jueves, 31 de enero de 2013

Entre sueños (una de aviones)

Leo el primer párrafo del artículo de El Confidencial y empiezo a sumar millones de euros, y más millones de euros, y se me vuelven a caer las pipas al suelo, como si fuera un policía borracho que va de su casa a la Borrachería y de la Borrachería a su casa. ¿Era necesario gastarse ese pastizal para salir en las guías de aeródromos internacionales a la altura de Castellón, Lleida o Ciudad Real? ¿Tan difícil es pasar el Puerto de la Cadena? ¿Por qué no hay más McNultys en el reino valcarcil persiguiendo la corrupción de gaviotas y capullos y puños cerrados? Y leo, que no Aries, en el segundo párrafo el nombre de un político que cuando lo escucho por la radio no sé si es hombre o mujer, y también recuerdo su % de votos en el reino, y me vuelvo a reir, y esta vez a carcajada limpia, y viene Is, y me dice si me pasa algo, y le digo que si, que en este país hacen falta sillas eléctricas y cámaras de gases y guillotinas al amanecer para cualquier político y política (que las seguidores de la exministra de Igualdad no se me enfaden) que en el uso de su (des)gobierno haga mal des(uso) de las perras ajenas. Que la zoonosis está para algo, joder. Ajusticiar al personal en la Plaza del Cardenal Belluga y luego ir a tomar unos reclutas, y, si hace falta enjumillarse como el Cristo del Perdón manda. O el Cristo de la Sangre, que los carmelitanos no se me enfaden. O, tal vez, el Cristo de la Esperanza, que en Noviembre por San Pedro siempre hay gente que se lo pasa bien. He dicho noviembre como Los Enemigos cantaban Septiembre, que nadie me (mal)interprete. Pues eso, que voy a dejar de leer la prensa, sea confidencial o no, y me voy a dedicar a ir al Carmolí a buscar rosas sueltas y disecarlas; me voy a dedicar a perseguir a los híjos díscolos del Juan Salvador bachiano; me voy a perseguir a cualquiera que esté en condiciones de ello. Coda: joder, ni MLK soñaba estas cosas. Por eso esta noche no voy a soñar, voy a ver a los Grizzlies sin Gay y OKC añorando las barbas hardenianas. Y todo lo demás, quitando de enmedio guisantes, por supuesto. Y punto.

2 comentarios:

Æ dijo...

Es la época de los millones, de parados, de euros, de personas enfadadas y calladas...Millones a la calle, ya. ;-)

hoymehadadoporahi dijo...

On fire. Qué buen sitio para ajusticiar la blaza Belluga.