viernes, 28 de marzo de 2014

Juguetes rotos

Si una tertulia política suele ser lo más demagógico del mundo, ya no digamos una tertulia deportiva. Roza lo inimaginable. Roza lo absurdo y lo perverso. Y empieza a hablarse del entorno. ¿Entorno? No, cada uno escoge su futuro, o, únicamente, parte de él. No hablemos de juguetes rotos ni pimientos en vinagre. No, no, no, que lo decía Amy.

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Musiquita de la buena. Como siempre un placer.

Saludos.