martes, 4 de septiembre de 2012

Juliet, desnuda

Se puede idolatrar a escritores por joyas que escribieron en el pasado. Pero Nick Hornby, de unos años a esta parte, la ha ido jodiendo. Habrá disfrutado con Cazorla estas dos últimas semanas como buen hincha del Arsenal, pero una vez que has hecho obras maestras como Fiebre en las gradas o Alta fidelidad tienes que plantearte lo que haces después. Y no llenar al resto de lo que alguien escribiría mientras bosteza de aburrimiento en servilletas de un bar que no tiene Estrella de Levante. Tal que así. Y el problema es que la autocomplacencia, y lo mucho que se repite. Vida adulta de profe y niña de museo que viven juntos y, otra vez, siguen bostezando juntos sin mucho en común más que la soltería/soledad. Filiaciones sonoras llevadas hasta la enésima potencia. Seguidor de ese cantante idoltrado, otra vez. Dos personas que se conocen por Internet...y lo que viene es previsible. Sí, yo también he disfrutado muchos partidos de Cazorla; y, no, no he disfrutado de Juliet, desnuda. Y todo lo demás.

2 comentarios:

Leandro Llamas dijo...

No estamos de acuerdo. Me gustó bastante. Quizá no esté a la altura de las dos primeras que mencionas, y tampoco de Cómo ser buenos ni de En picado, pero después de Todo por una chica (ésta sí, bastante floja) creo que remonta el vuelo. Dicho sea con toda la modestia del mundo; no olvido que un servidor descubrió a Hornby justo aquí, aunque en una entrada muuuy anterior

salvajuan dijo...

He empezado En picado y me parece más de lo mismo. Veremos como acaba