, indagación. No se trata de resucitar a Herodoto. No. Hay veces que en el entrecejo se nos mete algo y lo tenemos hasta que nos meten en una caja de pino y con los pies por delante. ¿En qué basamos nuestra supuesta amistad con personas tan diferentes a nosotros? Quizás ahí esté la respuesta a todos esos peros que no pone la vida por delante. Como la primera vez, cada vez que quieres poseer algo. O quieres poseer a alguien. Y no es solo cuestión de madurez. En este caso, la raíz de esa supuesta amistad, de ese lazo invisible con otra personas tiene una explicación cinématográfica. Tres individuos, Gabriel Echenoz, Luis Armando Orbiac y David Lawstein, pudriéndose poco a poco en una ciudad pequeña, pudriéndose en esa caja de pino todavía con los pies envueltos en zapatos de distinto precio y calidad. Y siempre hay uno que da el primer paso y abandona la pequeña caja de cerillas que es esa ciudad que puede llegar a aburrir y a enloquecer, a querer y odiar al mismo tiempo. A esa espantada, sin avisar, le sigue otra. Le sigue la desaparición, le sigue el desencanto y el parcial reencuentro. Cada uno con su derrotero: uno a través de la perversión y la mera subsistencia; otro, a través del éxito y la opulencia; el último, cumpliendo un sueño a medias, comprando un cine, y viendo tramos peliculeros como el de La gran ilusión. ¿Pero tan frágiles son las amistades? ¿Dónde está el límite entre la voluntad y el deseo? ¿Cuál fue el motivo de la decepción y el odio? ¿Rencor? ¿Locura? Y qué más da con un novelón así.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Un poquito de navidad

Desde la residencia catastral, aquí la ahijada os ilustra el villancico de rigor. Y todo lo demás.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Güiquén

Después de ver el paseo militar blanco por Turquía, y sufrir con el Unicaja (tiene cojones la cosa), vuelvo a reitarme que la enfermedad del basket es irremediable. Absolutamente irremediable. Y lo de Granger muy grande.

Desaparezca aquí

Ruido. Hoy me despierto con ruido. Mucho ruido. El concejal de Urbanismo, amigo de sus amigos, casi todos constructores (curioso, que no casual, que las casualidades no existen), decide periódicamente cambiar aceras aunque no haga falta. Y qué más da que haga falta o no. Qué pijo. La crisis y todo lo demás se lo pasan por el forro de los caprichos. De los mismísimos caprichos.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Peaky Blinders. Primera temporada

Son muchas las comparaciones que se han hecho de Peaky Blinders con Boardwalk Empire. Y antes, siempre que sale la palabra mafia con Los Soprano. Muchas comparaciones en muy pocas palabras, con la diferencia de que en Peaky Blinders están sonando continuamente las voces de Jack White, solo y con los White Stripes. Pero es mucho más. Es 1919, después de una guerra asquerosa, la primera en la que Europa se quita el yugo germánico del cuello. Y la familia por encima de todo. Y un Carlitos sin barba pero hijo de ideas sindicalistas como El Capital manda. Y hermanos y hermanas que honrar y padres que olvidar y tías que adorar. Y caballos, y barrios chinos, y pimentón del bueno, y todo es mentira bajo los ojos del Señor, y gitanos, y bodas arregladas, y putas sin honor y espías que no pensaban que tenían corazón, y el policía incorruptible con un anillo que nunca pondrá, y el puto IRA jodiendo la marrana y todo lo demás.

martes, 17 de diciembre de 2013

Cada vez

Hay días en que las canciones, torcidas o no, son himnos ilustrativos del ¿Y ahora qué? de un descenso al pozo infernal. Cada vez, también.

La vuelta de Kobe

Hay vueltas que se transforman en dramas. Otras en cohetes y fuegos artificiales. La de Kobe según el gran Shirley está aquí.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Don Andrés felicita

Don Andrés, como es costumbre, nos felicita la Navidad, como Dios manda, y nos recuerda navidades al lado del emigrado a tierras de Susana (aunque nos considere amigos de serie B, aunque no seamos sus amigos de verdad cuando sale de África y vuelve a Europa), y recuerda andanzas nocheviejales en El Cuervo y en Marathon, allá hace casi una década, cuando todo parecía distinto. Muchas gracias, don Andrés.
Y todo lo demás, también.

sábado, 14 de diciembre de 2013

El sueño valcarcil

Érase una vez un presidente autonómico, amigo. Un figura, de buena familia, con padre cronista. Érase una región tomatera y pimentonera, panochística y hortofrutícola, pero honrada. Sin concejales sociatas mafiosos ni ucedeístas engominados ni aliazapopuleros amenazantes. Aquí se pueden señalar con nombres y apellidos, pero el personal de turno no denunciaba. Tenía miedo. Miedo hay en muchos sitios. O quedar bien, que al final alguien te puede subvencionar algo. Es como en Crematorio (hablo de la serie, que el libro no lo he tocado por miedo a que me miren mal en el reino valcarcil), que no se cita ni una sola vez ni al PP ni al PSOE, ni a ningún partido conocido. Curioso, que no casual, que las casualidades no existen. Pues eso, voy a rascarme la barriga, que aunque no cobre el PER me merezco un vermú a la hora del vermú aunque no sepa que hora es. Y todo lo demás.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Curioso, que no casual

En el capítulo 14 de la tercera temporada de El ala oeste de la Casa Blanca, un periodista estadounidense es secuestrado en un país africano, si no me falla la memoria en el Congo. C.J. se pone manos a la obra, pero no había nada que hacer. Y dicen varios de los protagonistas de la conversación, mientras Burlett está con el psiquiatra, que "los quince primeros minutos de un secuestro son fundamentales". Esa temporada estaba ambientada en el curso 2001-2002. Acababa de pasar lo de las torres gemelas, que algunos progres proárabes han olvidado, por cierto. Pero no me quiero meter en jardines que me está esperando el dueño de la residencia catastral con una bolsa de tierra y piedras para poner un nacimiento y otros misterios. El desarrollo de Internet no era el actual, pero si se buscaba algo se encontraba. No sé si vale de algo, saber más, saber menos. Parece que los que deberían saberlo todo no son los adecuados. O al revés. Por eso, aunque no sé si la relación es buena o mala, me ha gustado el artículo de Arcadi Espada sobre el secuestro de Javier Espinosa. Y no, no me gusta que a los niños solo les enseñen el Corán y no Geografía e Historia. Será por la barba de chivo que llevo. O tal vez no.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Amnistía

Qué invento las leyes de amnistías, las leyes del olvido y el mirar para otro lado. Algo así como lo ocurrido en Montejurra. Y todo lo demás.

martes, 10 de diciembre de 2013

Prófugos. Segunda temporada

Daños de proporciones bíblicas. Escándalos, carreras, sangre, mucho Antiguo Testamento. Rozando lo grotesco y lo mágico a la vez, creíble por momentos y poniéndole imaginación en otros. Notable para esta segunda temporada de Prófugos, con caídas al cementerio desde el primer capítulo y un final a lo Terrence Malick. Mucho juego da esta huída, aunque se mete, otra vez, en muchos jardines políticos, en plan corrupción total (aunque para esto no hace falta citar a Chile, en cualquier concejalía de Urbanismo de cualquier pueblucho hay más, seguro). Muy recomendable para aquellos que deseen escapar y no se fíen de nadie. O de casi nadie. Y todo lo demás.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Boardwalk Empire. Cuarta temporada

Pasan los capítulos de Boardwalk Empire y siguen enterrando muertos al más puro estilo Soprano. Cosecha de 1924, para ser exactos. Todo tiene un límite, menos la pólvora. Y todos los que siguen a la altura del 48, supervivientes de canciones que engatusan, de chulos y rufianes, de los límites de la relación entre padres e hijos y Tampa en el horizonte, y Cuba y todo lo demás. Como las tres anteriores, con sus momentos de lucidez y los reflejos de la sordidez, con Italia en plan cabrona, con cárceles y heroína, con engaños y muertes varias, con jodiendas con vistas a Atlantic City en las que poder morir en paz.

La vuelta del Marqués de Santo Ángel

Aquí os dejo el último aliento desde la Calle del Cuartel a los súbditos gaviotiles (dentro y fuera del reino valcarcil, que la Geografía nunca es un obstáculo e incluso a algunos nos da de comer). Pues eso.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Los sujetapuertas decimonónicos

Cada día soy más transigente con muchas cosas, pero hay un asunto con el que no trago. No trago, y cuando me han obligado a leerlos a algunos los he odiado. Me refiero a los ladrillos del siglo XIX, a esos ladrillos infumables que la crítica (la de antes, la de ahora, la de después) pone por la putas nubes. A nubes con vuelos de bajo coste mandaba yo a la crítica. En fin, que estoy muy muy de acuerdo con Kiko Amat en su apunte sobre este tema. Lo dicho. Que no me sale de los cojones leerlos por mucho que me miren raro cuando lo digo en voz alto los zanahorios líricos del la literatura post-poética. Y todo lo demás.

La Historia y los juicios de valor

Hoy toca reflexión sobre los juicios de valor. Y no solo en Historia. La historia siempre es el pretexto. O casi siempre. No podemos reducirlo todo a un chiste ambulante, a un me da igual arre que só. O tal vez si. Muy difícil el tema de los juicios de valor. Todavía recuerdo los trabajos que hice en la carrera a la profesora Ana Guerra y siempre me recalcaba que todo ellos estaban llenos de juicios de valor. Yo le decía siempre que sí, pero que dónde estaba el problema. Pensaba decirle dónde estaba el jodido problema, el puto problema. Pero, como casi siempre, no tuve huevos, no tuve los cojones suficientes. Pues eso, juicios de valor. Y todo lo demás.

viernes, 6 de diciembre de 2013

¿Qué fue del manto protector?

A falta de mantos protectores, versiones más o menos tribales en mitad del mareo de perdiz. Mientras nuestros mierdas de políticos celebran una farsa, llamada constitución, prostituida por una transición aún más cretina y canalla, nada cambia. Los canallas llenan el Parlamento, aforados a su riqueza y patrimonio personal. Les da igual el populacho, esa chusma que no quieren ver ni en pintura. Esos mierdas (y esas, señora ministra de Igualdad, que tampoco me olvido de usted) busca el calor del pecho de amante de turno, mientras llevan a la prójima o al prójimo un día a los Madriles como antes iban a la Casa de Campo o al Parque de Atracciones. Y soda, por favor. Sifón, agua de Seltz o como se diga, que se nos pasa la hora del vermú.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Despiporre

Hay días que es mejor no leer la prensa después de ver a Nucky y la tropa de Atlantic City. Vaya tela.

Lenin y la CCCP

Menudo chiringuito tenían montado. Primero Lenin, que abrazó el valle profundo pronto, pero sus secuaces si que montaron bien. El espíritu estalinista del aquí te mato y punto tuvo seguidores en media Europa de desprecio muto, de virtud peregrina en barba marxista. Y daba igual lo que pasara a este y oeste de los Urales, las tinieblas son iguales con bigotes alemanes o rusos, todos hemos probado a dejar sin comida a un pobre desgraciado pez en su pequeña pecera. Y pasa lo que pasa. Todo menos que se convierta en boquerón italiano, ni sin vinagre, ni en matrimonio en la plaza floreada del atraco continuo. Cada uno busca su taberna, o su comunismo particular, como buenamente puede. Nada de sociedades fabianas a esta altura de la película, ni ludismo ni ley Chapelier que se tercie en botellines de 33 centilitros. En fin, que así quedaron todos con el cerebrito del Refugio hecho uvas de Alhama. Y en sus rostros, media Europa a base de vodka y Pacto de Varsovia, y COMECOM y toda su puta madre. Menudo potaje montaron, joder. Menudas alcachofas.

Tragando veneno un ratito

En este reino valcarcil, foralidad de integral mierda, ahora se habla de sucesión y de la chica de Algezares, de la tribu antes fraternal y ahora cainita, de confusión feroz en cuanto la fotocopiadora, ahogada y mortecina, ya no puede soportar la tuerca bernalística. Y es ahí, en mitad de la lucha entre los que se creían hermanos, cuando se demuestra quién tiene buche para pegar hachazos al que hace un rato sólo le daba abrazos. La teoría del final juliocesarístico, siempre igual, siempre bíblica, siempre reflejo de la cuadrilla, siempre garramponeando, siempre ejemplo del Tío Saín, siempre el tío del saco, siempre ferial en mitad del páramos. Y cuando las cuchillas de Albacete salen a relucir (otro día hablaremos de las de la ciudad autónoma) empezamos a medírnoslas. Sí, a medir las panzas del gánster de turno, cual carpintero al servicio de una Carmela Soprano que quiere cambiar la cocina como se cambia el tamaño y el barniz de sus uñas de diseño. Y, las manos, consejeriles o no, empiezan a gritar nombre y apellido: Chalky White. La segunda vez el grito fue aún mayor: Chalky White. Y esas manos, pedáneas o no, arrecifes de cristal en mitad de la tormenta, recuerdan también a gritos a Omar Little. La segunda vez, otra vez, gaznate de putiferio aún mayor: Omar Little. Y no acabó la fiesta así. Entre recorte y austeridad, el puticlub seguía abierto. Ya no hay políticos como mi exjefe, pensé yo. Esta patética pandilla no le llega ni a la suela de las botas antiguamente comunistas. Pero todo trago tiene su resaca y su mañana tequilística. Pero eso será mañana, esperad, esperad, no tengáis prisa que el hijo de Santa Claus nos ilustra con palabras y sonidos y catanas el fin del califato valcarcil. Y todo lo demás.

¿Por qué no me gusta el Pacharán?

Los jueves de mercado son días de preguntas estadísticas, esas preguntas que van de la cuna al panteón, y tiro porque me toca, y las tiendo con pinzas de madera, y recuerdo el sector agropecuario durante el reinado de Felipe III en mitad de la bruma, en mitad del contrabando de El Algar, y, llega el momento, la paz angelical, la desidia querubinal, y te das cuenta de que no hay quien llegue a Luxemburgo, y al clan sin televisión, y llegan los integristas, los valcarciles de año y vez, de esos que no tienen bastante con ser ganado porcino. Pero, gracias a Dios, siempre nos quedará la música. Y todo lo demás.

Resaca, cerveza, gintonics, amor y desamor

El orden lo pones tú. De todos esos elementos, con una importancia que difiere según el día, la hora, el frío polar o el agosto esquimal de turno.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Meditar

Como vengo ilustrado de pasar el rato con mi PCPI, os dejo la meditativa música de un exalumno sin perfil PCPI como Ugo Fellone. Y todo lo demás.

Ánimo

No me queda otra cosa que dar mucho ánimo a Consuelo y a los maestros y profesores que como ella están enfermos y siguen preocupándose por sus alumnos.

martes, 3 de diciembre de 2013

El francotirador paciente

Tengo una relación complicada con el grafiti. La verdad. No es que sea un fanático pero tampoco soy un seguidor fiel. Pero en mis correo la fotografía de perfil es el saltador de pértiga de Bansky. Y a Banksy llegué a través de Exit Through the Gift Shop, y de esas locuras que uno ve, afortunadamente por la televisión. No es El tango de la guardia vieja que leí ahora hace un año más o menos. El francotirador paciente no es una obra menor aunque se lea en un ratito, ya que es grande en sus reflexiones. ¿Por qué en sus reflexiones? No soy yo historiador del arte para hablar de sí lo es el grafiti. No lo sé. Leed y luego me contáis, pero el grafiti me lleva los años noventas (en plural, siempre en plural) a la capital del reino valcarcil, a esa Murcia decadente, al barrio de San Basilio y a Leví, compañero de Villa Desmadre y grafitero, subido a los contenedores de basura mientras ilustraba las tapias del Instituto Miguel de Cervantes. Eran otros tiempos, y los grafiteros eran de los pocos que le ponían huevos al asunto para hacerle frente a los gilipollas cabezas rapadas que por aquellos adorados noventas jodían mañanas, tardes y noches en la capital del reino valcarcil. En clase de inglés, con la profesora Carlota (lo recuerdo cómo si fuera ayer), Leví nos dio una sesión/charla sobre "el arte del grafiti". Él si lo consideraba arte, le tenía estima, lo amaba. No sé si abusaba del grafiti o de algo más, pero para los que entonces nos daba igual arre que só, nos llamó la atención. Esa fue mi primera aproximación al grafiti, allí por el curso académico 1993-1994. Como si fuera ayer, lo repito. Me gusta el personaje de Lex. Bueno, me gusta Tánger Soto, la tengo en un altar. Después de ella, todo fue distinto. Segunda aproximación al grafiti. Año 2000. Viaje con quienes me siguen acogiendo en su residencia catastral a Sevilla, y con nosotros y sus padres sustentadores, el gran Héctor Páez, que con su cámara de fotos lo único que fotografiaba eran grafitis. Un adolescente absolutamente colgado de ellos. Le hablé de las FARC pero no me prestaba atención. No entendía como un jovenzuelo tenía ese jodido interés en el tema. Y ahora no sé si lo entendería. Y ahí surgía el concepto de vandalismo. El jodido concepto de vandalismo. Y la tercera relación con el grafiti me lleva al tema 55 de esas oposiciones que haré en junio por séptima vez. Tema 55, el mismo. Teoría y función del arte. Análisis e interpretación de la obra del arte. En el segundo punto, iluso de mí (la soberbia de la juventud y esos motivos sin motivo), escribiendo sobre el concepto de arte y el valor artístico el menda, en primera persona masculino singular, habla del grafiti. Tal que sí. Hablo del grafiti porque es un acto realizado por el hombre para que la materia o lo visible exprese lo inmaterial o lo invisible utilizando la imaginación, usando un tag, con o sin calaveras mejicanas (otra jota, otro recuerdo al profesor Andreo García). Podemos meternos en jardines, podemos citar a Mikel Dufrenne, o Dino Formaggio o al futuro inventor de la fórmula del agua en polvo. De lo que queráis. Pero yo me quedo con Lex en su periplo italiano. Y, cuando beatifiquen a Rafa Benítez en Nápoles, también. Y todo lo demás. Coda: ¿Y a quién no le apetece ver a Kate Moss con semejante billete en semejante sitio?

lunes, 2 de diciembre de 2013

Los himnos de hace 12 años

Hoy toca mandar las orejas doce años atrás, escuchando El Bulevar, ración doble de lucidez taciturna, y recordar a BRMC y su B.R.M.C. Momentos de crueldad, de desocupados en el estudio, de funcionarios futuros que nunca llegarían a serlo, como es de esta primera persona masculino singular. En mitad del residuo, en mitad del cero al cuadrado, desde el reducto de la residencia catastral y con una escalera peligrosa, mirando a Jesucristo y a Curro Jiménez, mirada estúpida la mía, sin copas ni vermú. Así pasaban los días, y pasan ahora, con granujas (que no mormones) que llaman al timbre sin un motivo aparente. Sigamos con la costumbre. Y todo lo demás.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Las pirañas

He de reconocer que, como buen enciclopedista del monocultivo, no tenía ni idea de la existencia de Las pirañas. Ni de Miguel Sánchez-Ostiz, no creo recordarlo en El Informe sobre la ley Agraria. Tampoco. He de reconocer que tuve conocimiento de ella a través de la entrevista de Jotdown Magazine al gran (bueno, ya no tan grande en el sentido físico pero si de espíritu) David de Jorge, al que a su vez vi durante algunas temporadas a través de la emisión por cable de ETB (creo que esta sigue abierta, de momento). Y la pintaba bien el tipo que llegó a pesar 267 kilogramos. Muy bien. He de reconocer que yo hasta hace una década no era de plato de cuchara, eso me ha venido con la edad, y esas primeras jornadas de nuestro hombre en Las pirañas son mucho de eso: de ir de bares por la vieja Iruña. El libro paso un tiempo en la habitación que ocupo (temporalmente, hasta que doña Isabel me de una patada en el culo con su frase "Esto no es un hotel") hasta que le volví a meter mano hace unos meses, después de hablar con Dori, una compañera que me acogía en su vehículo camino del antiguo trabajo en la villa alcohólica de Cehegín, que iba a pasar la Nochevieja en tierras de Pamplona. Y en esas que empiezo la lectura de Las pirañas y veo muchos personajes reconocibles. A distinta distancia y con distinta latitud y distinta longitud de Villa Desmadre, pero con parecidos razonables (unos muertos y otros vivos): el primo Juan Manuel, el hombre de la camisa verde y todo la tropa de los suburbios del nuevo reino valcarcil (aquí no hay Viejo Reyno ni nada que se le parezca). Y entre esos remilgos, y esas preguntas que aparecen ("¿A quién no le gustaría ser jabalí?"), la lectura de Las pirañas se hace por momentos imprescindible, por momentos desagradable, por momentos jocosa. Y me gusta que hubiera personas con nombre y apellidos que ilustraran con palabras a cada uno de nuestros personajes cotidianos: el concejal, el borrachin, los amigos del concejal, los amigos del borrachín, el secretario del partido de turno, los antiguos franquistas, los etarroides "preolímpicos y protoolímpicos", los holgazanes, los vividores, los holgazanes, los "maestros en el arte excelso de la vida". Y es cierto. ¿A quién no le gusta ponerse ciego? A lo que sea. A mí me encanta ponerme ciego a michirones, lo reconozco. Y le meto mano a las guindillas. Sí, da igual la burra, ande o no ande. Todo hasta la extenuación. Pero me gusta el contraste que hace Miguel Sánchez-Ostiz. Todos recordamos libros, o por lo menos los que los recordamos, en los que la farra es continua y no hay momentos de bajón. Aquí, "nuestro hombre" se pasa la novela con la persiana rota. Y la persiana no se arregla, y el salón es un estercolero y la cocina una pocilga. Y se me olvidaba un personajillo, típico en cualquier sociedad postfranquista: el gorrón, el subvencionado, el abrazaconcejales y abrazaalcaldes, el becado de por vida, el consumidor de plazas de aparcamiento de minusválidos. Y no solo en Houston, Tejas (pongo Tejas siempre con jota en recuerdo al profesor Andreo, otro grande que se fue al otro barrio sin el merecido reconocimiento, pero es que las universidades, dentro y fuera del reino valcarcil, son todas una casa de putas). A lo que iba. Quizás algunos piensen, tras la lectura de Las pirañas, que es el Evangelio de San Lucas en verso, y que el evangelio de San Lucas debería preceder a Los Hechos de los Apóstoles, también de San Lucas. Sólo tengo que decirles a esos una simple cosa: Y a mi qué!!! Me gusta tambíén las referencias, no muchas, pero concretas a esa gran metida de la historia de España, o del burdel que queda, que fue la transición. Menuda metida. Y eso en los noventas no lo escribía todo el mundo. Me gusta también como trata el tema de la purga. Pero de la purga no solo en el primer postfranquismo: la purga en la familia, la purga en el trabajo, la purga en el bar y la purga en la casa de putas habitual. Me gusta también es imagen de "despreciables confidencias" que se hacen en los bares, cuando se quiere disfrutar de la vida y da igual déficit zapateril o rajoyesco. Esa purga que hacen los crápulas persiguiendo a Jesucristo y a Judas, a los dos a la vez. Me gusta como refleja el problema de la conciencia, o de la falta de ella, y de los remordimientos, y de ese "pensamiento de saldo" que dice el autor. Me gusta como trata el tema del rebaño, del grito kaleborrokístico, de ese "alzamiento bíblico de brazos al cielo" que hacía el personal quemando contenedores, autobuses, cajeros automáticos y lo que hiciera falta. Y que esa tragedia, sea gaviotil o cutresocialista o hitleriana/abertzale (o como se diga) sigue siendo una tragedia. Y me gusta, ahora recordando al hombre de la camisa verde y al primo, a aquellos que les asquea su propia vida, a aquellos que se quejan de su mierda pero son incapaces de bajar a la tienda a comprar papel higiénico, esos mismos lloricas que pinchan a su madre con un cuchillo por unos euros para ir por alpiste en polvo y luego lloran como mierdas en los tanatorios, esos mamarrachos de quinario de virgen blanca o de colores que no deberían nacer nacer nunca. También son reconocibles los estados de ánimo, aquellos que van de la tortura a la felicidad en un intermedio de Sálvame o entre greguería y greguería del gran Gómez de la Serna bajo de ánimo tras la muerte de Edgar Neville (¿o era al revés?. Bueno, lo que sea. El enredo continuo también es tema de Las pirañas. La cronología del enredo es universal, como la del gintonic, la rueda, el fuego o el tratamiento del sílex. Ese apellido lo pones tú, sólo si quieres. Pero en ese enredo, en ese continuo ajuste de cuentas, en esa jodienda con vistas a la bahía, al final siempre hay alguien con el cuchillo en la boca esperando a la puerta del bar, o de la oficina del banco, o esperándote para cobrar las minutas a la hora de los churros tras un sábado de farra. Que por nadie pase. Demasiado peligro. Pues lo dicho, que le volveré a meter mano a Las pirañas. Y volveré a disfrutar que para algo está el desempleo casi total e inflarme a michirones.

Lo mejor de Eva

No está mal. Aunque siempre el cine, lleno de buenas intenciones. Tiene sus distintas vertientes, su punto canalla, en todos los sentidos. Para pasar la tarde otoñal. Aprobado alto.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Un tal López

Todos los niños vienen de Lisboa, su mate en la NBA, la jodida rodilla y todo lo demás. Pero en cuanto a talento puro, de los mejores que han salido de Badalona. Y punto.

Confusión a la hora de cenar

Antes de que llegue la nieve al reino valcarcil, toca parar un rato y escuchar himnos. Aunque exista confusión a la hora del té, del café, del Cacaolat o la hora de lo que sea. Y todo lo demás.

Pobre tito Paul

Lo que tiene que sufrir uno. Últimos y encima un póster así. Vaya tela tito Paul, lo que hubiera hecho otro, eso no lo sabemos. Zas.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cara de astro

Ya tenemos otro himno. Manu Ferrón nos regala esta joya recordándonos al Príncipe Francescoli, otro jugador que no sabemos si entraría en los baremos actuales del músculo indómito. Pero está bien que sea así, que olvidemos un ratito a Montero Castillo, que olvidemos a Aguirre Suárez, que olvidemos a Juanma López, que olvidemos a Ricardo Rocha, que olvidemos a Migueli, que olvidemos a Juanjo. O tal vez no. Pero está bien, por momentos, en estos casi tres minutos, que pasemos de la tortura a la felicidad. Y todo lo demás.

martes, 26 de noviembre de 2013

Nuestros hijos volarán con el siglo

No nos hablaron mucho en la facultad de Jovellanos, ni de sus cuitas. Los estudios universitarios de Historia fueron superficiales, la verdad. Por eso, es reconfortante encontrar joyas como Nuestros hijos volarán con el siglo de Juan Pedro Aparicio. Esos hijos, en boca del ilustrado español, debían sacar a España de ese agujero al infierno que fue el comienzo del siglo XIX. O la continuación del fracaso que fueron XVII y XVIII, dominados por una religión malentendida y por reyes nefastos. De los políticos, como ahora, se salvan pocos. Nos introduce Juan Pedro Aparicio con unos diálogos entre Jovellanos y sus compañeros de viaje en los que se pone en entredicho la labor de esos políticos respecto al pueblo. Y la figura del Príncipe de la Paz, el ínclito Godoy, golfo y desvergonzado hasta sus últimos días, aunque a él si le dio tiempo a morir fuera de España. Los ministros corruptos, la visión equivocada de franceses y afrancesados, la óptica que tenía el pueblo de los políticos y esos hijos que por mucho quisieran nunca veían el sol sacando el agua de la sentina del quechemarín que sí o sí acabará chocando contra las rocas. Y los libros, esos que mucho ocupan y provocan envidia, y no siempre sirven para exculpar. No siempre, es más equivocan con sus títulos y no son leídos como debían. O simplemente no son leídos. Del diamante del final, la segunda parte del libro, breve pero intenso, solo decir que sirve como reflejo de lo que decimos y queremos decir, de lo que deberíamos saber y no intuímos ni en centésima parte. Y todo lo demás.

lunes, 25 de noviembre de 2013

jueves, 21 de noviembre de 2013

Himno imperial del día

Gracias a libios y no tan libios, a tipos que antes se hacían llamar Omar, y, sobre todo, gracias a Nucky llego al himno del día casi sin quererlo. Y vivan las maletas llenas, pijo.

Recordando a Enzo Francescoli

Y estás tú en casa, tranquilamente, después de tomar unas mandarinas, y aparece Manu Ferrón recordando a uno de los más importantes futbolistas del milenio pasado, el gran Enzo Francescoli.

Nueva ley de seguridad ciudadana

Lo resume a la perfección Miguel Sánchez-Ostiz en su entrada de hoy sobre la ley susodicha. Vaya tela.

Nada nuevo bajo el sol

O bajo el frío húmedo de la capital del nuevo reino valcarcil. El reino se fue a la mierda hace mucho tiempo, antes incluso de que Montoro hiciese lo contrario de lo que marcaba el programa del partido gaviotil. Pues eso. Más mierda. Más de lo mismo.

martes, 19 de noviembre de 2013

Habilidad

Hablaba ayer Shirley sobre la habilidad de Pau Gasol en los actuales Lakers...hasta que vuelva Kobe. Que aproveche que todo se acaba. Todo, como su contrato este año.

jueves, 14 de noviembre de 2013

El día y sus artículos

Escucho a Morricone y leo a Arcadi Espada poner el dedo en la llaga del nacionalismo catalán. Míster Mas anda por tierras israelíes y el dice que no es un nazi. Pero lo que nos recuerda hoy Espada es que muchísimos catalanes sí que financiaron el régimen de Franco y miraron para otro lado. Y no. Eso no se nos olvida, Míster Mas. Fantasías, las justas.

La cara buena de UPyD

Esta es la cara buena de UPyD, la que nos recuerda la de los vascos que defienden la bandera española, la que nos recuerda que ETA asesinó a todo tipo de personas, entre ellos guardias civiles, policias nacionales, policías locales, jueces, profesores, policías autonómicos, jubilados, amas de casas, personas que iban a comprar el pan. Y ese aquí presentes del parlamentario en el Parlamento supone cojones, decirle a los asesinos y sus colaboradores que no. Que no. Coda: esta es la cara buena. Lo que me fastidia de UPyD es la tontería de seguirle las gracias a otros partidos políticos que no vienen a cuento. Ni a novela.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Himno del día

Hay veces que ciertos tipos, en primera persona del masculino singular, merecen una tapia lorquista, un buen cenrrejazo en la frente. Menos mal que siempre nos quedan los himnos.

martes, 12 de noviembre de 2013

Dejad los móviles

Y escuchad, joder. Disfrutad, es una orden. Abandonad por un rato los aparatitos y que la música vaya fluyendo.

Inchaurrondo blues

Antes de empezar a hablar de Inchaurrondo blues, una novela que empieza muy bien, pero que está cargada de buenas intenciones mal desarrolladas, hay que partir de que en este país, hasta hace décadas llamado España, no existe la democracia ni tampoco la justicia. En este país los asesinos más sanguinarios de hipermercados hacen tranquilamente la compra y los enfermos terminales viven eternamente en libertad, no existen ninguna de las dos. Ya sabemos todos, o por lo menos todos los que lo sabemos, que este país ha olvidado, gracias a tipos que no estuvieron a la altura como el falangista Suárez, el impresentable Zapatero o el mísero Rajoy, los asesinatos. O, simplemente, la quema de autobuses. Hemos olvidado, o no tanto, los tiros en la nuca, los secuestros, la extorsión y todo la mierda que trajo el terrorismo. GAL incluído. Aquí hay para todos. Pero lo ocurrido en los últimos años, entre la escoria zapateril y la bajeza rajoyesca, no tiene nombre. Serán juzgados por historiadores extranjeros que vienen a chisparse en San Sebastián y a cebarse a pinchos en pueblos sanguinarios que idolatran a asesinos. Pero aquí ni caso. La prensa mayoritaria, en manos de la burguesía olvidadiza y, en muchos caso, olvidadiza, ni mú. Etarras a la calle y cohetes para todos. Y de la Real en Lyon, casi nadie se acuerda. De la otra Real, sí. No voy a destripar Inchaurrondo blues. Sólo diré que hay ciertos paralelismos que no sé si me gustan, no me gusta confundir el terrorismo etarra con el nazismo alemán, y, en esto, el señor Jiménez, cae en demasiados errores encontramos. Es cierto que un etarra y un tipo de las SS o de las SA son escoria; bueno, los etarras salen casi gratis de las cárceles y a los nazis se les castigo con un buen Nuremberg. Este país necesito ajusticiar a más etarras, a más comunistas, y a más militares franquistas, a cualquier asesino que se lo mereciese. No sé si los franceses hubiesen usado la guillotina correctamente de monarcas para abajo, pero algún Apocalipsis necesitamos, la verdad. Pero en fin, no se puede olvidar tan ricamente, ni marchar al oeste ni todo lo demás. Lo dicho, un libro cargado de buenas intenciones.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Sigo sin palabras

Otro día hablaremos, verde sobre azul, de la generación del 80. Y de la del 59.

viernes, 8 de noviembre de 2013

El mejor sitio para descansar

Bueno hay muchos sitios para descansar, sobre todo con desempleo parcial. Pero TAB son muy grandes.

Será por montañas

Montañas para todos.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Multimillonarios

La canción de arriba empieza con la palabra Miseria. Con miseria y compañía que se dice en el reino valcarcil, antes de ser embajada universal del patetismo bernalístico. O lo que sea. Pero todavía hay tipos y tipas, individuas e individuos que diría la ministra igualitaria para la Igualdad entre sexos. Gran pregunta el femenino del lince. Y del tenista hablaremos otro día. A lo que iba sin valor añadido. Perdiendo dinero con el sudor, que cantaría Sean of Aljucer. Pues eso, que en este país sube el personal con cash, con efectivo de 25 millones de euros. Es decir, que hay 25 tipejos y tipejos que, en mitad de su extenuación y maquillados, pueden comprar un yate sin preguntar el precio. Así, tal que así. Por sus santos cojones u ovarios, señora ministra vestida con ropa carísima.

Ahorcado y decapitado el 7 de noviembre

Como cada 7 de noviembre toca recordar a Rafael del Riego, ahorcado y decapitado por aquellos que querían a ese hijo de la gran puta que fue Fernando VII, engendro que dejó en herencia el reina a la más puta de todas las putas, la versión femenina y crapulística del poder, Isabel II. Vamos, que entre cabrón padre y cabrón hija, antes de institutos y arrendamientos y alquileres propios, todo quedó en caso. Aunque a algunos no les guste el himno en mitad de la hierba. Y todo lo demás.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Como buen napolitano adoptivo...

...espero el partido de la religión benitecista y me encuentro escuchando esta joya. Diamante.

Que me distraigo

Tanto hablar del Erasmus por aquí y por allá, y no hablamos del paro. Del jodido paro, que váis de asaltagaviotas y se os olvida todo.

martes, 5 de noviembre de 2013

El verbo se hizo carne

Ayer estuvimos en El Zalacaín para ver a Rubén Castillo un ratito. Presentaba El verbo se hizo carne y el local, concurridísimo. Una joyita para leer. Otra más.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Malos a propósito

Ya ha empezado el curso 2013-2014 de la NBA y, como cada lunes, Shirley analizaba el viento de la liga. Hoy toca reflexionar sobre si un equipo es perdedor a naturaleza o a propósito con vistas a un futuro draft. Luego está el tema de la elección en plan Sam Bowie o Lebron James o Greg Oden o Tim Duncan. Esta es la historia del viento, la bandera y todo lo demás.

Suben las matriculaciones

Y se nos cae el cielo encima. Parece que el sol ya brilla y todo lo demás. No hay cifras del paro hasta mañana.

¿No eran seis semanas?

domingo, 3 de noviembre de 2013

Tres cuartos de hora de reflexión

Cocodrilos, osos pandas, arañas y playas de Madrid

El himno de la semana no es el de la clínica privada de Valenciano, la misma que prefería que el Rey se operara en la pública. No. Hoy tocan otros Dolores, mucho más grandes y enérgicos, de victoria latifundista y éxito de limón. Y todo lo demás.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Volver es duro

Casi nada, y, con un medio penalty que te hace un pajaro de colores. Se junta todo y te vas al suelo.

viernes, 1 de noviembre de 2013

¿Qué pasa cuándo pisan la piruleta?

Coda: aunque nosotros seguimos siendo de cena recalentada, siempre.

Rose en su salsa

No lo he visto en directo esta noche. Andaba enlutado y, ahora, viendo la repetición, te das cuenta de todo. En plena mañana, a la luz del día. Grande Rose. Coda: ¿Qué están esperando los alemanes para hacer ya el anuncio de turno? Coda 2: Viva el mal como efecto de buena voluntad

jueves, 31 de octubre de 2013

Casi Pajares

Hoy, como todos los días, toca hacer el Crápula, no solo las vísperas de ir a la avenida de los Cipreses, que no confundir con la de los Pinos, que en el reino valcarcil preelecciones europeas todo es susceptible de confusión.

Míticos/Místicos

Esperando que llegue la prenavidad para verlos en la capital del reino valcarcil!!! Grandes!!!

martes, 29 de octubre de 2013

Los martes no se hablan de los robos

El hombre de la camisa verde me lo dijo un día. Sin venir a cuento, ni a novela, ni a relato inventado para vender periódicos. O diarios. O como se diga.

Territorios con derechos

¿Cuál fue el mejor Beck?

Coda: y de la Cienciología hablaremos otro día. Mejor otro día.

lunes, 28 de octubre de 2013

No hay solución

Lo repite El Maestro. No busquemos soluciones porque no las hay. Olvidad, olvida, malditos. No hay solución. El asunto solo va a empeorar pero siempre nos quedarán los grafiteros. Y todo lo demás.

El ala oeste de la Casa Blanca. Segunda temporada

Ya sé que voy con mucho retraso. Muchísimo. Pero es lo que tiene el desempleo parcial del 65%, que aprovechas para asignaturas pendientes sin Garci. Acabé, en el preclásico del cagonazo de Ancelotti, con la segunda temporada de El ala oeste de la Casa Blanca con don Importante. Final moralista de Sorkin, otra vez, pero con temas morales bien tratados y bien ejecutados, aunque eso de fumar en la Catedral... Aprovecharé el tiempo sin costuras para darle un adelanto en el idioma de Cervantes y ver al gran Barlett/Sheen ejerciendo de emperador del mundo. Veremos como avanza el asunto.

domingo, 27 de octubre de 2013

Recordando a los cracks

Viva Rusia!!!

miércoles, 23 de octubre de 2013

Con el mono

Ya sé que dormir es de cobardes y todo eso. Pero para los amarillos, tomadlo con tranquilidad, que os espera un Everest muy jodido este año y, además, el 29 los vecinos os van a pillar con ganas. Con muchas ganas.

martes, 22 de octubre de 2013

Low Winter Sun

Imprescindible. Así defino, sin llegar a Jesulín, Low Winter Sun. Claro que ir emitida con Breaking Bad no se lo puso fácil. ¿Acaso el personal no recuerda la audiencia del primer año de Breaking Bad? En la actual Detroit, decrépita e intervenida, dos policías, blanco y negro, negro y blanco, se cargan a un compi nada más empezar. Nos podría recordar a The Shield, pero Vic era otro tipo de Bicho. Nuestro Franc Agnew, interpretado por Mark Strong, tiene su corazoncito: ayuda a sus excompañeros, pero tiene sus debilidades de Europa del Este, como casi todos. Y casi todos los policías están untados, y está la mafia griega (wireando un rato, que diría el otro) y los bares con plan b, y la droga y el recuerdo de demasiados ayeres, y las hijas descarriadas, y las caldeas con sus encantos. O como se diga. Lo dicho. Gran primera temporada de una joyita que se podría pulir bastante. Y todo lo demás.

A pildoritas

A falta de completar, solo nos queda el puzzle. Es como lo del viento y la bandera, menos filosófico. O, quizás, era al revés.

¿Cómo puede una región afrontar el futuro de forma responsable?

Estoy casi febril y moqueando en plan ciervo antártico, pero veo este video y se me caen los palos del sombrajo. Pero en fin, escucho equipo, visión, nuevas preguntas, gestión aeroportuaria, gente (sigo sin entender eso de "gente2), bienvenida, hasta pronto...aeropuerto. Esto tengo que verlo yo en el cine. Sí o sí. Vía twitter de Gonzalo Durán.

49 años

Son los años que hoy hubiera cumplido uno de los más grandes. DRAZEN PETROVIC, con mayúsculas.

sábado, 19 de octubre de 2013

Despertad, pijo, despertad

"Parisinos, abrid por fin los ojos, salid, salid de vuestro letargo; los aristócratas os rodean por todas partes, quieren encadenaros, y vosotros dormís. Si no os dáis prisa en acabar con ellos, quedaréis sometidos a la servidumbre, a la miseria, a la desolación. Despertad, una vez más; despertad". Marat, 2 de octubre de 1789 Coda: Vuestras narices creciendo, y nada, subvencionados.

Pantalones, otra vez

La historia del submarino republicano español B-5 es de esas que te hacen recordar, supuestamente, que todavía había capitanes con pantalones. Un tipo con huevos, como tiene que ser.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Bulevarizando el miércoles

Para vencer el pánico solo hay que comparar pasado presente, dictaduras fascistas y dictaduras autonómicas. Más o menos, la misma porquería.

Sintonía del día

Abandono en Villa Desmadre

Bueno, esas cuatro palabras suelen ir asociaadas. Casi siempre es colapso e ineficacia. Aquí nadie legisla, ni juzga, ejecuta ni distribuye fondos. Ni nada más. Federalismo al poder.

Hablar en catalán

Reinventar la Historia, con mayúsculas. No sé que pijo hacéis estudiando inglés, y alemán, y francés. Qué narices. Aprended catalán. Catalán. Catalán. Y punto. Coda: me estoy pensando cambiar los temas de oposición del Medievo. Practicaremos el Medievo con longanizas, en plan Tarantino.

martes, 15 de octubre de 2013

Prófugos. Primera temporada

Empecé a ver la primera temporada de Prófugos poco después de un once de septiembre. Y esa fecha es mucho para Chile y para los que nos llamamos Gaizka de primero y para todos los que deseamos un ajusticiamiento público de Pinochet. Pero eso es una opinión personal. Uno puede odiar mucho a Augusto José Ramón y dormir tranquilo todas las noches, y no mirar a Francia, o reirte de unos cuantos indeseables que joden el 12 de Octubre. Qué mas da todo, al final. Nada es como queremos que sea. Ni la vida. Ni las opciones. Al final, todo viene dado. Al final, en este asqueroso mundo, uno es como las nutrias, difícil de definir, ni carne para unos ni pescado para otros. Algo así viene a ocurrir con Prófugos. ¡Viva Chile, pijo! Hay de todos los colores: hay topos con gusto por la tierra subterránea, hay revolucionarios de los de toda la vida, hay excolaboradores de Pinocho, hay mafia policial, hay contrabando, hay bandas rivales, hay niñas que no se acuerdan de sus padres e hijas de puta que deshonran todo lo que les pilla a su alcance. No hay que insistir, no hacen falta presencias invisibles para darse cuenta de que todo está podrido aquí y en Valparaíso, en Moncloa y Santiago, todo es un mundo de escoria, los violavírgenes están en todos los continentes. Momentos de nieve, momentos de calor, momentos de sombría y momentos de seminario con olor a sudor. Será por momentos, joder. Aquí hay que darle caza al que sea, sea cual sea su profesión, que por algo es prófugo. Aunque sea, el muy cabrón, el chófer de drácula. Y, hasta cierto punto, las pintas de ciertos revolucionarios denotan lo que denotan, y yo con estos zapatos limpios no puedo entrar. Prófugos es un buen ejercicio, teoría y práctica a la vez, de la buena purga, de la persecución dentro y fuera de la familia. Fíate de los de tu sangre y de los de tu ejército que serán los primeros en chivarse con o sin fiesta añadida. A ambos lados del Atlántico y del Pacífico, joder. Pues eso, que aunque malhechores encubiertos, estos prófugos se merecen un visionado. Y punto.

La canción del día

Una de las pocas ventajas del desempleo casi total es la oportunidad de escuchar himnos en Radio3. De vez en cuando, como en los tiempos bulevarianos, suenan himnos atemporales como este All the time you got de French Films.

Agua para todos sin pitarquear

Aprovechando el desempleo parcial, aunque casi total, de este curso desacamedizado y casi metadonizado, tocaba visita ranalística en este residuo de la pura nada, en este mundo epigonal y marginal que es Villa Desmadre. No hay subvención para mis andadas, pero es lo que hay. No seamos cortos de miras, no seamos tribales a la hora del Ángelus, que luego todo se demoniza. O quizás, quizás...

sábado, 12 de octubre de 2013

Dándole a la tecla emeochentaytreizados

El profesor de Geografía del ministro Soria

Es de ser inútiles, señor ministro. Pero entiendo que no es por su culpa esta confusión sin Cycle ni China Patino. No, no. La culpa, como cantaba Antonio Luque, es de la tómbola del profesor borracho. Coda: habría que preguntarle por el capítulo 17 de la segunda temporada de El Ala Oeste de la Casa Blanca y los geógrafos. La culpa es de ellos, no del profe borracho de la tómbola.

Cactus

Vuelven las flores del cactus. El siglo XXI estará aquí pero el puto verano no se va.

Entre brumas

Buena película. Una película de chiste asqueroso la de España en este final caluroso de 2013. Y, ya se sabe, que entre brumas, muchas veces, se observan mejor los asuntos cuando están pardos. Qué malas son las agonías largas.

viernes, 11 de octubre de 2013

Limpieza y capítulos iniciáticos

Cuatro horas y veinte minutos. Casi con exactitud suiza podría decirlo. Bueno, con exactitud de tesorero de partido político, más bien. NO he robado, con mayúscula. Solo quitaba polvo en en 4 mesas y 3 estanterías de un salón de la residencia catastral. Pero después de todo el cansancio, esta canción, con la que empieza una lágrima y un capítulo de Low Winter Sun es suficiente para poder respirar y seguir levantándote mañana para seguir dándole hilo a la cometa. Vivan los putos himnos, joder.

Viernes Magallenístico

Con la medida del circuito de nuestro planeta, perseguida en vano desde hacía mil años, la Humanidad adquiere una nueva idea de su capacidad, puesto que, en la magnitud del espacio ganado, se le revela, acrecentando su gozo y su valor, la propia grandeza. El hombre da lo mejor de sí con un ejemplo, y si hay un hecho que pruebe algo es el de Magallanes que, contra todo olvido, traspasará los siglos para dar testimonio de que cuando una idea vuela con las alas del genio, cuando se lleva adelante denodadamente y con pasión, es más que fuerte que todos los elementos de la naturaleza; y que está destinado siempre al hombre único, a un individuo con su menguada vida fugaz, el poder convertir en realidad y en verdad perdurable lo que ha sido un deseo soñado durante las cien generaciones que le precedieron. Stefan Zweig, Magallanes

La chusma andaluza

Ya sé que todo se dramatiza, que todos son unos zampanichos que tenemos el diablos que nos merecemos. Pero la cantidad de chusma subvencionada de Andalucía me da asco, pijo. Desagradable, un vómito pocho de aceite recalentado sin llegar a conocer olivo en otra vida anterior. Y lo más grave es que la pandilla de feminazis (¿lo entendéis o lo deletreo?) del antiguo partido socialista y de la izquierda del Partido Comunista, no levantan la voz. No levantan la voz. Si la jueza Alaya persiguiera a las gaviotas putrefactas, sería idolatrada por la izquierda mediática y no tan mediática. No crean que esto es una alabanza desorbitada al PP. El día que se muera el 90% de los jerifaltes gavioteros, se que la vamos a liar: una chispera en condiciones. Pero la persecución a Alaya es intolerable. Un garrote vil para aquellos que persiguen a los pocos que quieren hacer justicia. Por eso soy seguidor de Sam Peckinpah, de Clint Eastwood y de la jueza Alaya. Y punto. Coda: y, como creyente que soy espero que a cada cerdo que le grita a Alaya, a cada imbécil (per)subvencionado, a cada boñiga andante, a cada mierdaante perseguidor de mujeres, le toque su San Martín como al puto Albino de la cárcel del futuro Hood. Y todo lo demás.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Crezco

Reconozco que empecé con énfasis la lectura de Crezco. No conocía al tal Ben Brooks pero lo que retrata en esta novelilla para pasar el rato es lo que hacen muchos quinceañeros: escuchar la radio (cambiamos el 4 por 3 y nos hacemos una idea), salir con los amiguetes, beber y aguantar al señor que vive con su madre. No aparenta mucho de lo que nos imaginamos en cualquier familia que sufre a estos individuos. Reconozco que después de leer Cosas que los nietos deberían saber puse a Blackie Books en las alturas. Este es un libro que quizás, con veinte años menos, me hubiera encantado. Pero ni yo tengo veinte años menos ni los octubres en Murcia son frioleros. Cargado de buenas intenciones y sin pretensiones, no está mal para como funciona el patio interior de la litera postmoderna. Y todo lo demás.

La consagración del primer lehendekari

Lo cuenta magistralmente el gran Santi González. El primer lehendakari y las sagradas formas que, en pleno 1936, llegaron de los Trinitarios de Madrid. Toma ya.

Banshee. Primera temporada

Desde la cabecera de Methodic doubt, sabes que en Banshee va a pasar algo. Fotos viejas que demuestran que quince años no son nada. Sangre, peleas, jodiendas enterradas, guerreros que se dejaron la valentía en Irak, chinos que no son tan cudeiros, exboxeadores que ponen copas, exmenonistas amish que mafiean como casi nadie, indios con distintos intereses, alcaldes que no hacen los deberes, padres asesinos, policías muy jodidos, carreteras ocultas, robos por hacer, Modiglianis que robar, hijas que descubrir, asmas de desesperación, hijos anárquicos que matar, sidras que probar y peleas por doquier. El tomate frito, promovido por Allan Ball, se gasta en cantidades industriales en esta serie que como bien indica la carátula saca los grandes secretos de los pueblos pequeños. Y los que saldrán. Hiperrecomendable para aliviar el estrés cotidiano, que ya que no se les puede pegar a los delincuentes en esta democracia patética que es la españoles siempre podemos ver como el falso Hood lo hace por nosotros. Y lo hace bien.

martes, 8 de octubre de 2013

Hacer historia

Con mi desempleo parcial del 65%, puedo dar fe de ello. Sin tilde, por supuesto.

Vacunas y nazis

Con miedo a la godwinanización, los chicos espectianos quieren castigar el uso de la palabra nazi respecto a gobiernos democráticos. También el enano del bigote consiguió más de 5 millones de votos y por eso no dejaba de ser un cabrón hijo de puta asesino. Y todo lo demás. El problema es que hay vacunas para casi todos menos para los malos bichos.

domingo, 6 de octubre de 2013

Pegar tiros

Ya sé que en el Estado sobre el Estado de Ajucer estas cosas, estos asuntos, no interesan, pero tengo que decirlo. En primera persona masculino singular. Y todo lo demás.

Palizas

Tal vez tenemos a Los Nikis en un altar demasiado pequeño. Muy pequeño. Y Arcade Fire, en el Vaticano.

sábado, 5 de octubre de 2013

USA and House of turds

Hiperrecomendable el artículo de Guerra Eterna sobre uno de los asuntos USA más llamativos de los últimos tiempos. Obligada lectura y que cada uno saque sus propias conclusiones.

Linz

Estaba esta tarde hablando con Don Importante. No hablábamos de pitarquear, ni de joder la marrana. Hablábamos de Linz. Yo hablaba de Juan (jota) Linz y él simplemente Linz. Como siempre en ese debate dialéctico-huertano iba a salir perdiendo, pero le he dado este gran enlace de Maventrap tras su fallecimiento.

Vergonzoso

En el descanso del bochorno blanco en Valencia he leído a Santi González. Es obligatorio leerlo para todo el que pase por aquí. Por España, digo. Que no se nos olvide donde estamos. Y, en este artículo deja en claro en manos de quién está el PP vasco, de unos tipos que dejan mucho que desear respecto a su posición en referencia a UPyD. Vaya tela, Oyarzábal, vaya tela.

Objetivo 2026

No va a ser fácil. Hay que recordar que hubo mucho lumbrera en la Guerra Civil que le quiso dar a la cerilla y cargársela en nombre de no sé muy bien qué. Bendito sea el dulcísimo nombre del Creador y todo eso.

A joder la marrana

Hoy toca joder la marrana. Si no hubo suficiente con pitarquear, sumamos hoy joder. Joder, pitarquear...que más da. Murcia siglo XII. 2013. Un octubre que parece agosto. Pero lo que no se puede hacer es maltratar nuestro rico léxico. Y menos en la huerta. No, no, no, y a mi, como dijo Amy, vino de la casa antes de marchar al otro barrio. Un vinito de la casa. Y poco más. Con eso somos felices. Pero no. Y, encima, joder la marrana. Ya no es como lo de antes, de drogar al cerdo para que pudiera jincar en condiciones. Ahora con una jeringa de esperma vale. Y no hace falta joder, hace falta inyectar. Y punto.

Ni Lázaro Carreter

Después de un sábado encerrado en la residencia catastral desde la una y media de la noche, entiendo que no entiendo bien los titulares de las noticias deportivas, esas que me apasionan y que, de vez en cuando, odio un poquito más también con más frecuencia. Que llego yo solo con un gintonic en el cuerpo, y con un tercio, y un quinto, una puta nimiedad para lo que era, para lo que me he convertido y me encuentro con un Villareal Caníbal. Tal que así. Un tres a cero de un equipo recién ascendido a otro. Pero será lo fácil. Sólo fui un año al segundo grado de Periodismo, pero vaya tela. Caníbal, y con un sol de los buenos y con terremotos varios en la zona. Hubiera sido mucho más fácil recurrir al instituto de los terremotos o como se llame. Coda: ni don Lázaro Carreter lo hubiera hecho mejor en una de sus visitas al Conde. Ah, por cierto: ¿quién es el salvaje de las Antillas? ¿Monforte o Nepal? ¿No sabes lo que prefieres? ¿Y las morcillas de chato murciano como están? ¿Te conformas con la salchicha de Alhama o prefieres la de Lorca? Lo del parado occidental si lo entiendo. Demasiado bien. Y todo lo demás.

viernes, 4 de octubre de 2013

The Bridge. Primera temporada

He de reconocer que no he visto Bron, que sigue durmiendo en un cajón nórdico de mi habitación. Pero ha me sorprendido por su agilidad agradablemente The Bridge. Además, con Demián Bichir, después de su papelón en Weeds como Esteban Reyes, era de obligado visionado. Pero lo que cuenta, visto desde cualquier perspectiva, es un dramón. Miento, varios dramones a la vez, empieza a salir mierda y llega hasta la estratosfera. El Paso y Ciudad Juárez, el drama de las niñas y mujeres desaparecidas, juezas muertas, maridos cornudos, viudas peligrosas, túneles (otra vez, Weeds y Bichir por ahí) y un montón de arreglos y desacuerdos más. Buena primera temporada y tequila para todos.

jueves, 3 de octubre de 2013

Segovia vete de España.

Es lo que tiene un pepero cuando le hablas de Bárcenas o Naseiro; es lo que tiene un socialista cuando le hablas del GAL. Si no sabes reconocer la mierda propia no mires atrás, cierra el pico y vete a la mierda. En orden inverso, por supuesto. Y arándanos para todos. Coda: lo de los arándanos es porque el desempleo casi total me lleva horas a VH1, y antes o después salen Dolores y sus secuaces.

¿Qué es chulo?

Esa era la pregunta del italiano borracho carmolitano. Sí, sí. Bajaba al bar, se pedía dos copas de vino tinto caliente, comiendo arena y humo de gasoil, y una foticos. Y nada le importaba. Real como la vida misma.

Los profesores

Yo no puedo quejarme. Estoy de ocupa en la residencia catastral, no pago alquiler, me hacen la comida, me lavan y planchan los calzones, la docena de camisetas que uso a la semana, no pago comunidad, no pago luz, no pago agua. Con 36 tacos de vellón, tengo un 35% de jornada de trabajo, y, como el resto de compañeros que empezamos el 17 de septiembre a currar más o menos, cobraremos los días de septiembre a final de octubre. Pero tengo compañeros (y compañeras, Bibiana, que no nos olvidamos de ti que tú si que tenías un buen chollo, joder) que si lo están pasando mal. Padres de familias, que tienen facturas y libros de texto que pagar como si no hubiera mañana. Y se le pregunta al señor del Palace sobre su vuelta a la docencia, y, lo reconoce: es muy difícil que con los sueldos de mierda que tenemos, un político deja de pasear y vuelva al pupitre. Y todo lo demás.

Recuperando clásicos

Toca el momento, ante el desempleo estructural al 65% que tengo, de recuperar clásicos irrepetibles. El de hoy lo recogió ayer Moedetriana y lo he vuelto a buscar en su entrevista original en El Mundo. Ahí lo dejo que me voy a comprar tomates para almorzar en condiciones. Y todo lo demás lo trajo la crisis. ¿Pero qué crisis? ¿La de Islandia o la de Pakistán? Da miedo salir a la calle en Villa Desmadre y ver a esta chusma merodear por la calle, joder. Mucho miedo que medio palmos vayan amedrentando al personal con el visto bueno de Servicios Sociales y subvencionándoles las drogas y la metadona, pijo.

miércoles, 2 de octubre de 2013

El dulcísimo nombre del creador

O las llaves de San Pedro, que también tienen tela pero, incomprensiblemente, vienen sin llavero. Tanta aguaza sacada de la nave, para esto. Y todo lo demás. Agur.

Japonés siglo XXI

Se puede liar parda. Después del show de nuestro inglés con lo de las Olimpic Games, vuelve ahora Marianico el japo. Casi nada.

Así nos va

Queremos ser Portugal, Grecia, Islandia. Queremos que la juerga suponga que nos metan por el culo un cd hecho añicos. Así nos va con toda esta mierda. Menos mal que hay himnos, joder.

El fracaso

SVPER (Formerly Pegasvs) - El Final de la Noche from CANADA on Vimeo.

En La Furgoneta Azul se hace hoy una referencia a la charla/coloquio/diálogo, en plan reverteperoniano que tuvo lugar ayer entre Nicks Hornby y Kiko Amat. Se habló del Arsenal, supongo que del alemán engreído y del fracaso, ese estado que siempre es más cool que el éxito, que si no fuera por eso ahora estaría dando clase y no aquí perdiendo el tiempo. Y todo lo demás.

Un último esfuerzo

O penúltimo. Un ejercicio ereístico más, una barcenada más, una partidita de mus con tito Mariano y todo lo demás. Tampoco es para tanto, joder.

Con un par de ovarios

Aquí el asunto que repito, perdón, repetía, mucho a mis niños en clase. Sobre todo a mis niñas, que no se les olvide lo de sus hermanos mayores, sus padres y sus abuelos. Y todo lo demás.

martes, 1 de octubre de 2013

La barbarie griega

Escuchando al nuevo toro de los Kings of Leon, repaso, de nuevo el texto que enlazó Maventrap sobre el éxito obtenido por Amanecer Dorado en Grecia. El texto de Nikos Chrysoloras es explicativo: nos explica quiénes son estos tipos: son los mismos kinkis que encontramos con tatuajes extremistas en muchos sitios y miramos para otro sitio. De vez en cuando veo a policías locales, auténticos matones de discotecas, hablando en voz alta y se me caen los palos del sombrajo. Son los mismos que estos excrementos con orejas de Amanecer Dorado. Son el claro ejemplo de que el aborto debería ser legal en todos los supuestos. De cuanta mierda nos hubiéramos ahorrado si sus madres hubieran pensado de otro modo, pero es lo que hay. Y es Nikos Chrysoloras, en su texto, quien pone énfasis en la educación. Debemos explicar, mientras nos dejen, quienes son estos tipos, igual que deberíamos explicar (y no todos los catedráticos de Historia de los institutos de Secundaria de España) quienes eran los padres de Bono y Belloch. Falangistas, casi todos, que se recuerde. Pues eso. Que, aquellos que podamos, antes de nuestro despido total en junio, puesto que el de ahora es parcial de un 65%, llamar a la mierda como mierda. Y todo lo demás.

Recuperando clásicos

La pregunta del día, después de perder el tiempo en un claustro en el que me he ido sin firmar por primera vez en 9 años, es el motivo circunstancial de que 20 millones de yankis vivan en caravanas. 20 millones, se dice pronto.