martes, 29 de julio de 2008

Absolutamente real.

Lo juro. Lo que voy a escribir ahora pasó de verdad. Lo escuché de verdad, lo puedo jurar. Domingo a las 23:05. Aída en la tele. Pedro con el portátil en el salón. Llegan unos parientes a casa de Is, y allí estaba yo, debajo del aire acondicionado pidiendo a gritos una legionella. Y va la parienta del pariente, y al ver a Pedro le dice: "Me llamaron el viernes de la compañía telefónica pa' ofrecerme la manga ancha y el ese ele". Pedro y yo disimulamos cómo nunca me creí capaz. Bendito sea el dulcísimo nombre de nuestro señor Jesucristo.

5 comentarios:

Bolero dijo...

Anda ya¡¡¡¡
de verdad?¿?¿
increible, maravilloso, genial, sublime no tiene precio, joder pq a mi no me pasa nunca nada?¿?¿?

rakel dijo...

Menos mal que no me pilló por ahí,yo sí que no puedo disimular....
Es lo que tiene el avance y la tecnología,ahora mismo por el tedeté estoy viendo a Banderas haciendo de Pancho Villa.

supersalvajuan dijo...

Palabrita del niño Jesús. Increíble, sí.
Lo de Pancho Villa es un poco menos creíble. Yo hace unos días lo termine de leer en Fricción
http://salvaj2uan.blogspot.com/2008/07/friccin.html

Drea dijo...

Vaya tela!!

JoPo dijo...

tengo entendido que la manga ancha de 34 mejas esta de oferta y te regalan un tedete de regalo








(para los faltos de sarcasmo, no son erratas, q ya se q soy muy dado a ellas, pero aki no)