jueves, 24 de septiembre de 2009

Tengo una pistola.


¿Cómo ha cambiado Internet la vida de las personas? Hablo cualitativamente. De manera brutal. Una bestialidad. Un cambio brusco. De eso trata la revolucionaria Tengo una pistola. La vida de las personas modificada por una máquina enchufada a la pared. En los últimos años, respecto a los medios de comunicación de masas, hemos sufrido la revolución del móvil y la revolución de Internet. Alguien nacido desde la mitad de los 90’s hasta la actualidad vive esa evolución. Pero una cosa son los protagonistas y otra los actores secundarios de una revolución. Los actores, los protagonistas, los secundarios, los figurantes, los extras y todos los demás son utilizados. Somos utilizados. No queremos darnos cuenta pero estamos siendo utilizados. Por entes y gentes deseosos de sed, ambición, lujuria, dinero (el orden lo pones tú). Como siempre, vamos, pero enchufados a una pared. Y justo ahí, surge el protagonista de Tengo una pistola, obra de Enrique Rubio. Un personaje sin nombre real, sin primer apellido real, sin segundo apellido real, sino conocido por su alias “Cascaradenuez”. Un personaje, por cierto, siervo de bites y esclavo de una red que crea una supuesta red de Microsiervos cuando en realidad sólo son esclavos al más puro estilo feudal. Pasa un día, pasan dos, pasa una semana, pasan tres semanas, pasa un trimestre, pasa un año, pasa un lustro, pasa una década. Y pasa una década encerrado en tu casa, sólo manteniendo contacto con un psicólogo que te traumatiza y te consigue efectivo. Los yogures siempre puedes comprarlos por teléfono. La cuestión es ¿hasta cuándo? ¿Es posible vivir sin tener contacto humano? ¿Es posible vivir negando sentimientos como amistad, admiración amor? ¿Es posible ser el sueño de tu propia cárcel? ¿Es posible una noche eterna? Evidentemente, no hay respuesta posible porque cada uno es un planeta con un movimiento de rotación muy complejo y los ejes rotatorios, además de inclinados, están estropeados. Maniatados de raíz. Podridos de nacimiento.
Tengo una pistola es una ácida reflexión sobre los falsos cimientos de la sociedad actual, ese ciberuniverso globalizado que es más falso que un billete de la dueña de Falcon Crest. Aparte de la triple a antes mencionada, el autor ilustra momentos reflexivos sobre la maternidad, la soledad, las paradas existenciales, la utopía, la enfermedad con mayúsculas, la equivocación, el sueño, el miedo, el psicoanálisis, la perversidad, la muerte, el odio, la sexualidad y un capazo muy amplio de sentimientos iluminados. Hoy es un día nublado dentro del olvido, por mucho que salga el sol mañana. Las banderas se mueven. El juego, como la vida, siempre termina. Y la conclusión, acertada o no, es que siempre perdemos. Y punto.

18 comentarios:

Amor dijo...

Está chulo, eh?

A los que no lo han leido les digo que -además de todo eso que dice supersalva- hay páginas que te partes de risa.

Y además, producto murciano!

La sonrisa de Hiperion dijo...

Un borde.... diría: y yo la fauta de Bartolo, que tiene un agujero sólo... jajajaja

Saludos y un abrazo!

MULA_GARCÍA dijo...

Amén!Pásame alguno de esos escritos bañados de gintonic de los que hemos hablado que me quiero reir, jeje
¿Sigues aún por el ahoracado? La tentación sigue en pie..me pilla tan cerca..en fin..nos hacemos mayores..
Pásalo genial mañana!muakss

rakel dijo...

Sin salir de casa,ni a trabajar, ni a por el pan, ni al mercao los jueves,ni al zalacain....Eso es en dos palabras IM POZIBLE!!!

Chicho dijo...

Creo que internet hace y hará mucho daño a ciertos sectores de la sociedad y sobre todo a mucha juventud...en un gran invento como la tecnología que avanza...pero es un arma de doble filo...Habrá que leerlo...
Volví...
PD - Tendremos que dar un voto de confianza a Scariolo..ji ji

Andrea dijo...

Joder salvita vaya descripción, a ver si algún día me prestas el libro!! Me ha gustado tanto tu descripción y su página que hasta me he hecho fan de él en el facebook!!!! Lo tengo pendiente!! Un saludo!!

Anónimo dijo...

Madre de Dios....si es que somos esclavos ( feudales ó no ) de las nuevas tecnologías.

Mientras no se ejecute el derecho a pernada......

Leandro dijo...

Es la segunda vez que leo cosas buenas de este libro. Y donde no se cobra por escribirlas (creo). Queda automáticamente incluido en la lista de tareas pendientes

Unknown dijo...

que no nos coma matrix...

Juan Luis G. dijo...

¿desde cuando se han asaltado palacios de invierno desde el sillón de casa?

Natalia Pastor dijo...

Coincido con Chicho:internet hace y hará mucho daño a ciertos sectores de la sociedad y sobre todo a mucha juventud.
No hay control y sobre todo, se tiene la percepción de que esa virtualidad que tiene la "red" es inofensiva, cunado es todo lo contrario.

Sarashina dijo...

Pues locos y desatinaos ha habido siempre. Esto es una tendencia, pero yo creo que nadie puede vivir, ni aún sobrevivir, de ese modo. No es en absoluto nuestro futuro. De hecho, la gente más normal tiende actualmente a poner en su sitio el mundo virtual y dedicarse más a la realidad, al aquí y ahora, la inmediatez. El libro puede estar muy bien, si lo encuentro por ahí, lo leeré, pero para mi no deja de ser una fantasía si se entiende como una generalidad social.

Insanus dijo...

Cuando te extiendes, te quedan unos textos la mar de efectivos, ¿eh? Deberías hacerlo más.

Bueno, Internet.

Yo soy, como vosotros, de los que creció y se formó antes de toda esta locura y lo siento pero... ojalá hubiera llegado antes. Sólo veo ventajas.

Me explico, antes, todo estaba en formatos físicos y con un precio acordado por las grandes empresas de la cosa cultural. Y lo que es más grave, escalonado y estructurado para favorecer al star system mediocre de siempre, ya fuera en el arte que fuese.

Si querías saber de cine, tocaba comprar Fotogramas, Dirigido por, Cinemanía, etc. Y si lo tuyo era la serie b, lo bizarro y casposo, o leías fanzines o los hacías tú mismo: no había otra manera.Si deseabas ampliar tu cultura musical había que gastar pasta en discos, equipos hi-fi carísimos (hoy, cualquier mp3 mierdero suena como los ángeles) y compartir vinilos o cintas con los amigos. Porque la radio no servía: radioformulas y programitas de sillón y café, es lo único que había.

Y así, todo. Todo lo que me gusta, todo lo que absorbí, fue de manera costosa y lenta.

Ahora imagina a un chaval inquieto, de clase obrera, en una vivienda de protección oficial, sin ni siquiera paga semanal, pero con un pc de gama baja y conexión barata de Jazztel. De ahí puede salir un gigante. Podrá ver, desordenada, toda la historia del cine desfilando en su monitor, leer a clásicos o a autores contemporáneos, encontrar a gente que amplie sus horizontes y tener conocidos por todo el mapa que le darán nuevas pistas a investigar, oír las primeras grabaciones de sus grupos favoritos y ponerse al día de décadas anteriores de su género musical preferido. Para este chaval hipotético, Internet es la Enciclopedia Galáctica con la que soñaba Asimov.

Porque, no te mosquees, pero eso de que estamos más aislados que nunca, eso de que nos controlan y nos dirigen, es un cliché, Salva. Si acaso antes, con los grandes grupos mediáticos, que imponían sus directrices y lo que había que consumir, pero ¿hoy día? Nunca tener un criterio propio y bien formado, arropado éste por una vasta cultura, estuvo más disponible y al alcance de cualquiera que ahora.

Joder, si yo hubiese tenido Internet con 13 años...

Un problema a tratar es porque teniendo esta poderosa herramienta a su alcance, los chavales de ahora se dedican a ver vídeos de Youtube y matar las horas en Facebook y MSN, eso sí que es interesante y da para varios libros y ensayos.

Anónimo dijo...

joder, pues me han entrado ganas de robarlo en el corte inglés y leerlo!

STIRNER dijo...

Te felicito y como siempre, cada vez que nos brindas estas reseñas o alguna reflexión de la vida misma, me quito el sombrero.

Gracias!

Por cierto, Insanus, si me permites un comentario a tu reflexión...Me gustaría decir que, en mi opinión, internet no entiende de autoestima, de inteligencia emocional, etc. Esa "poderosa máquina" en muchos casos es una vía de escape, una excusa perfecta para no afrontar las carencias que cada uno tiene.
¿Los jóvenes? Sólo quieren ser aceptados, amados...un abrazo de sus padres quizás.

Y todo eso, internet no te lo va a dar nunca.

color dijo...

Cuando te miras en el espejo y ves tu rostro pixelizado, mal rollito. Viene bien desconectar, desintoxicarse un poco y follar con los cinco sentidos, sin sucedáneos informáticos.
He vuelto.
Besitos perla azulada.

supersalvajuan dijo...

Amor, si, muchas risas, pero de las que hacen pensar. ¡Arbol va!
Hiperión, será por bordes.
Maica, se me hace la boca alcohol!
Rakel, en tres palabras, tengo una horquilla.
Chicho, inventos bienintecionados hay muchos. De Scariolo, mejor no hablamos.
Andrea, el libro es de traca, de verdad.
Menda, siempre esclavos. Creemos que somos libres, pero esa es la mayor mentira.
Marcos, Matrix tiene muchos fallos, demasiados gatos duplicados.
Leandro, una tarea buena.
Juan Luis, el palacio de invierno era una residencia soleada. Cada uno que apechugue.
Natalia, ¿quien es inofensivo?
Fuensanta, si al final todo es mentira.
Insanus, coincido contigo, esta revolución debería haber llegado muchísimo tiempo, tiempo que hemos perdido en otras muchas cosas. Grandísima reflexión, de verdad, nos ha llegado demasiado tarde.
Stirner, tú si que vales. A ver el lunes lo que pillas.
Sir, son ocho eurillos
Eva, viva el azul!!!

Zeberio Zato dijo...

Gran libro, Supersalva. Y gran entrada.
Por cierto, sospecho que tuviste algo que ver en que me llegara, ¿me equivoco?
¡Abrazo!