lunes, 11 de marzo de 2013

Las perlas inesperadas

Los domingos de entierros siempre sorprenden. Chispas, bacalás, imbéciles dándote la bola. A lo mejor, la estupidez era mía, por no acercarme los sufieciente. Y punto. Pero que quede claro; la naranja no es mecánica.

3 comentarios:

Manu MAÑERO dijo...

Los entierros, en general, son lo que sorprende.

hoymehadadoporahi dijo...

Tú sí que eres un perla.

supersalvajuan dijo...

Y todo lo demá