miércoles, 31 de diciembre de 2008

La fiesta de los maniquíes.


Para los que salgáis esta noche (yo estaré refugiado entre azules y textos sagrados) recordad que es la fiesta de los maniquíes, de una panda de subnormales que en su mayoría no se miran la mierda de su ombligo durante 364 días, pero, mira tú, el 31 de diciembre, deciden que su gilipollez tiene que manifestarse públicamente. Desconfiad de l@s put@s maniquíes, porque, sin duda ninguna, su brazo podrido está cerca. Muy cerca. Y luego vendrá, como no, el réquiem. Y en ese réquiem yo me reiré. Muchísimo, sin duda. Y en sus entierros, más todavía. Muchísimo más. Pues eso, a kilómetros. Y punto

He matado a mis peces.


Como la historia del Dignidade. Pues eso, cuentos. Y punto. 

23.


Nuevo anuncio del rey. Siempre será el rey. Y punto. Lo demás, sucedáneos en plan KG. Por cierto, al señor KG se le ha vuelto a ir la pinza esta noche, y ya llevan 5 derrotas. Los que iban a batir el récord de las 70 victorias de los Bulls. Célticos, tranquilidad, que queda mucho. Y los Cavs están ahí. Justo ahí.

martes, 30 de diciembre de 2008

Métete el corazón en otro sitio.

Hay tontos que tontos nacen,
hay tontos que tontos son,
y hay tontos que vuelven tontos
a los que tontos no son. 
Menos mal que nos queda la música. Y las ceremonias
Joder, y estoy de mala cerveza sin probarla, que tiene narices. Y punto.
Y no pensaba decir esto, pero me estoy acordando del verano. Del maldito verano. Y de todo lo demás. 

Vicente...


Lo he visto en pjorge.com. Puestos a jugar, que el paisaje sea inolvidable. Y punto. Vicente, Vicente...

My Blueberry Nights.

Ayer fui con el novio de Mariló a ver My Blueberry Nights. Para que os voy a engañar, me enteré de la existencia de la peli por su banda sonora. Ese ángel que es Norah Jones se lleva un desengaño amoroso (“¿Cómo no decir que te vas a la persona por la que vives”), y decide replantearse su futuro. Pero antes, y ante un plato de tarta de arándanos repasa su existencia con el dueño de un destartalado bar con el que conocerá la verdadera realidad. Pero la distancia más cercana entre ambos lados de la barra no será instantánea, sino que pondrá tierra de por medio en busca de lo que tenía a medio metro. Para ello, vía ruta 66, iniciará un viaje en busca de ninguna parte y de un coche, encontrando personajes por el camino. En cada pueblucho al que llega tendrá una identidad: Elizabeth, Lizzi, Beth. Memphis y Las Vegas como ejemplos de la otra América, la del alcohol permanente y el desamor, la de la locura y la comida basura, la de las judías y el día entero sin dormir. Y vuelta atrás en busca del verdadero amor. Del amor de verdad, que es distinto. Una joyita para ver con los oídos limpios y el alma despejada. Y punto.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Soy de Barcelona. Somos de Barcelona.



Como dijo Samaranch, Barcelona. Pues eso:

Voy a cantar esta canción
con todos mis amigos
y todos somos de Barcelona.

El amor es un sentimiento
que no entendemos
pero vamos a regalártelo.

Apuntaremos las estrellas,
apuntaremos tu corazón
cuando viene la noche
y te traeremos amor.
Serás uno de nosotros
cuando viene la noche.

Aunque, pese a lo que piensen algunos, no estaba de farra con Gerrard. Creo que puedo jurarlo, aunque me hubiera apuntado a esa fiesta. Seguro.

¿Estafa?

En casi todos los casos, yo creo que sí
En fin, que miro el calendario y es el único consuelo que me queda
Al final, estafado y todo lo demás. ¿O es que esperabas otra cosa? Y que ruede lo que tenga que rodar. Eso es todo: una pantalla en negro en el que, de vez en cuando, hay una melodía que me hace tener esperanza. Pero el problema es que cada vez es más lejana la melodía, y el negro más negro que ala de un cuervo. Y mira que son negras esas alas. Y punto. 

domingo, 28 de diciembre de 2008

La Tercera Intifada.

Que viene. La tercera. Preparad las retinas a la hora del telediario, del informativo, de las noticias. Carne, y sangre, y destrozos, y metrallas, y sesos sueltos, y piernas hechas añicos, y añicos hechos piernas. 
Como cantan Beef, tenemos "paté de Mosad" para mucho tiempo. Para mucho tiempo. A ver lo que dicen ahora los putos zares de la concordia, los malditos regaladores de consejos, los ombliguistas de la paz. Y Obama, a ver que dice el presidente de la esperanza. E Hilaria, a ver que dice Hilaria, con o sin Guillermo. Por eso, sigo esperando la resolución final. 
object width="425" height="344">

Ventanaespejo

sábado, 27 de diciembre de 2008

El hijo de Dios.



Una de las mejores canciones de los últimos tiempos. Diferente, distinta, inteligente, ilustrativa, llamativa, matices incoloros (porque a fin de cuentas a Dios no se le pueden poner colores, y a su hijo, menos), definitiva, valiente, fuerte, carismática. Y todo lo demás.

viernes, 26 de diciembre de 2008

The Spirit.

No la entendí. The Spirit. Vaya película. Vendida como otra Sin City. Pero ni le llega a la suela de las zapatillas. El espíritu. El espíritu semental rodeado de asesinos y guapitas. Me quedé durmiendo en el cine durante la primera media hora. Di 4 ó 5 cabezadas, y no fui el único, pese a que el ruido era atronador en la sala 10. Mucha sombra por ordenador y la corbata roja de un lado para otro, y todo lo demás. Quizás la culpa sea mía, y no entiendo los tebeos ni las historias diferentes. De la pléyade de heroínas de cómic, aparte de Eva Mendes (da igual lo que haga, siempre la tendré en un altar), sólo salvo a Sarah Paulson. Y muy fuerte lo del personaje de Samuel L. Jackson, en plan hitleriano. ¿Es que estamos locos? Un afroamericano rodeado de esvásticas. Si a alguien le ha gustado, que me lo diga. Que me la explique. Si van todos de inmortales, ¿para que la película? Quizás es que no consigo entender la verdadera razón de los superhéroes, pero es lo que hay. Tendré que formatear mi disco duro. Siempre nos quedará Murcia y la inocencia. Y si que grita la ciudad, si que grita. Y punto. 

Altarcicos.

Me ha mandado Pedro el que todo lo sabe unas felicitaciones que comparto, como diría Morrison, yo soy el rey lagarto, yo parto y reparto. 
La primera es la suya y la segunda la de Ajva. Pues eso, a automatizar el proceso navideño. En la de arriba es el pastorcico con esparteña, y salen algunos de sus secuaces en el auto de reyes huertano que hicieron bajo las órdenes del fallecido Mariano M.  hace unos años.

¿Lechal o lechazo?

Dice la Rae sobre la venganza que es una satisfacción que se toma del agravio o daño recibidos. También que es un castigo. Y otra cosa en plan Moctezuma. Venganza. Necesitamos venganza:

-         Para una de las bombas de relojería más asesinas de la historia.

-         Para unos angelinos.

-         Para un Papá Noel.

-         Para otra que yo me sé. Y para unos 4 que deben morir cuanto antes mejor.

Aunque siempre nos quedarán los Nikis

jueves, 25 de diciembre de 2008

Jesús, diablo y langostinos.

Siempre hacen falta los contrafuertes. Qué serían las catedrales sin ellos. No se podrían contemplar las vidrieras. Son como los grises. La escala de grises entre el blanco y el negro. Las miradas furtivas. Los puñales ensangrentados. El rojo sangre como motivación. Las dos caras de distintas monedas. El alma ausente. La decadencia sostenida. Los titanes utópicos. Las renuncias en la noche. La inocencia azul. La noche sin paz. Las escamas sentidas. Brillo. El destape del hedor. El olvido. Hasta la derrota siempre. Siempre.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Nochebuena 2008.

Otra Nochebuena más. Allí estábamos con la anfitriona Carmen Ruiz,  y su hermana Isabel, y el señor Juan Pedro, y Santi y Pedro, y Carmen y Miguel, y Carmen María y Santi (ahora ya no te llamo María Fuensanta, al final voy a aprender), y María y Elisabeth (¿o es Elizabeth?), y con Pedro el que todo lo sabe, y un servidor  (aparezco muy bien acompañado en las fotitos del N70). Pues eso, que no estamos para patinar, pero podríamos. A disfrutar de las fiestas y de todo lo demás. Y punto. 

Gatos, cejas y altura.

Al final me voy a comer las palabras. ¿Serán inmortales? Va a ser que no.
Si quieres aprobar, ya sabes. Hazte el Gallagher. Ceji hasta la muerte.
¿Estás a la altura?

¿Se habla en España de Justicia?

Ciega o no, como decía el otro, no existe la ley, sino un tipo que interpreta la ley. O unos tipos que interpretan la ley. El diálogo que tuvieron el gran Alsina y Julia Otero es una buena prueba de ello. Aunque todo es interpretable. O no. Y lo que me gusta es que cada uno dice lo que piensa, y no se callan. Me gusta la sinceridad. Añoro la sinceridad en los medios de comunicación. Que no vaya el personal en plan aséptico. Porque ya sabemos lo que pasa los domingos. Y siempre hay algo mejor que un domingo.

El último voto

Viendo El último voto se me vino a la cabeza el viejo lema de la época egebiana del baloncesto&gintonics, el de la capacidad de elegir. O de no elegir y ser del club del ni fu ni fa. Todo chicle es estirable, toda cometa volará hasta el final del horizonte. Pero el film es más que eso. Es el retrato de un modo de vida. Es una ilustración de la sociedad decadente y desilusionada del siglo XXI. Porque se puede perder el dinero, se puede perder un décimo premiado, se puede perder una casa o un equipo de Alta Fidelidad. Pero lo peor de todo es perder la ilusión. Tanto que dar y tan poco que recoger. Y la fruta madura cae por su propia podredumbre. Un Kevin Costner abonado a la cerveza y a la desazón; una hija en edad escolar que todavía cree en la utopía; unos periodistas que venden el alma por una noticia (no me extraña con el personal que veo en la facultad lunes y martes); y de los aspirantes a la presidencia de los USA… pues que son aspirantes a la presidencia. El largo invierno de la desesperación. En el siglo XXI todo está en venta, es la época de los embaucadores. Todo se vende, absolutamente todo. ¿Y las preocupaciones de la gente? La peli toma el precedente de Florida, ese escándalo en el cual, parece extraño, todos salieron victoriosos de la derrota. Se pide el voto renunciando a los ideales, no se dice la verdad aunque eso te haga ser más falso que un billete de Rompetechos (que no todos van a ser de Mortadelo, joder). Pero yo me quedo con la cara de esa niña que vive con ese desastre de padre. Pero es su padre, su bandera, su caña de pescar, su obligación de despertarlo cada día. Su alma en pena, pero, a fin de cuentas, su alma. Porque todos los árboles tienen raíces. Y punto.

¿Clase política?

martes, 23 de diciembre de 2008

Atraco Perfecto.

Tengo una asignatura pendiente. Y no es la peli de Garci. Una maldita asignatura pendiente. Fue mi obsesión durante tres, quizás cuatro años. No podía quitármelo de la cabeza. Se trataba de dar un golpe en condiciones. No un golpe encima de una maldita mesa. Dar un golpe, un palo de verdad. Si se planifica bien, es coser y cantar. Aunque no sepa ni coser (¡¡¡) ni cantar. Quizás lo segundo sea lo que más me fastidie. Pero no en fin, no se le pueden pedir naranjas al cactus. A lo que iba, robar. Se trataba de robar. Pero hacer uno a lo grande y retirarme en plan magnate de la patata. Que ese si se podía retirar. Otro día hablaré del magnate de las patatas. O del magnate de  la cebolla. Se puede hablar de los dos, que a fin de cuentas son parientes, y son dos vidas de peli. El palo, joder, que me pierdo por el Prado Menor. Y robar en una oficina de ahorros, en un autobús en mitad de la huerta, en cientos de casas. Pero resulta que es delito, y no me atreví. He hablado con gente que ha estado a la sombra mucho tiempo y no se arrepienten. Alguno ni de haberle robado a su propia madre y que ésta lo denunciara. En fin, que a vaca pasada todo es mucho más fácil de decir, mucho más fácil de escribir. Lo único que faltaron fueron cojones. Estaba todo en mi cabecita. Aunque no fue solo por mi culpa. A todos los que se lo decía se quedaban en blanco, con cara de estar oliendo cosas raras (y no quiero extenderme en esta expresión porque acabaría hablando de periodistas muertos). Lo mismo es que se asustaban y se lo hacían encima, los muy mierdecillas. Pues eso, que perdimos nuestra oportunidad, fundamentalmente en la primera mitad de los noventa. La crisis del 92 y todo lo demás. Ya se sabe, todo está en Rusia o en Rumanía. Pero no me atreví. Y digo todo esto porque esta madrugada he visto, por cortesía de Antonio (sales en todas las fotos, se lo voy a decir a Mariló), Atraco Perfecto. Aunque en realidad se llamaba The Killing. Sinopsis sencillita: pandilla de conocidos que se juntan para dar el golpe de su vida. Un peliculón. Qué más se puede decir. Estáis a tiempo de verla, ya no se hacen pelis así, ya no se dan golpes así. Aunque siempre hay un hijo de perra que lo jode todo. Un hijo de perra. 

lunes, 22 de diciembre de 2008

Se me ha perdido un hijo de perra.

El estado del periodismo historicista en el siglo XXI:

-         No importan las mentiras de la guerra.

-         No importa Irak

-         Tampoco Afganistán.

-         El euribor. ¿Qué es el euribor?

-         ¿Cuántos son doscientas libras esterlinas?

-         Hay mascotas que se pierden.

-         Y todo lo demás también.

-         No importa Somalia, ni Argelia, ni la dictadura de Marruecos. Ni la exGuinea española. Tampoco el Sahara occidental. Ni el otro.

-         El periodismo en la ciudad de Murcia es una bazofia, que antes me he equivocado.

-         Los fuegos artificiales en las fiestas de las pedanías son una puta mierda. Perdón, me he equivocadao. Una putísima mierda. De puta madre para arriba, como buenas putas.

-         ¿De qué puede presumir Murcia?

-         ¿Dónde están los corazones locos?

-         Andar es la mayor mentira de la historia.

-         Definitely maybe. Aunque prefiero las espadas.

-         Por mi, que se mueran todos los animales. Incluso los que van a cuatro patas. Puta escoria.

-         En Cuba parece ser que todo es una democracia parlamentaria. Viva la revolución francesa, el parlamentarismo británico del XVII y la revolución norteamericana. Los hermanos Castro son los nuevos liberadores de la humanidad.

-         Faltan espadas y sobran cabezas.

-         ¿Por qué se le permite la existencia a los terroristas?

-         Cha… ¿Por qué un presi que empieza así siempre acaba así?

-         El puto Pinocho. Y, como dice el pueblo universal, et, et. Puto et. Y todos los hijoputas que siguen esa puta mierda. Et. Viva el latín. 

-         Violines, violines, violines, violines, violines, violines, violines, violines, violines, violines, violines. ¿He dicho violines?

-         Pues eso, todo por un. Por un hijo de perra. Por un perro.

-         La puta canción. La mejor canción

Tanto rollo con la persiana.

Empiezas a caer y no ves el final. Porque el final no existe en las caídas. Ni tres ni doscientas, una caída es una caída. Y tropiezas mil veces. Eso es la supervivencia, un trayecto a ninguna parte en el que sólo recibes golpes. Y todo lo demás.

Aunque si hay que ir al espacio exterior, que sea revisitando clásicos. Que para algo se inventaron.

Y si hay que ir al exterior, que sea a México. O a Méjico, que yo no soy como el Andreo. ¿Texas o Tejas? Da lo mismo, yo me voy a Méjico/México. Con Vanessa, por supuesto.

Pues nada, a jugar con la persiana

domingo, 21 de diciembre de 2008

¿Gintonic o dry martini?

¿Cambiarías a alguien por alguien?
Quizás no; pero me gusta el Dry martini SA
Era un sueño y ahora es real. Joder, como lo borda el tipo. 

La tabla periódica.

Ojo al parche.
Los chicos de la gasolina, que dijo el otro.
Aunque siempre nos quedará Portishead.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Max Payne.

Hay que tener miedo de la gente a la que le falta algo. Sentimientos, dinero, obsesiones. Lo que sea. Todo se transforma, que diría el otro. Viendo Max Payne me doy cuenta que sí, que la vida es una película. O un videojuego. Va todo de la mano. O quizás, no. Pero todo sí que tiene repercusiones. Todo queda grabado en el disco duro. Todo marcado. Y todo queda en un albergue interior. Y los rencores están justificiados. Y toda ofensa se merece una venganza, aunque sea en plan palestino. De verdad. A cada cerdo le toca su San Martín. Segurísimo. ¿Quién dice que a todo le falta sentimiento? ¿Quién que a todo le falta corazón? La sangre y las mentiras y todo lo demás. Todo eso es Max Payne. Pues eso, destrozo y condena

Puntos de vista.


El rasero indie. Siempre se habla de la capacidad de generar formas y tiempos por parte de la crítica. La musical es un caso. El caso de Deluxe, el paradigma. ¿Es tan bueno? ¿O simplemente la crítica la aupó no se sabe muy bien por qué? Hay un poco de todo. Y todo lo demás. A criticar se ha dicho.

Por cierto, habrá que poner el Belén.

El futuro y el universo. El pasado y su regresión. Y pensar lo que fue y lo que pudo ser.

Pues eso, que la crítica es así. Y siempre hay que criticar, para mal o para peor. Errores fatales o triunfos honrosos, idas y venidas, marchas sin verde, muertes prematuras y templos de oraciones.  ¿Es todo verdad o un maldito juego? Y punto. 

viernes, 19 de diciembre de 2008

¿Aventuras?


Buscas la luz, pero puede que te encuentres con la oscuridad. Ahora se lleva esto. El problema es que llegue el día que, un (des)gobierno diga que sobra la Puerta de Alcalá, o la catedral de Murcia, o la Sagrada Familia, o el Acueducto de Segovia, o el Guernica, y se los carguen. ¿Es historia?
El Show de Brandon Roy.
Efectos colaterales.
Aunque siempre nos quedará el espíritu de Brian Wilson.
Pues bye bye bye.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Cómo ser Stephon Marbury.

Os dejo el enlace a unas letras que he juntado sobre Stephon Marbury en Ultimatenba. La historia mil veces repetida: Cómo ser Stephon Marbury.

Pues eso, vidas desaprovechadas. O no, que hasta el rabo todo es toro. Aunque siempre nos quedará el diablo. Y me encanta el diablo. 

Era de esperar.

Un Real en muy mal estado. Fatal. Con eme mayúscula. 
Aunque el presi no sea un pelele.
Y encima dicen que no hay remedio para la resaca. El único remedio es beber alcohol de verdad, no la mierda que se pide el personal. 
Es que estos últimos días...Es verdad, las palabras sólo pueden hacer daño. 

miércoles, 17 de diciembre de 2008

¿Feliz Navidad?


¿Dónde? ¿Dónde será?
Menos mal que siempre nos quedará La distancia adecuada. La distancia. Joder con la distancia navideña. Y Geraldine.
Esperando la navidad. Perrito incluido. Y todo lo demás.

martes, 16 de diciembre de 2008

¿37 ó 28?

Empiezo siendo un 37. Un maldito 37. ¿Quién quiere ser un 37? Un 23 sí, pero un 37. No me jodas. Un puto 37. En fin, es lo que hay. Respiro profundamente. Estoy cagado. Siempre me pasa. Justo antes, me pasa. Como un perro cuando ve al de la zoonosis. Al maldito imbécil del mono blanco de la zoonosis. ¿Qué se cree? ¿Va de Alex por la vida? Me cago en la leche desnatada. Aunque más que leche parece agua con pintura blanca. Que asco, joder. En fin, que me voy para abajo como me descuide. Y la galleta va a ser de cuidado. Un 37. ¿Me prestará alguien atención? Y con este gorro rojo debo de ser el hazmerreír de medio universo. Estiro los brazos intentando alcanzar las rodillas. Puntillas y todo lo demás. Estoy cayendo. Estoy volando, joder, estoy volando. Esto es volar y no lo que hacías tú, maldito Ícaro. Concentración. Esta vez voy a caer bien. Como un desconocido en una celebración incelebrable. Y caigo bien. Y levanto los brazos. Y soy un triunfador. Pero no. Resulta que soy otro distinto. Un 28. Un maldito 28. Esto es una metamorfosis, y no la de Kafka.

Fr

¿Quién te envía? Jamelgas y todo lo demás.

Perfect time. Si siempre fuera así.

¿Prohibido prohibir? No sé. Y si un día prohibimos la leche o el pescado. A mí no me gusta el pescado, y entiendo que el personal se lo meta entre pecho y espalda. Opinión sin dirección, que decía el otro. O no.

Ahora que se separan, Círculos. A rodar se ha dicho. 

El agua y las tormentas.

Piensa que tienes sed. Sed total. Piensa que llevas 2 días sin beber agua. Agua. Y la tienes por todos lados. Ves agua por todos lados y no puedes beber. Y la locura se hace agua, los pensamientos, también agua. Y todo gira alrededor del agua. Incluso los anillos que van a dejar de verse.  Incluso la luna sin Jamario. Cualquier experiencia es agua. Toda la eternidad es agua. Y tienes que encerrarte, y estar dos años controlado, bebiendo una cosa que es todo menos agua.  Suenan violines, suenan contrabajos incontrolables, suenan decadentes obsesiones. Todo suena a agua en esta puta vida. Cuando te despiertas, encerrado dos semanas, te das cuenta de que no es agua lo que añoras.  Los universos estéticos nunca son acuáticos, ni lo serán. Es otra puta cosa.  

 

lunes, 15 de diciembre de 2008

Mi nombre lo pones tú, ficción.

Hola me llamo XXX. O ASDF. O las iniciales que quieras, joder. Técnicamente no puedo hacer botelleo, no puedo comprar alcohol a los chinos que les compro el alcohol y el tabaco. Tampoco puedo salir del insti sin autorización. Tampo puedo cagarme en los muertos del jefe estudiantil, pero lo hago. Tampoco puedo amenazar de muerte a los profes, pero lo hago. Puedo pedirle 50 euros a la semana a mi padre, y quizás me de 60. Me río de todo Cristo, incluída la profe de religión. Pero estoy tranquilo. Me lo paso todo por la funda del forro de mis caprichos, porque todo es mentira. Y, encima, ya estoy. Afiliado, digo. Huracanes y todo lo demás.

Y me encanta la ficción. La puta ficción. Y la otra. En fin, voy a intentar desayunar antes de que me maten. Chaíto!!!

Prelavado.

Vivan las lavadoras.

domingo, 14 de diciembre de 2008

De tal manera espero.



Hoy es la festividad de San Juan de la Cruz. Un tipo a ten(er) en cuenta. Paranoias y otras cosas al margen, siempre nos quedará su obra. O no. Vaya usted a saber:

Vivo sin vivir en mí,
y de tal manera espero
que muero porque no muero.

Pues a esperar el momento. El momento de la huelga. Ya está bien que los sindicatos de clase den pleitesía al Gobierno. Huelga general ya!!!
A saltar se ha dicho. Y a jugar el partido. Y punto.

La siesta del verraco.

Como voy a estar un tiempo sin ver a cerdos y cerdas, y quizás me recluya por unos días en plan Gog, ayer hice una visita a unos chatos murcianos. Para un día que no pruebo el vino, me voy de chatos. Autóctonos de Murcia. Sólo les falta la cadena en el pelo. Se aprovecha todo menos las uñas de los pies, como dice el himno. ¿Era la marsellesa? O que más da. El himno de Francia.

Y me quedé admirado por el verraco. Son unas instituciones. Los berracos, digo. Es como la acción tutorial. Siempre esperando una MQMF. Pero el cerdo en cuestión siempre cumple. Un campeón. El dandy de los cerdos. Un crack. Un follador nato. Y encima se folla a las más cerdas (tenía 13 esperando). Y punto.


El sábado de Beatriz.

La frase del día, encontrada en un artículo de esa voz increíble llamada Andrés Aberasturi (hay un montón de mujeres que lloraron al verlo por primera vez en la tele con ese careto): “ Sólo advertir a IU sobre su EB: con madrazos como este, no sólo no van a salir de sus crisis sino que les va a sobrar hasta la I de Izquierda”.

Espectacular Beatriz Fernández y espectacular el equipo nacional de Balonmano. Espectacular lo de Beatriz. Todo lo de Beatriz.

I want to be rich and I want lots of money. Y quien no!!! 

Asóciate, Hijoputa.

Pues eso, Beatriz a la enésima potencia. 

sábado, 13 de diciembre de 2008

Don Ángel.

Ayer pasamos por Totana y su feria de día. Estoy esperando las fotos, chic@s. Para ayer. Claro y meridiano. Venta La Rata y comida con los tutorandos (¿se dice así?) de don Pedro Juan. Por allí estaban África, Zoilo, Toñi, Feli, Encarnita (amén), Reme (te debo una disculpa pública), Pedro y más gente. Sería largo de enumerar. En fin. Un día. Un buen día. Y estaba don Ángel. Hay estamos los dos hablando de adolescentes y jóvenes, de la muchachada del siglo XXI. Y tomándonos unos gintonics, como tiene que ser. Luego vi el Belén un poco borroso, pero eso da lo mismo. Nos pusimos de dos mil maneras. Y que más da. Y allí estaba don Ángel. 70 años cumplidos el día 22 de noviembre, y sigue dando clase. Y su asignatura se perderá con él. Un crack. Ángel, como recuerdo aquellos miércoles y jueves en el Lolas. Aquellos martinis y buena compañía. Y punto. 

jueves, 11 de diciembre de 2008

No me lo esperaba.

No era España a las 8, pero el sueño me supo a poco. Las fotos de la encerrona de ayer en el Zalaca. Qué responsabilidad.
Señalar, como dicen los Acusicas, es de buena educación. Y una obligación. 
¿Pero por qué nos agachamos? El que nos viera... Se caen los falsos mitos. Hasta los del pelo.
Y en la última foto queda claro que no bebimos nada. Mesa inmaculada. Y punto. Y muchas gracias, jóvenes.
Coda: Roberto, joder, piensa un poco en Rafa; contrólate un poquito, campeón. Eso de asaltar a jóvenes de cincuenta y uno está muy bien, pero hazlo en privado, calamar. 

¿Durará mucho tiempo?

Porque siempre es importante tener una silla a mano, y hacer el payaso, y coger un violín, y una gafas de sol, y un periódico, y una diana. Y todo lo demás.

Y hay días en los que sólo te apetece una manta. Una y punto.

Y buscar un lugar dónde perderse. Y perderse hasta la inmortalidad.

Y un adiós contradictorio.

Y crujidos.

Y hacer cosas…a ciegas. Siempre a ciegas.

Conservándome en formol.




Ayer me hicieron un par de encerronas. La segunda en el Zalacaín. Allí estaban unos compañeros que no me los merezco. Despidiendo al eventual y regalándome un Carlos Fuentes. Muchas gracias a Yolanda, Susana, Maribel (sin Rafa), Roberto, Teresa, Isabel, Zoilo el embaucador, Eva y Mario, Maica y Mar. También estaban Antonio y Sergio. Unas risas y todo lo demás. Pues eso, resistiendo a la Eso. Y punto. 

miércoles, 10 de diciembre de 2008

A la ribera del Thader


Siempre digo, siguiendo al Maestro de Gramática, que las tradiciones son modas envejecidas. No todo el mundo piensa lo mismo, y lo respeto. No sé si debería, pero lo hago. Aunque hay algunas que no lo debería. En fin, que me voy del tema. Perdón, de la unidad didáctica, que dirían los 4 gilipollas que me dejaron sin plaza. Lo bueno es que, como Murcia es tan pequeña, me voy a encontrar con ellos, y, desgraciadamente para ellos, si mi higado aguanta, voy a ir a sus entierros. Pero eso es otra cosa distinta de lo que quería contar. Que Pedro y Juan Patricio, empezaron el pasado 3 de diciembre un superprogramón sobre tradiciones y cosas varias. El espacio en cuestión, todos los miércoles de 9 a 10 de la noche, en Cadena Radio, 96.8 de la frecuencia modulada, se llama A la Ribera del Thader. También están poniendo el programita en su blog. Ánimo y al toro, ya que estamos con tradiciones. Y como cantaron Klaus&Kinski:

Vamos a hacer
algo que dure mucho tiempo
para que
nos admiremos de verlo.

Voy a trenzar una cadena con tu pelo,
y colgarla de mi cuello
y que así me abrigue el pecho.

Y conservarte en formol,
meterte al congelador,
o guardar todas tus uñas
en un frasco de cristal.
Cómo puedo conservar
lo que no puedo controlar,
si los dioses son propicios
y no me retiran su favor.


Coda: A esos entierros, Dios mediante, iré a título informativo. Por supuesto. Faltaría más. A dar fe. Agnosticismo al poder. 

Sangre y neuronas.

A mi cuesta. Incluso del revés. Pues imagínate cómo les llega.

martes, 9 de diciembre de 2008

Leer es de fachas.


¿Ha vuelto el fascismo?
Aunque siempre hay algo que puedas hacer con tus propias manos.
Mejor los cortos de 51 segundos.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Klaus&Kinski

Sábado por la noche. Después de tres azules en el Cuervo, concierto de Klaus&Kinski en el 12 y medio. No esperaba mucho y me sorprendió gratamente. En el disco hay algunas canciones demasiado lentas, pero en el directo se portaron. Conectaron con el personal, con cuchara y tenedor, como dicen. Un buen disco y un mejor directo. Sarcasmo al poder, títulos llamativos y letras imaginativas. Crucifixión, la solución.  Esta mañana han ido a Hoy empieza todo.Pues eso, Tu hoguera está ardiendo.  Y punto. 

La lluvia y todo lo demás.

"Se formó a partir de la Revolución francesa, y no me acuerdo de esta pregunta y si lo llego a saver me hago unos chuletones del quince porque todos copian menos el tonto de yo. Esto y mucho más ocurrió en Italia en el siglo XVIII o por ahí". 
E, incluso, Some Velvet Morning. Y punto.

28 años sin.

28 años sin Juanito. Musicalmente hablando, era el menos moña de la doble firma L-M. Desde el punto de vista de talento, sólo George estaba a su altura. Lástima no saber que hubiera hecho con 64 años. Icono de masas. Fenómeno social. Pacifista por excelencia.  Algo más que todo. Fresísitico incansable. La claridad del libro tibetano de la muerte. La mejor canción del Revolver. La claridad y todo lo demás. Ángel y diablo a partes iguales. Aunque como decía el miembro más aventajado de los Stones, “el diablo es un agente doble al servicio de la Providencia”. Pues eso,  diablos e inmaculadas. Y punto. 

domingo, 7 de diciembre de 2008

Fuera de juego.

Si todo se pudiera resumir con palabras sería mucho más fácil. Es un dilema esto de la supervivencia. Perseguir la última vez. Aunque quizás, quedándome con sólo una parte… O no, mientras tanto no sé que hacer. Habrá que largarse. Por supuesto, a toda velocidad. Y punto. Y todo lo demás

sábado, 6 de diciembre de 2008

El profesor de Historia.

Llego puntual. Como siempre. Hay que dar ejemplo. La gente que no es puntual debería estar en otro sitio, aparte de muerta de sueño.  Una cosa es una cosa y seis media docena. No hay nada que más odie. Bueno, a partir de hoy, también otras cosas. Me preparo la clase, que no se le pueden pedir peras al olmo. Y en Internet siempre hay algo de última hora que comentar con lós jóvenes. Nada nuevo bajo el sol. En fin, lo de siempre pero en plan postmodernista. Subo a la segunda planta. Cojo los libros, la agenda, el cuadernillo de los intelectualmente hiperdotados, el otro de los otros y todo lo demás. Toca la sirena, pero no es la de incendios. Comienza la gran mentira. A vender la moto, se ha dicho. Pero hoy va a ser de mayor cilindrada. Por si acaso, habrá que darle hilo a la cometa. Todo iba normal, todos entraron normalmente en el aula. Pero algo cambió. Y menos mal que no hizo booooooooom. Por eso historia era la única que no me fugaba en segundo de bachillerato. Y menos mal que no lo hizo ese día, porque el de guardia siempre es un julay despistado. Por eso, y por todo lo demás, esta noche brindaré con champán. Por las supernovas que me quedan por ver explotar. Y punto. 

La historia de Wo Weihan

El lunes por la tarde, en la facultad, leyendo El Economista, puse, como siempre, atención en lo que contaba Juan Pablo Cardenal en Sin cuentos chinos, la columna habitual de este corresponsal en Asia. Contaba la historia de Wo Weihan, un bioquímico chino que conocía a la perfección el viejo continente y que contaba en su currículo con distintas patentes. Fue detenido por, presuntamente, “espiar” para Taiwan. La historia la resumía perfectamente Amnistía Internacional el día 26 de noviembre. Sus hijas, cuenta Cardenal, austriacas de origen chino, después de 4 años siendo olvidadas por las autoridades chinas, son informadas de que pueden visitar al condenado a muerte antes de una semana. Occidente intenta algo (algo que debería haber hecho con más énfasis mucho antes). Pero no. El día 28 de noviembre, Wo Weihan fue ajusticiado a través de una bala en la cabeza. La columna de Cardenal, de lectura obligatoria en cualquier facultad de periodismo que se digne a llamarse así, antes o después de Bolonia, ilustra a la perfección la situación: “Con la muerte cerebral, quién sabe, quizás hasta dio tiempo para rescatar sus órganos y traficarlos al mejor postor”.  Sí, sí, esta es la China que ahora vale como modelo económico para Occidente, la misma que mata  a incontables personas al año por distintas causas. En la nota de Europa Press se interpreta como golpe de China a la Unión Europea por la reunión de SuperSarkozy con el Dalai Lama. Viva la democracia china, esa misma en la que fueron a retratarse los dirigentes del mundo en las olimpiadas veraniegas. Esta es la imagen del comunismo del siglo XXI, el que ahora quieren imitar con la estatalización de la economía. Pues vaya una puta mierda de economía y de Estado y de todo lo demás. Vergonzoso. Pero este verano nos vendieron bien la moto los chinitos. Joder, si parecían estálines de la concordia.  Sí que aprendieron bien del bigotudo ruso. Y nosotros haciéndonos los ciegos. En fin, es lo que hay. Aunque no hay que mirar tan lejos. Ayer repasando el soitu, me encontré con estos datos que reflejan el pastiche que es la democracia. Esto me pasa por ser abstemio un sábado por la mañana, limpiando y limpiando y dándole vueltas a la cabeza. Viva la democracia!!! Y punto. 

viernes, 5 de diciembre de 2008

¿Sumas o restas?

La vida es eso. Sumar y restar. A dividir es que no llego. La existencia y los radicales neutros. Siempre hay que hacer algo en esta vida:
6) Ahora, quizás, ya pueda empezar con las tablas. De multiplicar, por supuesto.

Honrando al más grande.

Se fueron unos muy grandes y llegan otros que también lo serán. Diga 5 seguidos

jueves, 4 de diciembre de 2008

La resolución final.


Esta sí que es la resolución final. La foto de esa decena de personas, de esa decena de valientes. Imaginad ese pueblo. Más o menos como el mío. Pero con la misma mentira de siempre. No comáis hamburguesas, ni morcilla murciana, que acabarán con invasión. Vaya pandilla de valientes. Vergonozoso lo del resto. Aunque ya no me sorprendo. Ni de la foto de la partida. Estos abuelos ya tienen bastante con lo suyo. Siempre que pasa algo de esto vuelvo a poner, una y otra vez, la resolución final de Beef.

La resolución final

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Soseki ha muerto.

Soseki ha muerto. La ha palmado. No es el de las fotos. El retratado es de mi condición: peatón miserable. Nos vemos en la estación. Miento. Miento enormemente. En toda la región de Murcia no hay una estación que merezca ese nombre. En el apeadero, diremos. Este está trastornado de aspirar tanto gasoil, pero es lo que hay. Soseki, por su parte, si es conococido. Es un personaje mediático. Su muerte podría ser comparada a la de Chanquete. Pero no. Me he enterado por soitu. No entiendo estos dramones por los animales. Son animales. Seres pluricelulares. Y peludos. Y una panda de mantas. La gente le pone nombres inusuales. Incluso en Alhama a alguno lo llaman Diógenes. Pero lo bueno de los gatos es la leyenda urbana. La leyenda de las 7 vidas. Vaya una milonga. Milongaza. Se mueren, la palman, la joden y van a una maceta. Aunque esa es la pregunta más importante. Cuando un ser peludo como ese, alfombra de pisos y calles, la palma, ¿qué se hace con él? ¿De verdad que se hecha al contenedor? ¿Y a qué contenedor? ¿Al del papel (¡¡¡por el que harán en el futuro!!!)? ¿O al de la materia orgánica? Aunque en el del vidrio podría ser considerado una performance de esas postmodernistas que hacen los chicos que reciben subvenciones por lo que hacen los borrachos en los jardines quemando cartones. Esto es lo que hay. Y otra cosa. No entiendo los juicios a los pobres chicos que han matado algunos gatos. No lo entiendo. De verdad que no. Que no lo entiendo. Esto es una injusticia. Por menos se han hecho revoluciones. Pues eso, que de siete vidas, nada. Que se mueren. Y punto. 

martes, 2 de diciembre de 2008

Yo ya no.


Yo ya no. A  partir del día 12, yo ya no tengo trabajo. Aunque voy a ser el tres millones y pico. A más de 6000 al día, pues ya ves.  La cosa está parda. Y hoy se preguntaban en siglo XXI si los cazadores hacen deporte. Pues no. No voy de regalador de consejos, pero no dadle mucho al agua, que siempre nos queda el azul. Por cierto, habrá que germinar judías, ¿no?

domingo, 30 de noviembre de 2008

¿Qué tendrá la botella?

Empatiados que estábamos, y vemos la botella de marras. En un rato no vería casi nada, pero es lo que tiene. Otro motivo para que Fernández-Mallo lo tenga en cuenta para sus próximas obras, que no todo van a ser zapatos. Lo bueno es que tú estás aquí

Almas reflejadas.


Entro por una puerta metálica. No sé muy bien si estoy en el Congo o en Burundi. Da igual. Todo es lo mismo. Esto es una especie de manicomio. Digo una especie porque la selección natural aquí es otra cosa. Si Darwin levantara la cabeza se volvía a morir. Seguro. Seguro que la palmaba. La evolución no puede ser esto, seguro que no. Repito mucho seguro porque no lo estoy. Esto es el viento hecho dolor. No sabes lo que va ocurrir diez segundos después. Es así. Es como si un predicador intentara vender algo por la tele. Inútil total. Y entonces veo la claridad. Veo los ojos más claros del mundo sobre un fondo negro. Después veo a alguien sostenido por seis personas, cogido por el cinturón. Y un plato en el suelo al lado de la mayor loca de la historia. Y un cordón haciendo su trabajo. Y los nudos hacen daño. Y unas manos esposadas. Y otro loco esposado a una tubería. El vómito, prieto o no, va a salir pronto. Y vuelvo a entrar, y veo más nudos y más negros atados. Y a uno se le cae la baba, y otros rezan, y las flores buscan su esplendor. Todo está aquí. Llevad cuidado. No se trata de perderse en la traducción, sino que el traductor te venderá. Y la cama sin hacer. ¿O está hecha? Y punto. 

sábado, 29 de noviembre de 2008

Odiando de 8 a 7.


A los tontos. Se juntan. Incluso van a por pan. Todos juntitos. ¿Se les podría pegar fuego? A la chusma, a la gentuza, a los idiotas, a esos que son orgullosos y luego huelen a perfume barato, a toda la mierda andante, a los gilipollas con polo de caballo, o caballo de polo, a esa suerte maloliente que se sube al carro de la hierbabuena, a esas agujas puntiagudas del oeste, a esos rosales que pinchan en el veneno nasal, a esas fronteras reales y macabras, a esas semanas que aceleran los calvarios, a esos llorones que estudiaron primaria con camisa de rayas rosas, a esos vinos tintos aguados, a esa velocidad sin crucero, a esos campos minados, a esos ciervos cornudos de nacimiento, a esas que dicen que llegan en 5 minutos y luego no llegan, a esos domingos que serán serán más aburridos que un lunes vespertino, a esos pañuelos estabulados, a esos espíritus de de kiosko dominguero, a esos aromas negros, al romero olvidado y a todo lo demás. Y es verdad, este sueño se me quedó corto

viernes, 28 de noviembre de 2008

Las ruinas del Imperio.




3 y cuarto de la mañana. Noto algo cerca del tomate-patata (vulgo, corazón). Palpita lo suficiente, pero no es eso. Es una maquinilla de afeitar en el bolsillo superior del pijama. Los restos del naufragio de ayer tarde, supongo. O no. Del infinito pasado. Creemos que avanzamos, pero estamos equivocadísimos. Crees que avanzas, que das pasos, pero no. Giras y giras sobre la misma piedra, sobre la misma losa de 40 x 40. Incluso retrocedes. Te ofrecen vinagre y lo rechazas. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Eh? En este lado de la buena suerte quizás todo sea gris. O no. Pero no avanzamos, eso seguro. Ya lo decía Braudel en “El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en tiempos de Felipe II”, que hay que “medir el tiempo por los cambios y no por la duración”. Y punto. 


jueves, 27 de noviembre de 2008

Buscando tierras bajas.


Sabes que no debes, pero lo haces. Empiezas. Con más ganas de las que deberías. Es pura inercia. Eres lo que quieres ser. Aunque las consecuencias serán fatales, no preguntas sobre teorías acerca de lo impensable. Las cosas pasan. Los ángeles también cayeron. Continúas, avanzando, entre la noche eterna que es lo que queda de supervivencia. Lo que espera es lo que menos importa. Pasar lo inevitable. La lucidez es un recuerdo de la niñez. Y la soberbia de la juventud. Y el esplendor de los eclipses. Y la elipsis vital. Y las tierras altas. Y todo lo demás.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Con Umbral o sin él.

A Antonio Lucas, periodista del diario El Mundo, se le ha concedido el X Premio Internacional de Periodismo "Manuel Alcántara", por su artículo Con Umbral o sin él. No había leído algo tan bueno en mucho tiempo. Se ve que hay calidad. Y punto.

Héroes.

Se para una vez. Y entonces empiezas a creer en la revolución tecnológica. Y en los milagros. Vuelve a caer, ya van dos. Otra vez y siempre, la misma historia. Y cómo no hay dos sin tres, pues otra. Y empiezas a ver el crepúsculo de otro color. O quizás todos los crepúsculos sean iguales. Y ya has gastado todas las oraciones rezadas y por rezar. Y una cuarta desesperante, pero late, todavía late. Y llega la quinta, quizás no la última. Quizás no, la sexta es la última. Unas horas de esperanza. Pero sólo unas horas. La historia del héroe número 45, de Pardellas en sus héroes de ébano.

martes, 25 de noviembre de 2008

Oficialmente muerto.

Metido en tantos jardines, me olvido de que estoy pisando el césped. El maldito césped. Ayer me recordaba Jose que han declarado oficialmente muerto a un exmiembro de la mejor banda que ha fusionado música y marxismo, los Manic Street Preachers. En fin, que, para muertes, las agradecidas. Y por supuesto, Jerry García. ¿Y tú te fotografiarías antes de morir? Definitely Maybe. Ya lo decían los Manic, no tolerad nada. No pasad ni una, si no vuestros hijos serán los siguientes.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Snatch. Cerdos y diamantes.

Llevaba 5. Quizás 6. Años. Sin verla, digo. Creo que es la 3ª vez que lo hago. Lo de hoy no ha sido premeditado. Hay gente que prefiere ir al psiquiatra. Yo, después de ver como Verdasco cambiaba la bandera de la patria de Bioy por una japonesa, he vuelto a verla. Que he vuelto a ver Snatch. Y digo que no la he visto más veces porque voy a comparar cualquier obra de Guy Ritchie con su obra maestra, su catarsis artística: Lock, & Stock and two smoking barrels. Snatch tiene más medios y más nombres. No todas las pelis tienen a Benicio del Toro y Brad Pitt, por ejemplo. Esta película es la búsqueda de cada rol. Cada uno de los personajes busca un lugar en la vida. Y casi ninguno de ello se gana la vida de una manera normal. Aunque quizás yo tampoco: ejerzo de pastor y muchas ovejas no me hacen ni caso. Y no tengo perro. Y digo lo del perro porque es muy importante en esta peli, por si alguien no la tiene vista. Todo ilustrable entre sangre, asesinatos y mucha imaginación. Las ilusiones se reparten entre partidas, robos y combates de boxeo (con y sin guantes). A los tirados no se les entienden. Los de Uzbekistán no saben muy bien terminar las metáforas. El mejor cuento nunca te lo van a contar porque no existe. Si Snatch hubiera sido firmada por un bestsellerista sería venerada, adorada tanto o más que una virgen hebrea. Lo bueno de estos personajes orgullosos es que muchas veces se preguntan por el después. Pero el después es casi siempre un hijo de la grandísima puta. Hay gente que se conforma con la consolación durante toda su misera existencia, en toda la mierda de vida que llevan. Y siempre hay un momento en que te dejan de coger el teléfono. E incluso queman a tu única madre en una caravana. Y el teléfono sigue sonando como yo me levanto de lunes a domingo. Y el camino es un cerdo que quizás te coma cuando seas asesinado. Eso, si tienes suerte. Si no, acabarás pensando en que tienes que asistir a este calvario diario, a este infinito madero cruzado. Y entonces te das cuenta que la vida es un diamante por el que luchamos y nunca conseguimos. Snatch, en gerundio, rozando, rozando la perfección. Y yo, que no entiendo nada, en infinito, sigo sin conciliar. El sueño, digo. Quizás porque pienso que hay mucho hijo de cerda que debería estar muerto y no lo está. Au revoir. Y todo lo demás. Así que, seguid pastando la mierda, ovejitas pluricelulares, pues como dice uno de los personajes, "eso de pensar te puede meter en líos; yo de ti, no me acostumbraba". Pues eso, a seguir pensando. En gerundio. Y punto.

domingo, 23 de noviembre de 2008

La venganza de Tulsa.



¿Cuántas veces he escuchado esta venganza? ¿Será el destino así? ¿Existe la inflación en las almas? ¿Adivinan algo los borrachos? ¿Tendrán justicia las barbaridades? ¿Quién desea más? ¿Regulamos la sensibilidad? ¿Seguro que los espejos hacen el bien? ¿Seguro que no estás en contra de la pena de muerte? ¿Perdón? ¿Cohesión inevitable? ¿Hacia dónde mira Dios en estos casos? ¿Seguro que cotizamos al alza? ¿Negociación sentimental? ¿Fuera de ningún lugar? En fin, una de las mejores canciones que se han hecho en este país en los últimos años.

El pan integral.

Ahora existen mil detalles que analizar. Y no hay que demonizar a nadie. ¿Qué se puede cambiar ahora? Respirar y analizar, siempre por este orden. No merecen medalla, necesitan apoyo. Lo de ayer fue previsible. El Nástic empezó tocando, jugando a coger ventaja y dejarse llevar. Y lo hicieron. En una jugada de tiralíneas, Jandro marcó el gol catalán. Aplaudí, lo reconozco. Y mucha gente también lo hizo. Eso es fútbol. Todo es mucho más sencillo. ¿Qué hubiera sido del Atleti de Ferrando si hubiera llegado en aquel mercado invernal Jandro? Preguntas imposibles, cómo si a mi tocara la lotería. En fin. Que la primera parte se la llevaron de calle, y dieron un par de lecciones en el juego a balón parado. Pero cometieron el error de esperar una contra y cerrarse en su portería del fondo sur. Y el Real, como siempre en casa, va a lo suyo. Parece que no juega a nada, pero mete presión y algún gol. En este caso, un tiro lejano de Iván Alonso. La inestimable ayuda del cantante contrario hizo el resto. Y en los últimos veinte minutos, con uno más, el Real Murcia se mereció algo más. Destacar a Capdevila, que por banda fue la principal amenaza ofensiva. El problema es la tabla. No la del siete, sino la clasificatoria. Aunque la del siete también tenía su miga integral. Y ya se sabe lo que ocurre cuando uno abusa del pan integral. Volvemos al pozo de las casualidades, de esos cuatros puestos en los que se desea una cosa y se siente otra, en los que falta el aire y sobra el hedor. En fin, negras intenciones y humo de guerra. Todo es cuestión de fe. Pero aquí parece que nadie cree. Y punto.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Nudos e imposibles.

¿Qué cogerías? Opción gamberra. Opción clásica. Yo, opción pi.

He visto en Público un resumen del auto de Garzón. Que cada uno diga lo que quiera. Yo recojo algunas de las frases:
- "Los hechos son los que son, y este instructor no los ha inventado"
- "En tanto no se viabilice la ubicación de las víctimas, el delito continúa cometiéndose"
- "Los pueblos, si callaran, participarían de estos crímenes; el silencio sería consentimiento"
- "Que una investigación sea difícil no significa que sea imposible"

¿Fiesta o lucha?
¿El principio del fin? Venga ya. Bendita agonía. Helter Skelter y todas las demás. Revolución, revolución fue.

Wanted (Se busca)

A veces es importante decir lo que se piensa. En muchas ocasiones es imposible. Pero de vez en cuando hay que hacerlo. El inicio de Wanted (Se busca) ilustra en imágenes la desesperación de muchos. Fiesta en la oficina. A alguien le canta el happy birthday. A varios alguien, como suelo decir. En cristiano, a una anoréxica de 150 kilos. Una gorda despreciable por fuera y más asquerosa por dentro. Tienen que seguir el ritual. La encargada es la anoréxica, la maldita jefa. Y hay que hacer el paripé durante 5 minutos. Y Wesley Gibson está desesperado. Llega un momento en el que no puede venirse atrás. Y aparecen unos individuos que le cuentan una milonga del tercer milenio. Que tiene unas aptitudes innatas para ser un asesino como el diablo manda. Y lo meten en su particular secta con el señuelo de que han matado a su padre. James McAvoy, que se salía en El último rey de Escocia, lo vuelve a hacer acuchillando y disparando a las alas de las moscas. Y jugando con las ratas. Y Angelina ilustrando al personal, iluminando las noches con su sola presencia. Y recordar que siempre habrá una anoréxica con una grapadora haciéndose la tuerta y jodiendo al personal, comiendo y pensando que sería de ella si tuviese una sola cintura. Aunque la peli tiene un fallito. En un momento, el personaje de McAvoy, el bueno de Wesley Gibson, el mismo que no obtiene resultados en Google al buscarse, le pregunta a Angelina si le gustaría ser normal. ¿Es que estás ciego, tio? Salvo este imperdonable error de guión, la peli es espectacular, mezclando enseñanzas casi zen con unas persecuciones endiabladas, porque en los entrantes y en los postres, en los tintos y en los blancos, siempre hay algo que buscar. ¿O es todo un espejismo? Quizás sí, pero la cara da nada también es un rostro que encontrar. Y punto.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Balas en busca de gentuza.

A ver, ahora que me río de los discapacitados visuales, y si este se pudre en la cárcel. . Aunque tengan que buscar en el infierno. Buscaremos la palabra precisa. La exacta: desde bienaventurados a retrasados. ¿El puto fútbol? Anda y vete un rato a cagar un rato.
Aunque siempre tenemos una canción increíble, imprescindible, maravillosa, a nuestra mano. O no.



Better day.

Alguien necesita un better day. O varios. Y una caja de pino, de esas que se pudren a los cinco días. Y por debajo, ni te digo. Mis ojitos azules hablan con conocimiento de causa.
Memoria histórica. Mi opinión es que no tengo opinión.
Cierran la Riviera. ¿Tú cerrarías El Prado? Está claro, verdad.
A alguno no se levanta en mucho tiempo.


jueves, 20 de noviembre de 2008

Santi y el Garrotín.

Aquí estoy con Fuensanta (que se vea que soy maestro, y te llamo como los maestros); espero que el examen de Historia del Mundo Contemporáneo vaya bien (¿cómo se explica eso?) Y no veas lo de Franco, que es muy aburrido. Si quieres saber algo, búscalo tú misma. Para empezar, la batalla de Teruel en fotos.



Aprovechando que el sábado es Santa Cecilia, vamos con algo de buena música. Espectacular, diría yo. El Garrotín, de Smash. Así que ya sabéis, nos vamos a Playa de Aro a montar una buena. Con una guitarra en las manos y todo lo demás. Y se demuestra lo indemostrable. Pues eso, electricidad ectoplasmática para todos. Y punto


La mansión de los mutantes.

Acabando hace unos días de leer La mansión de los mutantes, de Paco López Mengual, publicado por La Biblioteca del Tranvía, pensaban en los seres extraños. No en los deformes que ilustra este cuento, tipos que van en plan circense de un lado para otro. En freakies a la enésima potencia. En los tontos del haba sin corteza. En los gilipollas, con y sin alianza, alianzados y sin alianzar. De España a América, seres despreciables. El cuentito en cuestión está bien, pero se centra más en lo físico, en las milongas que nos venden en cuanto al físico, esa metáfora perecedera, esa corteza de naranja que se seca y se pudre. Respecto al librito, me pareció más interesante uno brevísimo que aparecía al final, La poza negra, sobre un tipo que desaparece de un día para otro y vuelve a su casa años después cuando su mujer ha rehecho su vida. Estas cosas son complicadas, por la viudedad y los instintos son como el hambre. ¿Y tú que harías si pensaras que tras estar en estado de viudedad un montón de años se produce la resurrección? Porque, al final, simplemente se trata de ver la vida pasar.