jueves, 25 de septiembre de 2014

A dos balas de plata

Sí. Esta vez, a dos. Solamente dos. Veremos el final del asunto, en plan Galveston. Y todo lo demás.

2 comentarios:

Leandro Llamas dijo...

¿Quién puede merecer dos balas de plata? Dos balas, no te digo yo que no; pero... ¿de plata?

supersalvajuan dijo...

Puestos a imaginar, que sean dos. Por empezar de alguna manera.