jueves, 20 de marzo de 2014

Todos los jueves no son iguales

Falta menos para el 4 de abril, pero los enanos rumberos que están cerca del Emperador sienten el miedo, salen agarrados de la mano pero la gangrena intelectual es enorme. El lado enfermo de la política en el viejo reino de tudmiriano. En la ciénaga de boquerones en vinagre en que se ha convertido el reino valcarcil, cual Yuste sin coles de Bruselas, en cualquier momento alguien sacará a relucir la Ley de Godwin. Nogaret acusó a los templarios, entre otros asuntos de sodomía, sacrilegio, renegación, celebración de la misa sin la sagrada forma y adoración de ídolos. Anteayer se "celebraron" 700 años de la hoguera de Jaime de Molay, pero como si nada. Aquí, nada de nada. Cunas y sepulturas, camino de los muertos, curvas vía a la amante sin guisante. ¿Quién será nuestro intermediario de la nada? ¿Quién nos servirá las sardinas bravas? Momentico. ¿De qué te conozco? ¿No lo recuerdas? A los presidentes autonómicos, a los concejales, a los Secretarios de Estado, a los alcaldes (viva el Bando, señor alcalde), a los Presidentes de Comités Económicos y toda esta jauría política, hay que padecerlo para conocerlos. Y eso nos ha pasado con la chusma política, estos integristas del desinterés en el pueblo y del interés preferencial por conseguir un buen chalet gracias al constructor de turno. Viva Tudmir (o Teodomiro, que se nos puente enfadar alguno o alguna, señora Aído). Dice Toby Ziegler "que tus insatisfacciones sean tus secretos". ¿Se puede medir ese hecho en política? Tal vez no. Les he dicho más de una vez a mis alumnos y alumnas que no me cuenten sus penas, que diviertan a otras personas con ellas. En Vertedero, Barea dice más de una vez que "nunca te fíes de los tíos con traje". Suele cumplirse, con matices, el axioma, y, por eso, cada vez vuelvo a Amis cuando puedo, que no todo va a ser trabajar y desgranar pésoles. ¿Para cuándo un departamento oficial en nuestro Estado (aparte de la politizada justicia) en plan Line of Duty? ¿Para cuándo ese departamento de anticorrupción externo a los jueces? Y, Aute, de fondo, diciendo que anda suelto Lucifer, o Satanás, o Hitler, que con ese comodín siempre jugamos. Siempre. Y ahora que andamos entre tiempos cuaresmales, y creo que creo en Satanás como cantan Los Punsetes, me hago esta gran pregunta que ni siquiera mis alumnos pecepeicianos me saben contestar por si me pierdo en mitad de la Antárdida un viernes de vigilia: ¿la nutria sigue siendo carne o ya es pescado? ¿Por qué implantó Felipe V en Francia en el siglo XIV la Ley Sálica? ¿Alzamiento viejo testamental? ¿Por qué no andar por la mota del río haciendo el gilipollas a la hora del vermú? Estos políticos, insatisfechos de su propia ignorancia, han llevado al país a la bancarrota, al crack sin 29. Hace falta un Hasting, un tipo que investigue, un tipo que se apellide como la batalla y lo ponga todo patas arriba. Que se vayan ya. No queremos a esta chusma política que va dando clases de ética política mientras faltan facturas por enseñar. ¿Paraíso? ¿Está Dante por ahí? ¿Infierno? Estos políticos se han acostumbrado al calor de cheque ajeno, de billete de 500, y la lucha de clases ya no es silenciosa, ahora va por el dos punto cero. Será por cretinos, será por imbéciles que calumnian, será por retrasados con carné del partido, osos hormigueros enfermos con el buche lleno de potaje claro. En fin, que no todos los jueves son iguales.

2 comentarios:

Leandro Llamas dijo...

Cierto. Los hay que aún parecen miércoles

La sonrisa de Hiperión dijo...

No todos los jueves son iguales, ni falta que hace.

Saludos.